Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


15 de mayo de 2022

“NO Y YO” de Delphine De Vigan


No vive en la calle pero no le gusta que se lo digan, hay palabras que no quiere escuchar, voy con cuidado, porque si se enfada ya no vuelve a abrir la boca, se muerde los labios y mira al suelo. No le gustan los adultos, no confía en ellos.

Bebe cerveza, se come las uñas, arrastra tras ella una maleta con ruedas que contiene toda su vida, fuma los cigarrillos que le dan, tabaco de liar cuando puede comprárselo, cierra los ojos para evadirse del mundo. Duerme aquí y allá, va de un lado a otro, en función de lo que se encuentra.


Repito con la autora y seguiré repitiendo, lo tengo claro. Tengo claro que Delphine de Vigan ya se ha quedado conmigo para siempre, por siempre, pegadita a mí (ya está en el lateral del blog, en el gadget de "Autores favoritos"). Porque, si las dos novelas suyas que había leído ya me gustaron mucho, pues esta. . ., se sale, lo supera todo. De verdad, es fascinante. 

“No y yo” fue escrita en 2007, traducida al español y publicada en España en 2009. Pero yo he leído una reedición bastante reciente, la de 2021 de Anagrama. La obra ganó en su día varios Premios, entre ellos el Rotary International (2009), y el Prix des libraires y en 2010, se realizó una adaptación cinematográfica dirigida por Zabou Breitman, que me gustaría ver, pero que solo he encontrado en versión original sin subtítulos.

La trama a grandes rasgos sin spoiler
Lou Bertignac es una adolescente de trece años tímida, callada, superdotada, con una inteligencia superior al resto y una madurez que sobrepasa lo que debería corresponder a sus 13 años, cuestionándoselo todo y haciéndose continuas preguntas sobre el mundo que la rodea. 
Lo grabo todo, el menor de los suspiros, no sé cómo lo hago, desde muy pequeña puedo hacer eso, las palabras se imprimen en mi cabeza como en una cinta magnética, quedan almacenadas durante varios días, borro a medida para evitar el rebosamiento. 

En el colegio, va dos cursos adelantada, todos son mayores que ella. Se ve a sí misma pequeñita, con piernas pequeñas, brazos pequeños, manos pequeñas, una cosita de nada. Los demás la ven bastante friki, asocial, muda, y la más lista. En su casa las cosas tampoco son nada fáciles, su madre tiene depresión desde que murió su hermanita pequeña, Thaïs, y hace años que no sale de casa y que no le demuestra ningún tipo de afecto, digamos que la ignora bastante. Su padre llora a escondidas en el cuarto de baño y disculpa a su esposa como puede con el pretexto de que está muy enferma e intenta suplir esa falta de cariño volcándose en Lou. 
Mi madre se puso enferma. La vimos alejarse, poco a poco, sin poder retenerla, tendimos la mano sin poder tocarla, gritamos sin que ella pareciese oírnos. Ya no hablaba, no se levantaba, se quedaba en la cama todo el día, o en el gran sofá del salón, dormitando delante de la tele. No comía con nosotros.

Lou va a menudo a la estación de Austerlitz a ver llegar los trenes y a observar a la gente que viene y va. Un día se le acerca y la aborda una indigente que siempre lleva a cuestas una maletita con ruedas y dos bolsas de plástico llenas a reventar. Se presentan, charlan un rato y curiosamente, Lou, a la que le cuesta mucho relacionarse con la gente, se siente muy bien a su lado, comprendida, aceptada cuando está con Nolwenn, que así se llama la susodicha, No para los amigos. Y esto resulta ser algo recíproco.
Toda mi vida me he sentido siempre fuera, allí donde estuviese, fuera de la imagen, de la conversación, desfasada, como si fuese la única que oyera ruidos o mensajes que los demás no perciben, y sorda a las palabras que parecen entender, como si estuviese fuera del encuadre, del otro lado de un cristal inmenso e invisible.Y sin embargo ayer estaba allí, con ella, hubiera podido dibujarse un círculo en torno a nosotras, un círculo del que yo no estaba excluida, un círculo que nos envolvía y que, durante algunos minutos, nos protegía del mundo.

Por eso, cuando el profesor de su instituto les propone realizar un trabajo de contenido social, y exponerlo en clase, decide hacer un retrato del itinerario de esa “sin techo”, averiguar y escribir sobre cómo es su vida en la calle, conseguir que le cuente su historia. No acepta a ser entrevistada cada día a cambio de un plato de comida caliente o unas cervezas, y comienzan las conversaciones en un café cercano a la Estación, le va narrando retazos de su vida, de cómo una chica de dieciocho años ha podido llegar a la situación en la que se encuentraactualmente, cómo es no tener qué comer ni donde dormir cada día y le habla de su madre que la abandonó y nunca ha querido ni quiere saber nada de ella.
¿Cómo puede uno encontrarse con dieciocho años en la calle, sin nada, sin nadie? ¿Somos tan insignificantes, tan infinitamente pequeños, que el mundo continúa dando vueltas, infinitamente grande, y le trae completamente sin cuidado saber dónde dormimos? Esas son las preguntas a las que quería encontrar respuesta.

Poco a poco va surgiendo entre ellas una conexión tan curiosa como especial, e incluso llega un momento en el que Lou se plantea ayudarla, llevársela a casa, ofrecerle un techo, un hogar, la vida que no tiene y en contra de todo pronóstico, sus padres no se niegan, aceptan. 
Mi cuaderno está lleno, he hecho más y más búsquedas en Internet, he analizado cifras, estadísticas, tendencias, pero nada de eso tiene sentido, nada de eso es comprensible, ni siquiera con el mayor coeficiente de inteligencia del mundo, aquí estoy, el corazón destrozado, sin voz, frente a ella, no tengo respuesta, estoy aquí paralizada, cuando bastaría con cogerla de la mano y decirle ven a mi casa.

A pesar de la diferencia de edad, las dos amigas se vuelven inseparables, casi como hermanas, piensan que van a estar siempre juntas, unidas para toda la vida. Pero a veces las cosas no son así de simples, ni tan sencillas.
Lo cierto es que las cosas son como son. La realidad se impone siempre y la ilusión se aleja sin que uno se dé cuenta. La realidad tiene siempre la última palabra. El señor Marín tiene razón, no hay que soñar. No hay que esperar cambiar el mundo porque el mundo es mucho más fuerte que nosotros. No entiendo la ecuación del mundo, la división del sueño y la realidad, no entiendo por qué las cosas basculan, se invierten, desaparecen, por qué la vida no cumple sus promesas.

Y hasta aquí puedo contar. . .

 
Los puntos fuertes de la novela

Las dos protagonistas de la historia, ambos personajes lo abarcan todo, son geniales. Ambas inadaptadas por distintos motivos: Lou no termina de encajar entre los suyos por su nivel de inteligencia superior y sus rarezas, y No, siempre ha sido rechazada por todos, ha crecido sin afecto, y ha terminado viviendo en la calle, privada de todo lo que suelen tener las chicas de su edad.
Pensé en los efectos secundarios de la vida, aquellos que no se indican en ningún prospecto, en ningún manual de instrucciones. Pensé que también allí estaba la violencia, pensé que la violencia estaba en todas partes.

Hay también algunos personajes secundarios muy interesantes, como los padres de Lou, sobre todo la madre psicológicamente inestable que no sabe expresar amor por la hija que le queda. Y Lucas, el chico de la clase que le gusta a Lou y que conoce también a No, y no duda en ayudarla cuando esta lo necesita. Los tres disfrutan estando juntos, los tres nos brindan momentos entrañables de camaradería. 

Ambas protagonistas, también Lucas, tienen madres incapaces, ese tipo de madres que te llevan a preguntarte por qué narices habrán tenido hijos, si ni saben ni están por la labor de hacer su papel, de ocuparse de ellos, de cubrir sus necesidades materiales y afectivas.  
¿Crees que hay padres que no quieren a sus hijos? A menudo lamento que no se puedan borrar las palabras en el aire, como sobre un papel, que no exista un bolígrafo especial que agitemos sobre nosotros para volver a guardar las palabras torpes antes de que puedan ser oídas.

Lou, como corresponde a su edad, es bastante ingenua, con buen corazón e inocente y no entiende porqué todo el mundo hace la vista gorda respecto a los “sin techo”, tanto pasotismo no le entra en la cabeza. No le entra en la cabeza que la visión de un perro abandonado suscite lástima y te lo puedas llevar a casa y que ante una persona que está durmiendo tirada en la calle, la gente gire la cabeza y mire hacia otro lado.
Antes de conocer a No, creía que la violencia estaba en los gritos, en los golpes, la guerra y la sangre. Ahora sé que la violencia también está en el silencio, que a veces es invisible a simple vista. (…) La violencia es aquello que se nos escapa, que calla, que no se muestra, la violencia es aquello para lo que no hay explicación, eso que permanecerá oculto para siempre.

Respecto a eso, me he sentido muy identificada con ella. ¿Cuántas veces me habré preguntado y me pregunto por qué no se hace nada, porque no se ayuda más a los indigentes? Inevitablemente la novela te hace reflexionar sobre ello.

Me ha fascinado la relación entre No y Lou, tan auténtica, tan pura. Me ha encantado asistir en la ficción a cómo dos chicas con vidas tan distintas y tan pocas cosas en común, se pueden llegan a querer tanto, a comprenderse tanto, a estar bien juntas, a aceptarse tal y como son sin echarse nada en cara.
Me mira con aire divertido, no parece encontrarme rara, nada parece extrañarle, con ella puedo expresar mis pensamientos, incluso si se mezclan o se confunden, puedo expresar el desorden que hay en mi cabeza, puedo decir "y eso" sin que me lo reproche, porque entiende lo que quiere decir, estoy segura, porque sabe que "y eso" significa todas las cosas que podría añadir pero que condenamos al silencio, por pereza, por falta de tiempo o simplemente porque eso no se dice.

● Mira que me resulta complicado encontrar tramas poco convencionales, que te cuenten cosas fuera de lo común, que no sea lo de siempre, creo que ando en busca y captura permanente de ellas, porque lo de siempre me aburre. La trama de “No y yo” me ha resultado fascinante, distinta, desde el comienzo. La idea de una adolescente que conoce a una chica-mendiga y que se hagan amigas inseparables, tanto que incluso pretenda meterla en su casa, contado en todo momento con cierto humor para sacarte una sonrisa, me ha conquistado por completo.
Pero no funciona. Simplemente no es posible. Resulta inconcebible. Es como intentar representar un gusano en medio de la Feria Internacional de las Libélulas.

La prosa de esta mujer es hermosa, brillante, subyugante, te atrapa entre sus garras, te envuelve en sus tentáculos. Me gusta mucho como escribe. 
Ahora sé de una vez por todas que no se pueden borrar las imágenes, ni menos aún las grietas invisibles que surgen en el fondo del vientre, que no se borran ni las evocaciones ni los recuerdos que despiertan cuando cae la noche o por la mañana temprano, que no se borra el eco de los gritos y aún menos el del silencio.

Resumiendo: “No y yo” es una novela perturbadora que aborda la triste y actual realidad del problema de la pobreza, de la indigencia que asola muchas ciudades del mundo, a través de los ojos de una chica de trece años, con sus dudas y sentimientos propios de la edad. Una novela con un lado tierno, pero a ratos dura, que se lee rápido porque engancha, y que te deja en el aire, suspendida, la misma pregunta que se hace la protagonista:

¿Somos cosas tan pequeñas, tan infinitamente pequeñas, que no podemos hacer nada?.


Espero haber sido capaz de transmitir mi entusiasmo, todo lo que he disfrutado con esta lectura que me ha emocionado y conmocionado a la vez, sobre todo al final. No os la perdáis, en serio, es magnífico comprobar, aunque sea en la ficción, que aún queda gente que sueña e intenta cambiar el mundo, creo que todos los que son incapaces de sentir empatía hacia los más desfavorecidos, deberían leerla, merece mucho la pena. Mi nota esta vez es la máxima:


30 comments:

  1. ¡Hola, Marian!

    Me ha llamado mucho la atención el vínculo tan especial y único que nace entre No y Lou. Es una amistad que, en un principio, no tendría que haberse dado debido a las circunstancias, pero a veces la vida te hace coincidir con personas que eran impensables para uno/a. Me ha parecido muy interesante y una historia muy humana.

    No conocía a esta autora, pero veo que se ha convertido en una de tus favoritas, y eso ya es un punto positivo para no perderle la pista.

    ¡Gracias por la reseña!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura!
      sí, De Vigan ya es una de mis autoras favoritas, y quizás este tercer libro que leo suyo sea el que más me ha gustado de todos, una maravilla. No la pierdas de vista
      Gracias a ti por pasarte
      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Cuánto sufren las personas inteligentes, ¿verdad? A veces pienso que cuanto más tonto seas, más ventaja llevas en la vida, porque no te enteras de la mitad de las cosas. Cuando estoy con padres, y "compiten" para ver qué niño es más listo, y más alto y más guapo, cada vez estoy más convencida de que lo mejor es que sean normales, y ya está. Para conseguir metas, con constancia, y sacrificio, se llega, no hace falta ser superdotado. Después de este rollo vamos con el libro. Me ha dado mucha pena de las chicas, de las dos, y sospecho que al final no arreglan nada, quiero decir, que la una sigue en la calle y la otra en su familia rota por la desgracia. Tengo que volver con esta autora, con la que tropecé con Basada en hechos reales, pero creo que más por la historia que por su estilo. No sé si probar con Nada se opone a la noche, que todos dicen que es su mejor obra. Además acabo de leer una que también es bastante triste. Ya veré. Por cierto, eso de los animales lo he pensado yo también muchas veces, gente que dice amarlos muchísimo y hacer lo que sea por ellos pero luego le dan la espalda a otras personas.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      es verdad lo que dices de las personas inteligentes, yo también creo que con tesón y constancia se consiguen más cosas en la vida y te enfrentas a menos problemas. Las dos protagonistas son una maravilla, me atrevo a recomendarte esta novela, Norah, para que superes ese tropiezo que tuviste con la autora (a mí Basada en hechos reales me gustó, pero creo que esta es mucho mejor aún), estoy convencida de que te gustará, escribe muy bien esta autora.Yo, supongo que me animaré más adelante a la de Nada se opone..., así que si al final decides leerla pronto, pues será genial conocer tu opinión
      Besos

      Eliminar
  3. Pues es una novela que tengo en mi lista de pendientes desde hace mucho, desde que leí Nada se opone a la noche y apunté toda la obra de la autora. Afortunadamente aún no la he comprado y podré hacerme con esa última edición.
    La historia me gusta mucho. Esa relación entre la adolescente un tanto perdida y la mendiga marginal puede ser muy enriquecedora para ambas.
    Un beso y gracias porque creo que me has dado el empujón definitivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo si es enriquecedora la experiencia... Es una relación que da para mucho y la autora sabe contarlo y sabe engancharte. Me alegra haberte dado el empujón definitivo, deseando estoy de saber tu opinión, espero que te guste tanto como a mi
      Un beso!

      Eliminar
  4. Estoy muy sensible Marian, está novela se que me va a tocar muchas fibras hipersensibles. Pero me gusta mucho.
    En algún momento la leeré.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Yoli!!
      no te olvides de ella y en cuanto te veas con ganas ve a por ella. A mi me ha emocionado, pero en el buen sentido, es una novela entrañable
      Besitos!!!

      Eliminar
  5. Una novela que te ha emocionado y conmocionado con la de lecturas que llevas en tus espaldas desde luego es para ser tenida en cuenta. Hay tres narrativas que son muy especiales y distintas a todas las demás: la indigencia, lo relacionado con la vida en prisión y lo que ocurre cuando la guerra cambia el panorama vital de las personas. Por otro lado, recuerdo esta adaptación cinematográfica pero no recuerdo porque no la pude ver en su momento. Me interesa.

    Besos, Marian, y gracias por otra estupenda reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por tus palabras!,
      pensaba que igual sí habías visto la peli, pero te cuento que no es fácil (en mi biblioteca la he buscado, tenemos mucho cine antiguo, pero nada) si no es en versión original, y claro yo de francés..., ni papa, así que creo que me quedaré con las ganas de verla. Si al final consiguieras verla, me encantaría que me contaras que tal te pareció, el tema es perfecto para un guión de peli, eso sí.
      Es verdad que las tres narrativas que comentas son muy atractivas y peculiares.
      Un beso grande, Miguel!!

      Eliminar
  6. Sigo sin estrenarme con esta autora. ¡Ya me vale! Me has dejado con ganas de conocer a estos dos personajes y saber más de esa relación especial que les une. Se nota que es una lectura que no deja indiferente. A ver si me animo de una vez!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la vedad es que no deja indiferente.
      Anímate a estrenarte con la autora, esta es una buena opción
      Besotes!!!

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    Tengo pendiente estrenarme con esta autora, quizá esta novela (que no conocía) sea una buena opción. Me la apunto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sería una magnífica opción para conocer a la autora, Lorena
      Un beso

      Eliminar
  8. ¡Hola Marian!
    Mira que desconocía este libro.
    He ido leyendo algunas reseñas sobre la obra y me ha llamado mucho la atención. Creo que sería un buen libro para estrenarme con la autora.
    ¡Gracias por la linda reseña!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Has sabido transmitir perfectamente tu admiración por de Vigan y tu fascinación por esta novela, Marian. A mí me gusta mucho esta autora, así que te entiendo muy bien. De esta novela hace ya tiempo que sabía, pero no ha sido hasta que Anagrama la ha reeditado que me he animado a apuntarla en mi lista. Lo de esos personajes al margen del grueso de la sociedad me ha hecho acordarme de Cara de pan, de Sara Mesa (otra escritora que también nos gusta mucho, jeje), aunque ya me imagino que serán novelas muy diferentes. Me encanta la cita sobre el silencio y la violencia, por cierto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que me lo digas, Lorena, porque cuando un libro te gusta mucho, lo que quieres es saber transmitirlo, gritarlo al mundo, jeje. Ya sabía que compartíamos autora que nos maravilla y me alegra saber que ya lo tienes en tu punto de mira, que tienes en la cabeza leerlo.
      Respecto a la comparativa con Cara de pan, pues aunque son muy diferentes, sí que tienen cosas comunes las dos chicas protagonistas en eso, en que ambas son bastante inadaptadas al mundo y cada una encuentra un apoyo en dos personas con las que se sienten n¡bien y con las que pueden ser ellas mismas, Lou se apoya en No y la otra en el Viejo
      Besos

      Eliminar
  10. Hola, Marian. Realidades duras que todo deberíamos conocer, incluso creo que sería una buena lectura para lectores jóvenes. Gracias por tus impresiones.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carmen, yo pondría esta lectura como recomendable incluso obligatoria en instituto y centros juveniles par fomentar la empatía hacia los más desfavorecidos
      Besos

      Eliminar
  11. Es una autora muy cañera, pero me gusta mucho.
    Un beso enorme y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sus argumentos dan en el clavo, dan caña, me alegra que te guste la autora
      Un beso enorme para ti también

      Eliminar
  12. Entiendo que esta novela no tiene nada de autobiográfico como en otras. Con lo cual me gustará leer una historia completamente de ficción, para ver otra faceta de la autora.
    El tema durillo y de los que hacen reflexionar. Aspectos que me han gustado en los libros que he leído.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Blanca! no, no es autobiográfico, de hecho estuve investigando para saber si lo había basado en algún hecho real que la autora conociera y no encontré nada, así que pura ficción.
      Gracias por pasarte,
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  13. Bueno, lo de los animales callejeros y los mendigos creo que es algo innato, una reacción característica (de hecho, soy el típico que cuando veo un gato en la calle se acaba parando para mirarlo). Quizá los animales dan más pena (por lo menos a mí me pasa), porque sabes que no disciernen entre lo bueno y lo malo, lo que más les conviene en cada momento, están un poco a merced de lo que les rodea, expuestos a mil horrores diarios, y en la mayoría de casos su esperanza de vida es muy corta. Los indigentes te dan lástima, sí, pero no a ese nivel, porque sabes que pueden comunicarse, o tienen elección a la hora de ir a un comedor social, entre ir a un albergue o pasar la noche en la calle, al margen de las vicisitudes por las que hayan pasado que los hayan llevado hasta donde están. En cualquier caso, es triste en ambos casos.
    Libros así de amistades insólitas siempre me han gustado, y de hecho una de mis últimas lecturas planteaba algo parecido. Viendo lo mucho que te gustó, voy a mirar qué más libros tiene la autora.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ray!
      pues mira..., coincidimos totalmente en lo que dices de los mendigos y los que nos pasa con los animales (solo a los que nos gustan podemos verlo y sentirlo así. Yo a veces me he sentido mal por pensar que me da más pena ver a un perro abandonado (los gatos también, pero menos, pienso que los mininos son menos vulnerables y saben salir adelante con más facilidad que los perros, no sé, a estos los veo más indefensos)
      que a una persona, pero es por todo lo que dices, me alegro que nos pase lo mismo.
      Estoy convencida de que esta novela te gustaría mucho, yo es la tercera que leo de la autora y todos me han gustado, aunque creo que este ya pasa a ser mi preferido
      Un beso

      Eliminar
  14. Me voy a animar a leerla. Has sido muy convincente. Además, he visto el libro en la librería de mi barrio "No et moi". Desde hace varios libros no leo nada en papel, y empiezo a cansarme de mi Rakuten, además luego se me hace difícil buscar cosas entre mis archivos digitalizados. Total, que el libro es delgadito, solo cuesta 9 euros y cabe en mi maleta. Total que me lo he comprado.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh, pues genial. El libro es finito, sí, se lee rápido. En francés es más fácil de encontrar en papel, en mi biblioteca lo tenemos (no en español, yo lo he leído en electrónico).
      En fin Sorokin, que me encantará saber tu opinión tanto si te gusta como si no, para conocer mejor tus gustos lectores.
      Besos
      Besazos!!

      Eliminar
  15. Me encantan los fragmentos que escoges de la voz de la autora. No he leído nada de ella, pero lo que cuentas, lo que te transmite...me atrae como un imán. Lo buscaré, para ver qué tal me siento entre sus hojas. En verano siempre me apetecen misterios... me suelo ir a los nórdicos, pero este suena de maravilla, aunque no sea en ese escenario tan frío del norte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela es muy especial, muy emotiva y la pluma de la autora también es especial (ya lo has visto en los párrafos). El tema engancha, aunque no hay demasiado misterio en ella. Es de esas de sentimientos, que te obliga a reflexionar sobre ese crudo tema, la indigencia, la gente sin hogar
      Te encantaría, seguro.
      Un beso enorme!!
      Be

      Eliminar