Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


23 de junio de 2021

Reseñas 2x1: “PENITENCIA” de Pablo Rivero y “AGUA DE LUNA” de Juan Ramón Lucas


“Cuando eres actor te pasas la mayor parte del tiempo intentando impregnar al personaje con tu esencia para que cobre vida. Para que todo lo que hagas resulte veraz. Cuando lo has conseguido y el público no puede imaginárselo de otra manera, cuando ya no puede separarse de él y son incapaces de diferenciar la realidad dela ficción, en lugar de felicitarte por haberlo conseguido y disfrutar, te pasas el día justificándote, haciendo ver a todo el mundo lo diferente que eres de él. Recordándoles que lo que han visto no es real, que tú no eres el personaje.

Pero ya es demasiado tarde. Por mucho que huyas e intentes desprenderte de tu alter ego, su esencia ya se ha mezclado con la tuya y jamás volverás a ser el mismo."
Jon lleva veinte años interpretando a un asesino en la serie más longeva de la televisión española y, pese a que la fama y el dinero le acompañan, vive tan atormentado por el personaje que representa que decide abandonarlo todo y retirarse a una casa perdida en un bosque aledaño a un pequeño pueblo. Solo tiene que asegurarse de que nadie se entere de que vive ahí y evitar a toda costa que la prensa y los paparazzi lo arruinen todo. No sospecha que librarse de su alter ego no será tan fácil. Sin embargo, al poco de instalarse una serie de escabrosos sucesos alterará su tan ansiada tranquilidad y tendrá que luchar por que los secretos que ocultan esos bosques no traigan de vuelta al personaje que tanto teme. Aunque quizá nunca se haya ido.




“Él sigue admirando el agua con el reflejo de la luna: la pintura es de calidad discutible, pero posee una enorme fuerza.
—Lo del agua es una vieja leyenda musulmana. Fátima ha seguido la dirección de su mirada.
—Cuenta que, si miras detenidamente un cuenco de agua en el que se refleja la luna y luego te lo bebes, adquieres parte de su energía.

Fátima se calla que a Greta le encanta ese cuadro, que estuvo a punto de regalárselo cuando se fue a Londres y si no lo hizo fue solo porque su amiga prefirió que se quedara aquí, «para contemplarlo juntas».

Dice que lo poderoso de ese lienzo —Agua de luna, lo llama— es la enorme fuerza de la unión de dos contrarios, la oscuridad y la luz. Y solo el agua puede obrar el milagro.”
Sin apenas darse cuenta, la joven Greta, aspirante a actriz, se ve envuelta en un terrible secreto que rompe con toda su vida presente y amenaza a su propia familia. Cuando desaparece, Julio Noriega, su padre, inicia un viaje en paralelo al de ella, que llevará a ambos a un territorio de frontera entre el bien y el mal, la verdad y la mentira. Un universo tan cercano como peligroso y desconocido en el que se entrelazan el dolor y la esperanza. Un mundo al revés lleno de ángeles y demonios. Desvelará ese secreto, aunque tenga que ponerse en manos de asesinos. Aunque tenga que desafiar al hombre tranquilo.

11 de junio de 2021

“LOS CIERVOS LLEGAN SIN AVISAR” de Berna González Harbour

Jamás me ha salido al paso un peatón ni un motorista, pero los ciervos los recuerdo bien. Llegaron sin avisar. Yo también frené para esquivarlos, y aún recuerdo mi temblor mientras contemplaba su paso elegante y bello hacia la urbanización. Mi camionero no tuvo la misma suerte que yo. También a él le llegó todo sin avisar. Aún me estremezco al recordarlo.

Los conductores jóvenes, los inexpertos, no lo saben. Les puede el impulso de ayudar y muchos mueren por salvar a un ciervo, a una vaca, a un peatón. Pero los camioneros viejos y experimentados saben que si algo te sale al paso es mejor no apartarse, no frenar, mantenerse firme.
Berna González Harbour (Santander, 1965) es periodista, analista política y colaboradora cultural. Subdirectora de EL PAÍS, donde ha trabajado en la sección de Opinión, anteriormente ha sido Editora de Babelia y enviada especial a numerosos países en conflicto. Escribe en Cultura, Babelia y Opinión, colabora en la revista cultural Zenda y participa habitualmente en la tertulia de Hora 25, en la Cadena Ser.

Actualmente es autora de varias novelas;  "El sueño de la razón" (Destino, 2019) cuarta entrega de la saga "comisaria Ruiz", precedida por "Las lágrimas de Claire Jones" (Destino, 2017), Finalista del Premio Dashiell Hammett 2018 , "Margen de error" (RBA, 2014) y "Verano en rojo" (RBA, 2012). También ha escrito "Los ciervos llegan sin avisar" (RBA, 2015) y recientemente "El pozo" (Destino, 2021)

3 de junio de 2021

“LA BUENA SUERTE” de Rosa Montero


Ese hombre lleva sin levantar la cabeza del portátil desde que hemos salido de Madrid. Y eso que es un AVE de exasperante lentitud con parada en todas las estaciones posibles en su camino a Málaga.

Podría parecer que ese hombre está inmerso en su trabajo, casi abducido por él; pero cualquier observador meticuloso o al menos persistente advertirá que, de cuando en cuando, sus ojos dejan de vagar por la pantalla y adquieren una vidriosa opacidad; que su cuerpo se pone rígido, como suspendido a medio movimiento o medio latido; que sus manos se contraen y sus dedos se arquean, garras crispadas.

23 de mayo de 2021

“EL LUNES NOS QUERRÁN” de Najat El Hachmi.


Lunes, lunes, lunes. . . El lunes seremos otras. El lunes nos querrán. No pararemos. Correremos por caminos de polvo y fango, saltaremos hasta tocar el techo de nuestras habitaciones, venceremos el hambre que atenaza nuestros vientres, dominaremos nuestros instintos más primarios. Seremos fuertes: nuestra voluntad será de hierro.

El lunes empezaremos una nueva vida, seremos cómo tenemos que ser y no como somos. Nos adaptaremos a la forma adecuada, meteremos a la fuerza nuestras carnes dentro del molde correcto, tiraremos a la basura lo que sobre y así tendremos éxito, un éxito seguro y definitivo.
Najat El Hachmi nació en la ciudad marroquí de Nador y a los ocho años se trasladó a Vich donde residía su padre, que emigró a Cataluña antes de que ella naciera. En Vich creció y realizó su formación académica hasta llegar a la Universidad de Barcelona donde estudió filología árabe. También fue monitora de deportes y mediadora de la Delegación de Enseñanza de Vich, donde trabajaba cuando presentó en 2004 su primer libro: “Yo también soy catalana”, un texto autobiográfrico en el que abordó en profundidad su experiencia como inmigrante.

El éxito le llegó en 2008 con “El último patriarca”: recibió el Premio Ramon Llull 2008, el Prix Ulysse a la primera novela 2009 y fue finalista del Prix Méditerranée Étranger 2009. En 2011 publica “La cazadora de cuerpos” y en 2015 “La hija extranjera” con la que logró el Premio Sant Joan de novela, el tercer galardón literario mejor dotado en catalán. En 2021 ha ganado el premio Nadal, con la novela “El lunes nos querrán”.

9 de mayo de 2021

Reseñas 2x1: “ANIMAL” de Leticia Sierra y “LA PARED” de Marlen Haushofer


“El cuerpo estaba boca arriba, sobre un gran charco de sangre. Los pantalones y el calzoncillo, a la altura de las pantorrillas, dejaban al descubierto, de forma obscena, el amasijo de carne allí donde antes habían estado los genitales.

La camisa estaba subida por encima del ombligo. Los brazos en cruz con las palmas de las manos hacia arriba. La cabeza, ligeramente ladeada. Los ojos abiertos, con la mirada fija en ninguna parte. Y la boca abierta en una mueca grotesca, desencajada, por donde sobresalían parte de los testículos y el pene."




“En algún momento faltaré y nadie segará la pradera. Primero se llenará de matojos y después los árboles avanzarán hasta la pared y reconquistarán la tierra robada por el hombre.

A veces se me enmarañan las ideas, es como si el bosque echara raíces en mí y utilizara mi cerebro para sus pensamientos ancestrales y eternos. Y el bosque no desea que el hombre regrese.”