Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


22 de mayo de 2022

“EL ÚLTIMO AMOR DE BABA DUNJA” de Alina Bronsky


Por la noche vuelve a despertarme el gallo de Marja, Konstantin. Para Marja es una especie de marido sustituto. Ella lo crio y ya de pollito lo mimaba y consentía; ahora es adulto y no sirve para nada.

Se pavonea autoritario por el patio y me mira de reojo. Su reloj interno está desordenado, siempre lo estuvo, pero no creo que tenga que ver con la radiación. No se puede responsabilizar a la radiación de todo lo que llega estúpido al mundo.


Supe de “El último amor de Baba Dunja” en el blog de mi cantinera favorita que me animó a ponerme con ella cuanto antes porque ya me conoce un poquito y sabía que la iba a disfrutar a tope. Ha tenido que llegar a mi biblioteca para poder leerla, y la espera ha sido eterna, pero ha merecido la pena. Agradezco a Norah enormemente el descubrimiento, porque esta novelita (tan solo 152 páginas) es de esas que en cuanto comienzas su lectura, te agarras fuerte a las páginas porque intuyes que te va a fascinar, que la vas a devorar, quieres, pero no quieres acabarla, no quieres que acabe nunca. Así ha sido. . . 

Alina Bronsky es una escritora rusa bastante desconocida por estos lares. (Ekaterimburgo, Rusia, 1978) Afincada en Alemania desde su juventud, escribió su primera novela en 2008 “Scherbenpark” (“El parque de los cristales rotos”) y fue un éxito en todos los países en los que se tradujo. “El último amor de Baba Dunja” la escribió en 2015, pero no ha sido publicada y traducida al castellano hasta 2021. Fue nominada al Premio del Libro Alemán en 2015 y Finalista en el International DublinAward de 2018.


La trama a grandes rasgos sin spoiler
La narradora es Baba Dunja, una anciana muy anciana (no dice su edad exacta nunca, pero en algún momento intuyes por lo que dice que más de 82 tiene seguro) que vive en el pueblo fantasma de Chernobo, en la zona de exclusión de Chernóbil, muchos años después de la explosión del reactor nuclear.

Durante la primera parte de la novela nos cuenta un poco por encima sin meterse demasiado en pormenores, como eran las cosas antes de que todo se fuera al carajo, su trabajo de enfermera en el hospital de la ciudad y como crio prácticamente ella sola a sus dos hijos, Irina y Alexej.

Después del accidente, tras el pánico inicial y la huida, más por su marido que por ella misma (nunca entendió porqué tenía que irse a ningún lado), decide volver, llevándole la contraria a su hija y a todos los que le recomendaban que no lo hiciera, afrontando los riesgos que ello conllevaba, porque, al fin y al cabo, allí está su hogar, todo lo que conoce y posee. 
Cuando pasó lo del reactor, yo estuve entre los que salimos bien parados. Mis hijos estaban a resguardo, mi marido igual no iba a durar mucho más y yo ya tenía la carne dura por aquel entonces. En el fondo no tenía nada que perder. Y estaba dispuesta a morir. Mi trabajo me había enseñado a tener siempre presente esa posibilidad, para que no me tomara un día por sorpresa.

Sus dos hijos están lejos, Irina es cirujana en Alemania y Alexej vive en EEUU. Con Irina sí mantiene en la actualidad una relación sobre todo epistolar, pero de Alexej hace tiempo que no sabe nada. Además, tiene una nieta que no conoce, Laura, a la que solo ha visto en fotos, ya que ni ellas van a venir a visitarla, ni Irina va a permitir que su madre vaya a verlas a Alemania, más que nada porque se supone que toda su persona está irradiada, contaminada y puede irradiar a los demás.

Baba Dunja fue de las primeras en regresar a Chernobo, y se encontró con todas las casas vacías, podría haber elegido cualquiera de ellas, pero decidió quedarse en la suya, con su pequeño jardín que cultiva con esmero y que la provee de frutas y verduras. Vive con su gata y cuando le hace falta, recorre a pie los dos kilómetros que hay hasta la estación de bus para viajar hasta Malyschi y reponer provisiones, pero cada vez le cuesta más trabajo el viajecito, y lo posterga todo lo que puede, ya no está para esos trotes.

Pocos son los que se atreven a vivir en la zona radiada, pero al cabo de los días y de los años van llegando los demás, sus actuales, viejos y variopintos vecinos:

-- La voluminosa Marja con su cabra y su gallo Konstantin. Bastante hipocondriaca y algo loca, se mide la tensión sanguínea tres veces al día y toma pastillas para todo. Es vaga y descuidada, supuestamente porque sufre depresión.

-- El matromonio Gavrilow, gente culta sin problemas de dinero, pero que van por libre y nunca hablan con nadie. Andan todo el día cuidando de su jardín siempre hasta arriba de rosas de todos los colores y de su pequeño invernadero.

-- Lenotschka, que casi no sale de casa, teje bufandas interminables y cuando se le habla, no contesta, solo sonríe. Sus gallinas se reproducen como moscas.

-- Petrow tiene cáncer de la cabeza a los pies. Huyó del hospital donde le tenían internado para que muriera, se instaló en la casa de los abuelos de su exmujer en Chernobo y no tenía muchos más planes que morir rápido y en paz, aunque de eso hace ya un tiempecillo. Es el único adicto a la lectura, va de casa en casa en busca y captura de libros.

-- El viejo Sidorow, que tiene por lo bajo cien años, porque ya era viejo cuando Baba Dunka era joven. Tiene un teléfono que a veces funciona, pero la mayoría de las veces no.

Son gente que van a lo suyo y no interfieren en la vida de los otros, aunque Baba Dunja siempre está pendiente de las necesidades de todos ellos, por eso, acabaron adoptándola como su líder, sin que ella haberlo pretendido. En Chernobo, todo es tranquilo y rutinario, hasta que esa cotidianidad se ve un día alterada por la llegada de un hombre y su hija chiquita al pueblo, hecho que lo cambiará todo, y pondrá a prueba la unidad de sus vecinos y el liderazgo indiscutible de nuestra protagonista. ¿Qué puede llevar a un padre a poner en peligro la vida de su hija? ¿Porqué la ha traído a este lugar? 

Y hasta aquí puedo contar…


Los puntos fuertes de la novela

● Hay un imán en mí hacia las historias ambientadas en Chernóbil, me aterran y fascinan en la misma medida. Pero en este caso, no ha sido solo la ambientación y el lugar lo que me ha fascinado, que también, la deliciosa prosa de la autora, la historia, que sin ser nada fuera de lo común me ha resultado mágica, magnética, de esas que se degustan a sorbitos pequeños, sin prisas.

El personaje de Baba Dunja es muy especial, de esos que no se olvidan fácilmente, que perduran en tu cabeza. Una mujer fuerte, valiente, atrevida, pero sobre todo destaca su humanidad y su gran sentido del humor, la ironía que le echa a sus problemas asociados con la edad, con la vejez. Me ha recordado todo el rato a la anciana protagonista de “Golpes de luz”, otro personaje entrañable, inolvidable (si no la habéis leído, os la vuelvo a recomendar, no dejéis de leerla) que me encantó conocer.

Al principio piensas que esta mujer debe de estar un poco loca ¿quién en su sano juicio decidiría vivir en un lugar solitario peligrosamente irradiado e insalubre? ¿Quién en uso de sus facultades mentales va a querer volver a la zona de la muerte? Cuesta entenderla, ponerte en su lugar, pero cuando acabas la lectura la comprendes perfectamente, entiendes sus motivos.

El espíritu de la obra no es hablar sobre el desastre de la radiactividad en la zona, aunque sí es algo que permanece siempre en el fondo. La protagonista nos cuenta alguna cosa sobre el tema: los científicos que se presentan allí cada cierto tiempo, toman muestras y revisan la zona, el biólogo que estuvo fotografiando las telas de araña de su casa y le explicó que, desde lo del reactor, los bichos se han multiplicado porque hay menos pájaros, aunque curiosamente también hay muchos gatos, pero eso es algo cuya razón nadie les ha sabido explicar.

 
Resumiendo: “El último amor de Baba Dunja” es una pequeña-gran joyita que reflexiona sobre el paso del tiempo, sobre la vida, la muerte, la familia, la amistad. Una novela que te deja un buen sabor de boca, una sonrisa boba en la cara y una pregunta sin respuesta, ¿cuál es el último amor de Baba Dunja?

Parece que a la autora se le ha preguntado lo mismo en varias ocasiones y ella siempre contesta igual: “Tenía algo en mi cabeza cuando lo escribí, claro, pero prefiero no decirlo. Las respuestas en la mente de los lectores son más importantes”. Y yo tengo mi respuesta, claro.


¿Cuando observo nuestro pueblo, no tengo la sensación de que aquí solo deambulen cadáveres vivientes. Algunos no van a durar mucho más, está claro, pero de eso no tiene la culpa el reactor.

Me sorprende que un libro tan cortito pueda hacerte disfrutar tanto, sentí tanta pena al acabarlo. . . Tenéis que leerlo, sí o sí, no hay más opción. Mi nota esta vez es la máxima:


22 comments:

  1. Me ha recordado a Voces de Chernobyl, aunque esta lectura parece más ligera. Tiene algo que me atrae, de modo que me lo apunto.
    Un besazo y feliz semana. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído "Voces de Chernobyl", pero seguro que un aire sí le trae.
      Un besazo y feliz semana para ti también!

      Eliminar
  2. Hola, Marian.

    La portada es tremenda. De hecho pienso que es la imagen más icónica del desastre de Chernobil y de las consecuencias que tuvo aquella enorme desgracia. La novela en sí me llama tanto por esa vuelta a los orígenes que suele funcionar muy bien, como por esos personajes retratados que parecen unos fantasmas que habitan el lugar.

    Este me lo anoto de manera muy especial para este verano que es cuando mi apetito lector es más voraz :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel!
      la cubierta es desoladora (todos la llamáis "portada", pero mi lado bibliotecario me lleva a llamarlo con propiedad, jeje), sí...
      Me alegra que lo anotes de forma especial para cuando más te apetezca, es un libro cortito, se lee en nada
      Besos

      Eliminar
  3. Hola, Marian. Es imposible fallar con esta recomendación. Baba Dunja es un personaje enorme, que se sale del libro. Yo también tengo mi teoría sobre ese último gran amor y creo que fue el amor a su "pueblo/familia" y lo que asumió. Es que te gana el corazón por la mano, cuenta su difícil vida sin quejarse, buscando más comprensión que compasión. Es un libro mágico, desde la primera página. Esperando más historias como esta de Alina Bronsky.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no te creas, Norah, que conmigo nunca se sabe. A veces empiezo libros superrecomendados, de esos sobre los que todo el mundo habla maravillas y yo lo tengo que dejar al poco de empezarlo, soy más rara que un perro verde..., pero también es verdad que tú ya me conoces bastante y presentía que esta novela me iba a cautivar por completo, no sabes las ganas que le tenía (cuando la vi en la caja para procesar de desideratas empecé a dar saltos, jaja).
      Es buena tu apuesta /teoría sobre la pregunta, la mía, en la que estuve pensando cuando la acabé, es que su último amor era su nieta Laura, por esas cartas del final que le manda, pero no había caído, en que también puede referirse perfectamente al amor infinito e incondicional a su verdadero pueblo/hogar.
      Yo también espero más historias maravillosas como esta de la autora, la seguiremos de cerca.
      De nuevo ¡mil gracias! por tu recomendación/descubrimiento (estoy convencida de que no me habría fijado en ella solo de verla en la estantería, aunque creo que ya leyendo sinopsis sí me hubiera atraído por la ambientación en Chernobyl)
      Besines!

      Eliminar
  4. Hoy llevo apuntados cinco libros. Menos mal que este ya estaba en la lista desde la reseña de esa cantinera que nos tienta. Ahora puedo añadir que la prosa de esta novela me recuerda mucho, por las citas que pones, a Sobre los huesos de los muertos. La tenía apuntada, pero me la has recordado con mucha urgencia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que nos tienta nuestra cantinera, sí... Me alegra Rosa habértela recordado, creo que te gustará mucho, es una obra muy especial, por lo que cuenta, por como lo cuenta y por esa protagonista que se te mete en el corazón
      Me encantará leer tu reseña sobre esta novela
      Un beso

      Eliminar
  5. Hola Marian,
    Es otra cosa más que tenemos en común, yo también me siento irremediablemente atraída por las historias de Chernobyl (y otros lugares) y por algo más que me estremece, me enternece, y me toca todo tipo de fibras hasta la sintética, son las historias contadas por los ancianos. Me conmueven de tal manera que me emocionan seriamente, las encuentro tan verdaderas, tan dentro del alma... Es que no puedo ni quiero resistirme.
    Magnífica reseña, querida mía.

    Besos a trios 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Querida Yoli!!
      pues que bien tener más cosas en común contigo y lo de los ancianos, pues me pasa igual. En la vida real me transmiten mucha ternura y todo lo relacionado con ellos cualquier noticia, cualquier suceso, pues me conmueve de forma especial. Me alegra que no te resistas, y te digo como a Norah, te recomiendo también Golpes de luz, la viejita de esta historia es también muy especial y te encantará. No la dejes pasar, ambas
      Besos mil!!! 💋💋💋...

      Eliminar
  6. Hola :)
    No lo conocía, creo que lo dejaré pasar, no es una lectura que logre gustarme.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Esa cubierta (que iba a decir portada, pero no quiero que me riñas...) es de las que dicen, ven, ven, ven. Y la lectura, por lo que cuentas, es de las que impactan, de las que duelen, de las que te llegan. Me lo llevo bien anotado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jaja, mejor hablar con propiedad, lo de portada está muy extendido, todo el mundo la llama así. Pero en mi caso, una bibliotecaria que se tercie no puede dejar de aclararlo, aunque puedes llamarlo como quieras que no pasa nada jeje. Bueno, pues me alegra Margari que te haya resultado atractiva la propuesta, es una novela muy especial, reo que te gustará
      Besotes!!

      Eliminar
  8. Me alegra que te haya gustado tanto

    ResponderEliminar
  9. Es de esos libros que me entran por el ojo. Vamos, que me atrae su título y su portada.
    Coincido con Rocío en que me he acordado de Voces de Chernóbil. Soy consciente de que ambas tienen que ser lecturas muy diferentes, pues una es un ensayo o trabajo periodístico y la otra es una novela. Pero creo que es inevitable haber leído el libro Svetlana Aleksiévich y no recordarlo al leer sobre la devastación (en todos los sentidos) que causó el accidente nuclear. Además, recuerdo que, entre otras muchas cosas, ese libro recogía el testimonio de personas que regresaron a vivir a la zona.
    En cuanto a este librito (por su extensión) de Alina Bronsky, tiene pinta de ser de esas novelas que hablan con sencillez pero de manera reveladora de las pequeñas grandes cosas de la vida. Vamos, que me lo llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lorena! pues fíjate que creo que si me hubiera topado con esta novela sin saber nada de ella, ese título me hubiera echado atras, sobre todo sin saber que está ambientada en Chernóbil (habría pensado en algo romántico, por lo del amor de Baba)
      A varios de los que me habéis comentado os ha recordado la historia a Voces de Chernóbil, me voy a plantear leerla más adelante aunque sea un ensayo
      Me alegra que te la lleves
      Besos

      Eliminar
  10. ¡Hola Marian!

    Uuuh me pasa como a ti, las historias ambientadas en Chernóbil me fascinan y me aterran al mismo tiempo.
    De este tema tengo muy pendiente el de Voces de Chernóbil, es muy famoso y dicen que es de lectura obligatoria, así que ya caerá.

    ¡besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Irene!
      Pues entonces seguro que disfrutas de Baba Dunja, anímate también a leerlo
      Besos

      Eliminar
  11. No hace mucho vi una miniserie, llamada Chernovil. Espectacular, si te gusta este tema, como comentas, te la recomiendo encarnecidamente. Respecto al libro, creo que dejo reposar la radiación un poco. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muchas gracias, ya vi la serie, también me encantó
      y me horrorizó a partes iguales. Es durilla
      Besos y gracias por la recomendación

      Eliminar
  12. Este me encantaría leerlo. Lo descubrí en el blog de Norah. Cuando escribí "Insomnio", el primer relato de la antología se ambienta en Chernóbil, y claro, fueron días documentándome sobre el lugar y su historia, así que es algo que me transporta a aquellos días. Entre los documentales que vi, también salía gente anciana que se había negado a marcharse, gente humilde, la mayoría campesinos, que a pesar de empezar ya a sufrir las secuelas físicas, eran relativamente felices viviendo de lo que cultivaban, en un entorno sencillo y tranquilo. Me imagino que un poco esclavos de sus recuerdos.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema fascinante todo lo relacionado con Chernóbil, no sabía que uno de tus relatos iba del tema, muy atrayente para documentarse
      Un beso

      Eliminar