Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


3 de junio de 2021

“LA BUENA SUERTE” de Rosa Montero


Ese hombre lleva sin levantar la cabeza del portátil desde que hemos salido de Madrid. Y eso que es un AVE de exasperante lentitud con parada en todas las estaciones posibles en su camino a Málaga.

Podría parecer que ese hombre está inmerso en su trabajo, casi abducido por él; pero cualquier observador meticuloso o al menos persistente advertirá que, de cuando en cuando, sus ojos dejan de vagar por la pantalla y adquieren una vidriosa opacidad; que su cuerpo se pone rígido, como suspendido a medio movimiento o medio latido; que sus manos se contraen y sus dedos se arquean, garras crispadas.
No es la primera vez que Rosa Montero llama a la puerta de este blog, ya leí hace años “La historia del rey transparente” y me gustó mucho. Fue de esas veces que cierras un libro y te quedas pensando que repetirás con la autora, sin tener la más mínima duda. Y fue leer la reseña sobre esta novela en el blog de Rosa, y de cabeza que me tiré a por ella. No sabía entonces la “buena suerte” que había tenido por haberla descubierto.

Os anticipo que me ha gustado mucho y que me ha sorprendido sobre todo ese cambio de registro, porque mi lectura anterior fue una novela de aventuras ambientada en la edad media con ciertas dosis de fantasía, “La buena suerte”, es pura realidad ambientada en una vida cualquiera y bastante actual.

La trama sin spoiler
Un hombre viaja por cuestión de trabajo en un tren de esos que paran cada dos por tres, de camino a Málaga. Desde la ventanilla en la parada de Pozonegro, ve un cartel de “se vende piso” enfrente de la estación. Siguiendo un irrefrenable impulso, se baja del tren y se la compra, la casa, al contado, sin pensárselo dos veces, por el precio que le pide el dueño, sin ragateos y sin tan siquiera verlo antes. 
Ser otro es un alivio. Escapar de la propia vida. Destruir lo hecho. Lo mal hecho. Si tan sólo pudiera formatear su memoria y empezar de cero. 

La casa está medio vacía, ni cama tiene, pero a Pablo, que así se llama el hombre, le da igual. Solo está ahí de forma provisional, en ese piso de mala muerte, en ese pueblo gris de mala muerte, deprimente, sucio, de "pasado minero y presente calamitoso". Pero él no parece necesitar nada, ni echar de menos nada de su anterior y acomodada vida. 
De día, Pozonegro es feo, ruinoso y deprimente. De noche es siniestro. Un cementerio urbano lleno de inmuebles muertos: las tiendas clausuradas, las puertas tapiadas, los solares ruinosos. Hay pequeñas casas derruidas, estrechos solares llenos de cascotes; las calles parecen bocas desdentadas y las ruinas son tan viejas que sobre las basuras han crecido malas hierbas. Pozonegro está muerto y no lo sabe. 

Raluca, a la que todos llaman “la Rumana“, que vive en el piso de arriba de su edificio, le consigue un trabajo de reponedor en un supermercado del pueblo, el Goliat, donde trabaja también de cajera, y le acompaña a comprar algunas cosas imprescindibles, de esas de primera necesidad. Ella ya le ha echado el ojo a ese vecino tan callado y misterioso, pero a la vez tan mono. . . 
Pero Pablo no quiere complicaciones, ni líos con mujeres, el prefiere estar solo sin que nadie se meta en su vida y en sus cosas. 
La mujer le asusta. Conoce a las personas así. Son invasoras, vienen para quedarse y exigir cariño. 

Los habitantes del pueblo se preguntan (también nosotros los lectores nos lo preguntamos) que hace este pijo que parece tener dinero de sobra, en Pozonegro, de qué o de quién está huyendo, porque si algo tenemos claro es eso, que se está escondiendo de algo, de alguien, o de alguna noticia reciente publicada en prensa y relacionada con él, ¿quizás está huyendo de sí mismo? 
¿Quién se compra un piso a tocateja sin siquiera subir a echarle una visual? Pues alguien muy rico. Pero que muuuuy rico. Ya te digo. Y con mucha necesidad, con esas prisas. Tenía que haberle pedido cincuenta mil. Seguro que me los daba. Zas, aquí están los cincuenta, como hizo con los cuarenta y dos. De golpe y sin pestañear. Ese hombre huye de algo, ya te digo. O tiene algo que esconder. No es trigo limpio. 

Los primeros en darse cuenta de su desaparición y de echarle en falta, son los que le esperaban en Málaga para impartir unas conferencias y después sus socios, que se preguntan dónde se ha podido meter y por qué no les coge el teléfono ni responde a sus mensajes, porqué les ignora. Y entonces las cosas se le van complicando cada vez más a Pablo y poco a poco iremos sabiendo más de su pasado y de su presente, de sus miedos, de lo que esconde, de lo que huye y a lo que teme.

Los puntos fuertes de la novela

Una novela de personajes
Algunos de ellos entrañables, todos con sus luces y sus sombras: 

-- Pablo Hernando, 54 años, un tipo bastante peculiar. Maniático obsesivo del orden, sin amigos, de carácter introvertido, ese tipo de personas que jamás comparten sus intimidades con nadie, al que le cuesta entablar conversación. Si te fijas y le observas detenidamente, da la sensación de que algo grave le pasa, que psicológicamente no está bien, que va con miedo por la vida, como si algo o alguien le persiguiera. 
Pero hay algo en él descolocado, algo fallido y erróneo. Una ausencia de esqueleto, por así decirlo. Esto es, una ausencia completa de destino, que es como andar sin huesos. Se diría que ese hombre no ha logrado un acuerdo con la vida, un acuerdo consigo mismo, lo cual, a estas alturas ya todos lo sabemos, es el único éxito al que podemos aspirar: a llegar, como un tren, como este mismo tren, a una estación.

Al principio poco más sabremos sobre él, pero según avanzamos en la lectura descubrimos que de niño sufrió malos tratos por parte de un padre alcohólico y violento, que creció rodeado de silencio intentando pasar desapercibido para evitar los estallidos de violencia paternos. 
Crecer carente de todo amor es una experiencia marciana, alienígena. 

Se nos cuenta que tuvo mujer, Clara, la que fue el amor de su vida fallecida hace siete años y que tiene un hijo, que parece ocasionarle más penas que alegrías. Y que atrás ha dejado su propio negocio, un estudio de arquitectura que regenta junto a cuatro socios más, entre ellos Regina, su amante que no su pareja actual. Y a un tal Marcos, que al principio no sabremos quién es, ni el papel que juega en la historia, pero que es nombrado con frecuencia como algo maligno que le atemoriza, alguien del que quizás también esté huyendo. 

-- Raluca, mi preferida, sin duda: una mujer atractiva que ha tenido poca suerte en el amor y en la vida en general. Con un pasado también complicado, abandonada por sus padres y criada en un centro de acogida, Raluca es un personaje y una persona enorme, que desborda energía, buena gente, desprendida, generosa, empática, siempre dispuesta a ayudar a los demás, de esas que lo dan todo sin pedir nada a cambio. Una bendición para los que tengan “la buena suerte” de cruzarse con ella. Todos deberíamos poner una Raluca en nuestras vidas. 

-- el bueno de Felipe, otro vecino de la finca, un viejito sabio y solitario que vive pegado a una bombona de oxígeno y que también ha tenido “la buena suerte” de contar con la ayuda de Raluca. Hace buenas migas con Pablo, se ayudan y comprenden, aunque al principio no se fía de él ni un pelo, ni de sus intenciones con su amiga. 
Mira, a mi edad he llegado al convencimiento de que la gente no se divide entre ricos y pobres, negros y blancos, derechas e izquierdas, hombres y mujeres, viejos y jóvenes, moros y cristianos —dice al fin—: No. En lo que se divide de verdad la humanidad es entre buena y mala gente. Entre las personas que son capaces de ponerse en el lugar de los otros y sufrir con ellos y alegrarse con ellos, y los hijos de puta que sólo buscan su propio beneficio, que sólo saben mirarse la barriga. Esos que son capaces de vender a su madre, ya me entiendes. Luego, entre los buenos, algunos son buenísimos, y entre los malos, algunos son malísimos. Raluca es buenísima.

-- Benito Gutiérrez, apodado El Urraca, el que le vendió el piso, un tipo ruin, un mal bicho. Descendiente de una familia de miserables, gente interesada, aprovechada y avariciosa, presiente que Pablo oculta algo y está decidido a averiguar el qué, a costa de lo que sea y para ello le vigila de cerca, le espía para intentar extorsionarle. 
Tú ocultas algo, jodío, algo muy negro y muy gordo, pero a mí no me engañas. Tengo que hacerme el encontradizo. El pijo es todo mío. Todavía no sé de qué pie cojeas, cabrón, pero te voy a sacar hasta los higadillos.

      Una novela de contrastes
La autora expone e indaga sobre los extremos, sobre los polos opuestos: lo bello y lo triste de la vida, lo mejor y lo peor, la bondad y la maldad de las personas, el egoísmo y la generosidad, la empatía y el egocentrismo.

Una reflexión sobre la violencia
Pablo, uno de los protagonistas de la historia, rememora varios sucesos violentos reales publicados en los periódicos españoles, con maltratos de padres a hijos, de hijos a padres, maltrato a indigentes, ese tipo de violencia perversa y gratuita dirigida hacia ellos o hacia otros por cuestiones racistas u homofóbicas y también intenta entender sin conseguirlo, la crueldad sin sentido hacia los animales. Pablo colecciona ese tipo de noticias que por desgracia leemos frecuentemente en la prensa, historias de horrores familiares, relatos atroces que lee y relee buscando respuestas a tantos porqués.

Padres que engendran monstruos
¿Debe un padre soportar malos tratos de su hijo por el mero hecho de ese vínculo paterno-filial, de ese lazo de sangre? Uno decide tener o no hijos, pero no puede elegir cómo le van a salir, qué tipo de personas serán. Esta novela plantea un tema peliagudo, que a mí me toca de forma muy especial ¿quién se pone en el lugar de los padres cuando tu hijo es un ser violento, despiadado, un auténtico monstruo? ¿Quién entiende a esos padres que se dejan golpear por sus hijos, porque no son capaces de devolverles los golpes? 

Quizás esa es la parte del argumento que más me ha impactado, porque yo, si me esfuerzo mucho, puedo llegar a entenderlo, pero también tengo el convencimiento de que el amor entre padres e hijos está tremendamente mitificado, sobrevalorado y que entre ellos no todo vale, hay límites que no se deben cruzar, cosas que no se deben de soportar. 
En el doble castigo de amar y odiar al monstruo. Y de sentirse condenado socialmente, pese a no ser culpable. ¿O quizá sí lo es? Por todos los santos, es tu hijo y fue un niño. Lo formaste o, aún peor, lo deformaste.
¿Y si tu hijo es un violador o un asesino?
En los crímenes más terribles, en las matanzas, en las violaciones, siempre hablamos y nos compadecemos de los muertos, de las víctimas directas. Pero ¿quién se acuerda y se preocupa de esas otras víctimas que son los familiares de los verdugos.

        Los giros del destino
Otro dato interesante que podemos extraer de esta historia, es que a veces, cuando parece que la felicidad te rehúye, te da constantemente la espalda, cuando crees que solo te rodea la oscuridad, y que estás plenamente hundido en ella, el destino te puede sorprender de repente y producirse un giro radical en tu vida. Nunca hay que tirar la toalla ni perder la esperanza, porque siempre hay posibilidad de nuevos comienzos.

Una prosa poética, cuidada y una trama bien estructurada

Rosa Montero escribe bien, muy bien, es una delicia leerla, por algo es Premio Nacional de las Letras Españolas 2017. Creo que no hay más que verlo:
Agosto ha llegado como un incendio y el sol derrama su fuego sobre el mundo hasta las nueve y media de la noche, que es cuando atardece. Ahora son cerca de las diez y Pablo ha abierto todas las ventanas del piso intentando crear alguna corriente, pero el aire es una masa quieta y pegajosa. El calor parece casi sólido, pesa sobre el cuerpo, oprime, enloquece.

Y la trama está hilada de tal manera que consigue despertar tu interés desde el principio, con ciertas dosis de intriga y misterio que te deja pegada al libro sin remedio.

Una memoria dolorosa y tan recurrente como el paludismo, que vuelve a encender un brote de fiebre cuando ya crees haberlo superado. Pablo sufre una malaria sentimental.


Resumiendo: "La buena suerte" es una novela profunda, muy humana, muy “como la vida misma”, que toca temas muy interesantes y relativamente frecuentes en nuestra sociedad actual, como los problemas mentales, la violencia en todas sus modalidades y en el seno familiar, el neonazismo. Una historia de huidas, de verdades y mentiras que tendremos que ir descubriendo, también una bonita historia de amor y la certeza de qué, a veces, un impulso nos puede cambiar la vida.

No hay nada que envejezca tan deprisa como el amor mal amado.

Mi nota es la máxima:



38 comentarios:

  1. A mí la autora hace mucho tiempo que me tiene en el bote, ya no sé si por sus historias en si o por su forma de narrar. Pero tengo un problema serio con este libro Marian... Fue uno de los que me regaló mi hermana en Navidad... Y aún no estoy preparada para leerlo 😔😢
    La reseña estupenda ❤️💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Peliquirroja!
      Sí, no me extraña que te tenga ganada, escribe muy bien y sabe transmitir. Y bueno..., que cuando sea el momento ya lo leerás, no hay prisa.
      ¡Un besito grande, preciosa!!

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho la reseña. No conocía el libro pero me han entrado muchas ganas de leerlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues de eso se trata..., de infundir ganas de leerlo, la verdad es que me ha gustado mucho
      ¡Gracias por pasarte!
      Un beso

      Eliminar
  3. Hola. No tenía ni idea de que la novela tocaba este tema del maltrato de hijos a padres. Como bien dices, no sabes cómo te van a salir y aunque yo creo que a veces tiene mucho que ver este nuevo modelo de educación de el niño es el centro del universo y nada de llevarle la contraria y demás, otras veces la cosa se tuerce sin que nadie pueda hacer nada. El tema es muy complejo. También me encantó La historia del rey transparente y alguno más que he leído de la autora. Este lo tenía apuntado pero hasta ahora nadie había mencionado que tocaba ese tema. Por cierto, me sorprende que no hayas leído su serie de Bruna Husky, a mí me la han recomendado muchísimo y creo que a ti te iba a gustar.
    No puedo con este tema ahora, me sale por las orejas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí es un tema muy complejo, sí. Estoy de acuerdo contigo en que el tipo de educación actual puede tener algo que ver, aunque también te cuento que conozco un caso que además por desgracia me toca demasiado de cerca, que siendo dos hermanos educados igualmente por los mismos padres, uno salió violento y sin futuro, el otro todo lo contrario. Cosas que pasan, supongo que inevitables.
      No recordaba que hubieras leído el del Rey transparente, a ambas nos gustó. Esta novela es muy distinta, no tiene nada que ver, como cuento, un cambio de registro total y sí, toca esos temas, el de la violencia de hijos a padres y la violencia en general.
      Pero bueno, te digo lo que a Yoli, ya llegará su momento, hay un momento idóneo para cada libro, pero te recomiendo que no lo pierdas de vista, ya que la autora te gusta y al argumento creo que también le puedes sacar mucha miga.
      Por cierto, esa serie que comentas la conozco pero, la he estado posponiendo, acabaré leyéndola, gracias por la recomendación
      Besines

      eliminar

      Eliminar
    2. Hola. Sí, no se me olvida. Pienso como tú, que a veces no hay nada que hacer, uno sale como sale y toca una difícil papeleta porque cuesta muchísimo ayudarlos además del dolor de la situación. Es muy duro y es por eso que ahora mismo prefiero no leerlo.
      El del rey lo leí antes de tener el blog.
      Besines

      Eliminar
  4. Pues ya tenía fichadito este libro y tu reseña me confirma que no tengo que dejarlo escapar. Además, llevo tiempo sin leer nada de esta autora.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Margari! No lo dejes escapar, no, que merece mucho la pena y por lo que veo, ya conoces a la autora y te apetece repetir
      Besotes!!!

      Eliminar
  5. Ya me fijé en esta novela cuando la reseñó Rosa y me sigue atrayendo ahora que nos hablas tú de ella. Me ha llamado especialmente la atención tus reflexiones acerca de los padres y los hijos.
    En mi caso no he leído nada de Rosa Montero, pero tengo bien claro que quiero estrenarme con ella con este libro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lorena!
      Esta novela te puede gustar, el tema, bueno, los temas, invitan a la reflexión, es inevitable. Es lo que tienen los buenos libros, que te hacen pensar y si además quieres estrenarte con la autora, creo que es una buenísima opción
      Ya me contarás
      Besos

      Eliminar
  6. Bueno, ya lo has vuelto a hacer. Acabas de liarme otra vez. Ante esta historia de personajes rotos, de desechos humanos que intentan reiniciar su vida, no puedo hacer otra cosa que llevármelo apuntado. Además es una autora que no conozco de nada.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ray!
      me encanta haber vuelto a hacerlo, me encarta liarte con novelas interesantes y esta lo es. Además puede ser un buen momento para adentrarte en la prosa de la autora. Seguro que tanto a ti como a Moniki os puede gustar mucho.
      Un beso

      Eliminar
  7. Hola, Marian! Lo tenía apuntado desde Rosa, y tus líneas refuerzan las suyas. Parece un libro más que interesante, por más que Montero no sea de mis autoras favoritas.
    Gracias por tu reseña.
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marcelo!
      deduzco de tu comentario que algo leíste de ella que no te convenció (me encantaría saber que fue, me dejas con curiosidad), pero supongo que no todo lo que escribe una autora nos tiene que gustar igual. Si es un libro interesante, Marcelo y bien escrito, a ver si te decides a leerla y me cuentas. También eso me deja con curiosidad, saber tu opinión sobre ella
      Un beso!!

      Eliminar
  8. Rosa Montero es una de mis favoritas. Todo lo que he leído de ella me ha gustado, unas más y otras menos, claro.
    El asunto de la violencia de los hijos hacia los padres es tema peliagudo. Presentarlo y salir airoso no es fácil para un autor. Rosa, según te leo, lo logra con sobresaliente.
    Veo que tiene preferencia por llamar Pablo a alguno de sus personajes, seguramente el Pablo que ocupó su vida hasta su fallecimiento tiene mucho que ver en la elección.
    Rosa Montero sabe enfrentarse a temas delicados: el/los de esta novela, el que presenta en "La carne" sobre los deseos de una mujer madura, "Temblor" sobre el asunto de tener niños, "La ridícula idea de no volver a verte" sobre la asunción del duelo y tantos y tantos otros que en sus novelas ha desarrollado. Es toda una artista que no se conforma -¡como debe de ser!- con circular por los caminos trillados que le han dado éxito sino que se arriesga con otros nuevos. Y eso sólo lo hacen los grandes y Rosa es una de ellos sin duda alguna.
    Creo que tras tu reseña, la de Rosa y el buen sabor de boca que me dejó "La ridícula idea de no volver a verte" leeré ésta con ganas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola juan Carlos!
      Cómo dices, es una autora que sabe meterse en terrenos pantanoso y salir airosa, sabe como encararlos y hacerte reflexionar, además de contar con una prosa maravillosa, nada vulgar, muy elaborada y musical. No sabía lo de Pablo, supongo que su compañero de vida.
      Le tengo ganas a los de La carne y Temblor, seguro que los acabo leyendo.
      Pues nada, a ver que te parece esta cuando la leas. Espero que la disfrutes tanto como yo
      Un beso

      Eliminar
  9. Me alegro mucho de que te haya gustado. Te diré que este tipo de novelas basadas en la realidad son lo que prima en la obra de Rosa Montero. Al contrario que a ti, a mí no me gusto demasiado La historia del rey transparente. Demasiada fantasía y muy atrás en el tiempo para mi gusto. Prefiero sus novelas «reales».
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también me alegro y te agradezco que me la mostraras, que me la dieras a conocer y que tu reseña me indujera a su lectura, porque me ha gustado y estoy pasando por una época en la que me cuesta mucho engancharme, de cinco libros que empiezo, abandono cuatro.
      Lo de la fantasía ya va en gustos, claro, ya sé que a ti no te va demasiado, yo sí que la disfruto más, aunque también depende.
      Tengo que seguir leyendo a esta autora
      Un beso

      Eliminar
  10. ¡Hola, Marian!

    También leí la reseña de Rosa no hace mucho y ya me pareció una novela muy atractiva. Creo recordar que hablábamos de una especie de novela noir-rural. En cualquier caso, la descripción de los personajes que realizas y las intrigas de la narrativa me han acabado de convencer de que nos hallamos ante una gran historia convertida en novela. Por otro lado, me gusta mucho Rosa Montero como persona y escritora.

    Besos y bonito fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel!
      Te pasó como a mí con la reseña de Rosa y sí, tiene un toque de noir rural, tampoco mucho.
      Me alegra que te guste Rosa Montero. ¿Sabes? por los comentarios que me dejas siempre intuyo que además de buen cinéfilo, eres buen lector, siempre me quedo con ganas de saber qué lees, jeje
      Un beso y feliz finde para ti también

      Eliminar
  11. Hola, he visto mucho este libro pero la verdad no me llama nada la atención, creo que lo dejare pasar. Me a gustado mucho tu reseña, por cierto acabo de descubrir tu blog ¡Ya te sigo! espero puedas pasarte por el mío. Un beso. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  12. Apuntadísima la tengo desde que salió. Una reseña muy completa Marian. Sin duda, invita a acercarnos a la novela. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa! Me alegra que lo tengas apuntadísimo, Rosa Montero es una autora interesante por lo que escribe y por como lo escribe
      Besos

      Eliminar
  13. ¡Hola, Marian! Una de mis mejores amigas es fan de la obra de Montero y recuerdo que me dijo que esperaba con ansia leer este libro, pero no me dijo de qué iba. Si quieres que te diga la verdad, no había leído la sinopsis hasta ahora, y me había hecho una idea completamente diferente de su trama. Me ha sorprendido bastante los puntos que toca y estoy completamente de acuerdo contigo en lo que se refiere a la violencia de hijos a padres. Últimamente este tema está de actualidad y lanzan el mensaje de que, si tu hijo o hija te pega, tú como padre o madre lo debes aguantar todo y no estoy de acuerdo con ello. Un progenitor ante todo es una persona y no debe permitir que nadie le maltrate (sea tu hijo, tu pareja, tu amigo o el vecino del segundo). Me da mucha rabia esto, en serio, parece que si tu hijo te maltrata y lo denuncias el culpable eres tú por exponerlo. Es increíble, de verdad. Esta novela está en mi biblioteca, de hecho la he visto varias veces, y ahora que viene el verano y tendré más tiempo libre puede que le dé una oportunidad.

    ¡Magnífica reseña!

    ¡Un beso, Marian!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Laura, a mí también me da mucha rabia el tema, además por desgracia me toca de cerca y me revuelve. De acuerdo absolutamente con todo lo que dices y es verdad que últimamente están saliendo casos así, y creo que es bueno darles visibilidad, esas cosas deben contarse, que porque un adolescente pegue a una madre o a un padre, eso de debe quedar silenciado.
      Si la tienes en la biblioteca, anímate a leerla, creo que te gustará
      y me encantará conocer tu opinión sobre ella
      ¡Un beso, Laura!!!

      Eliminar
  14. Te diré la verdad: no me gusta Rosa Montero, pero desde hace años, no sé por qué no me cae bien. Pero apreovecho el comentario para decirte que he leído "los ojos cerrados" de Edurne Portela (lo compré en Madird la semana pasada) y me ha dejado en estado catatónico. Me ha impresionado, me ha sacudido, me ha convencido que es una escritora de tomo y lomo. Todavía estoy en estado de Shock. Cómo construir un relato como un rompecabezas, pieza a pieza hasta comprender la tragedia que ha pasado en ese pueblo.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      me pasa también con algún que otro autor, como por ejemplo con Lucía Etxebarria, que antes de que la autora me cayera mal, la leía y ahora que me cae fatal, la tengo vetada, nada de ella cae. A veces tenemos prejuicios fundados o infundados, vete a saber, pero nos influyen. Fíjate que ella me gusta y me cae bien, cuando la he escuchado hablar, me ha parecido una tía muy coherente, pero eso es muy subjetivo y cada unos percibimos las cosas de distinta manera. Aún así, te animaría a que leyeras esta obra
      No sabes cuanto me alegra que disfrutaras leyendo a Edurne Portela y que hayas descubierto a esta maravillosa autora que sin duda merece la pena. Yo solo he leído dos de sus novelas, pero tengo claro que todo lo que publique a partir de ahora lo voy a leer
      Besazos para ti también, Sorokin

      Eliminar
  15. Hola. Qué ganas de leer este libro, a esta autora la he leído muchísimo y siempre la he disfrutado. Mil gracias por tus impresiones.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bien Carmen que coincidamos!!
      Sin duda es una autora muy a tener en cuenta, yo tengo que leerla más, lo tengo claro también. Tienes que leerla, me encantará conocer tu opinión y leer tu reseña
      Besos y felices lecturas para ti también

      Eliminar
  16. Hola.
    No conocía el libro y por el momento no creo que lo lea, tengo demasiados pendientes, pero gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  17. Lo tendré en cuenta. Había leído algo sobre esta novela pero hasta ahora no me había llamado la atención.

    Un besazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia!
      haces bien en tenerla en cuenta, sobre todo si no has leído nada de la autora (que lo desconozco, ¿leíste algo de ella?). Merece la pena ser descubierta
      Besazos para ti también

      Eliminar
  18. La prosa de Montero me gusta mucho, pero sus novelas son demasiado de personajes para mí.

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola, Marian!
    Una sugerencia que me llevo apuntada sin pensarlo mucho, espléndida reseña, por cierto 👏🏻
    Sin duda un tema de candente actualidad, no sabía que la novela tocaba la violencia filio-parental, un fenómeno que lamentablemente se ha ido incrementando en los últimos años :(
    No he leído a la autora así que no dejo pasar esta ocasión para conocer la pluma de Rosa Montero, me alegra que hayas disfrutado mucho de esta novela.
    Gracias por tan buena sugerencia, espero poder leerla pronto, así que ya te contaré ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      merece la pena leer y conocer a Rosa Montero, toca temas sociales interesantes, espero que la disfrutes tanto como yo
      Besos y muchas gracias por tus visitas y geniales comentarios

      Eliminar
  20. Es una autora que me encanta. Este en concreto no lo he leído, pero tengo pendiente el de "La ridícula idea de no volver a verte" del que me han hablado muy bien.
    Un beso enorme, Marian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, es una buena autora. Yo también tengo en mente leer esa otra novela suya, aunque el argumento me echa un poco para atras porque creo que va de pérdidas. Quizás en otro momento, más adelante seguro que cae
      Un beso enorme para ti también, Rocío

      Eliminar