Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


7 de agosto de 2022

"BAJAR ES LO PEOR" de Mariana Enríquez


"Entonces vio a Facundo bailando en un rincón oscuro, solo, con un vaso en la mano, ese rostro de increíble blancura, esos ojos brillantes.

Siempre que Narval trataba de imaginarse cómo sería la persona más hermosa de la Tierra, siempre que había tratado de pensar cómo se vería la auténtica belleza, si existiera, se la había imaginado así, con el color de piel de Facundo, su perfil, su boca, su cuerpo; aunque hasta entonces estaba seguro de que, si alguna vez encontraba a alguien así, sería una mujer. Pero el chico que bailaba bajo las luces amarillentas y mortecinas parecía estar más allá de todo sexo".

La escritora argentina, periodista y docente, Mariana Enriquez (Buenos Aires, 1973), fue Premio Herralde en 2019 por “Nuestra parte de noche”, y su colección de 12 relatos de terror cotidiano “Las cosas que perdimos en el fuego”(2016), su mayor éxito de ventas.

Le tenía ganas a la autora, muy conocida y bastante valorada por los lares blogueros sobre todo por sus magníficos cuentos. “Bajar es lo peor” es considerada hoy día una novela de culto, aunque yo eso no lo sabía cuando cayó en mis manos hace unos días en la biblioteca y decidí llevármela para casa.

El prólogo es una maravilla, muy interesante, en él la autora nos cuenta que empezó a escribir la novela muy probablemente con 17 años (no lo recuerda con seguridad), pero sí tiene claro que sintió la necesidad física de contar la historia de unos personajes que llevaba metidos en su cabeza, que le hablaban y le obsesionaban. La terminó con 19 años, aunque no consiguió que se la publicaran hasta 1995 (con 21 años, promocionada como la autora más joven de argentina).

Esta primera novela de Mariana Enríquez ha estado varios años descatalogada y ahora, en 2022, Anagrama la ha rescatado y reeditado, sin correcciones por parte de la autora que prefiere publicarla tal cual, sin maquillaje, por mucho que ella misma reconozca ciertas carencias y errores que su experiencia actual podría llegar a subsanar. Se niega a reescribirla.

“Creo que la novela le pertenece a su época y a mí misma en aquel momento, y yo era una persona muy distinta a la que soy ahora. Sé que hay una frescura y una espontaneidad irrepetibles en esa novela, incluso en sus omisiones y defectos, y que una mano adulta (no sé si madura: soy una persona bastante inmadura, por suerte) solo podrá arruinar”.

Y es que Mariana Enríquez adora su ópera prima, su primera concepción, su primogénita, la considera muy especial.

"Es un poco frustrante que ninguna otra de mis ficciones haya causado este fervor, moderado, acotado, menos que «de culto», pero fervor al fin. Siento que mis otras novelas, mis cuentos, todos tienen envidia de Bajar es lo peor".

Nos cuenta también que se decidió a escribirla para dar rienda suelta a sus obsesiones que siguen siendo las mismas en la actualidad. 

"También recuerdo, perfectamente, por qué la escribí. Los dos protagonistas de la novela, Narval y Facundo, vivían en mi cabeza y tenía que desalojarlos porque no me dejaban lugar. Constantemente pensaba en ellos, eran un concentrado de mis obsesiones adolescentes, que son muy parecidas a mis obsesiones actuales: el vampirismo, el sexo entre hombres, la turbia belleza baudeleriana, la belleza injuriada.


La trama a grandes rasgos sin spoiler

La novela está ambientada en los bajos fondos de Buenos Aires en los años 90 del siglo XX, y está protagonizada por un triángulo de jóvenes que intentan sobrevivir como pueden a las intensas, interminables, oscuras y destructivas noches porteñas, sin poder evitar sucumbir a los excesos de alcohol, el sexo salvaje, y las drogas. Jóvenes que no encajan, que no forman parte de nada, que se sienten como si fueran de otra parte, como si no estuvieran en este mundo, como si fueran meros espectadores de sus propias vidas.

Son Facundo, Narval, dos seres solitarios atormentados por sus fantasmas, miedos y alucinaciones, y Carolina quizás la más normalita del trío, pero que también tiene lo suyo. 
Vivís de noche. Nunca estás solo, pero es de noche lo mismo. 

Atrapados en una vorágine de picos, merca, cocaína, adicciones y prostitución, sin escape posible, en un círculo vicioso de absoluta frialdad e indiferencia hacia todo aquello que puede matar, que puede acabar con sus frágiles vidas. Una vorágine de locura existencial a pleno rendimiento, sórdida locura que agota, que consume, que preludia el final.

Los puntos fuertes de la novela

Buenos personajes principales: Facundo y Narval, protagonizan buenos diálogos, me ha enganchado su historia, sus vidas. Mientras leía, sentía que me encantaría entrar en la casa de Narval, en el apartamento de Facundo, intentar acariciar a Lord Byron, su arisco gato negro, acompañarlos donde La Diabla o a pillarle la droga al Negro y en variadas ocasiones he cerrado los ojos y he imaginado estar con ellos, observándolos mientras fuman, beben, y charlan.

Facundo es alto, delgado, de cabello negro y piel blancuzca, recuerda a un vampiro, tiene una personalidad arrolladora, es tremendamente hermoso e inalcanzable y ejerce un poder inmenso sobre los que lo rodean. Todos quieren tenerle, agradarle, todos quieren poseerle y él lo sabe y se aprovecha de ello. Le gusta que disfruten con él, pero él no parece disfrutar con nadie y se prostituye para salir adelante. 
Siente terror a dormir solo por las pesadillas que padece. 
¿Alguna vez te preguntaste, Facundo, por qué dormís siempre con alguien? Sabés que no es por coger. Es para no estar solo, se dijo. Porque no era que necesitara abrazar a alguien en la cama. Era que necesitaba a otro para compartir la oscuridad.

Narval es un chico que tiene alucinaciones y paranoias frecuentes, visiones de seres oscuros que lo visitan de vez en cuando, personajes macabros que le persiguen y no le dejan tranquilo. Son “Ellos” y solo él puede verlos.
Era peor que aparecieran los que lo seguían, por ejemplo. Narval los había bautizado Ella y los Otros, para ponerles un nombre. No sabía de dónde habían salido ni por qué estaban detrás de él: una tarde, la ciudad se había vuelto negra, como si de golpe se hubiera hecho de noche, y Ellos habían aparecido entre la gente y lo habían perseguido y le habían mostrado cosas horrendas. Ellos tres: una mujer espantosa, un hombre sin ojos y otro con arañas recorriéndole el cuerpo.

Enamorado hasta las trancas de Facundo, ambos se drogan juntos, juntos suben hasta lo más alto, e inevitablemente juntos bajan, caen, cuando las drogas pierden el efecto del subidón. Y bajar es lo peor. . .

Hay más personajes secundarios, alguno de ellos pienso que bastante desaprovechados, como Carolina y su hermano Mauri, se les podría haber sacado más partido. También a Armendáriz, el viejo con el que se prostituye Facun y que también anda colgado de él, de su belleza, de su forma de ser, que le paga el piso y no duda en gastarse una verdadera fortuna para tenerle a su lado.

● Los temas que se exploran son interesantes: la homosexualidad entre hombres, los estragos a corto y a largo plazo de las drogas en la mente, en la salud mental, el mundo de las drogas, de la prostitución, mezclando sexo y erotismo con naturalidad, el amor enfermizo no correspondido, las pasiones desmedidas. Todo muy sucio, “realismo sucio” a tutiplén.

La prosa de Mariana Enríquez en “Bajar es lo peor” se percibe algo inmadura, así como algunos aspectos de la trama, normal si tenemos en cuenta la edad a la que comenzó a escribirla. Pero se vislumbra también ya su innegable carisma.

Me ha pasado algo curioso con esta novela: mientras leía, sentía que estaba enganchada, pero que no me emocionaba, ni me estaba fascinando. Incluso me pareció en ocasiones bastante repetitiva, como que le sobraban algunas páginas. Pero después de terminarla, y de darle vueltas y más vueltas durante días, me convenzo de que me ha gustado bastante más de lo que creía, porque sigo con Facun y Narval en la cabeza, no me los puedo sacar de ahí, pienso en ellos, casi me obsesionan.

Y la conclusión final a la que llego es que considero esta obra como una especie de premonición-augurio del futuro de Mariana Enríquez, como un proceso de entendimiento de lo que estaba por llegar y que llegó. Una especie de primer contacto que me resulta interesante como exploración de la evolución de su trayectoria, un experimento para comparar lecturas posteriores. Porque como un amigo suyo le dijo poco antes de esta reedición, "«Ahora escribís mucho mejor, pero Bajar es lo peor tenía una fuerza…». Es un elogio extraño, ambiguo, pero a lo mejor es un elogio justo".

Resumiendo: “Bajar es lo peor” es una novela con fantasía, noche y drogas, a veces cruda, a veces con ciertos toques de romanticismo y cierto tono gótico. Una historia y una prosa todavía algo verde, con algunos altibajos pero con un interés y calidad suficiente para haber conseguido arrastrarme a los confines de esa oscuridad que rodea a los tres protagonistas, que rodea todo el libro. 

Morir no es dormir, nena; es no ser. Y eso es algo demasiado enorme como para que te lo puedas imaginar. Hay otros mundos, pero están en éste.

Lectura conjunta con mi amiga Irene para nuestro particular "Club de lectura Irema", que me deja con la sensación de que Mariana Enríquez es una autora muy especial, quizás no apta para todos los públicos y con la necesidad de compararla con sus obras posteriores, para comprobar esa evolución que presiento asegurada en su faceta de escritora. Esta vez mi nota no es la máxima, para variar (dicho sea sin tono irónico), pero no porque no me haya gustado, espero haber sabido explicarlo y dejarlo claro.

 

17 comments:

  1. Hola, Marian. Pues yo me voy a esperar a que leas otra novela de la autora. Y me gusta que la haya dejado como estaba porque creo que el momento en el que escriben también influye en la narración, creo yo y aunque ahora que tiene más oficio podría mejorarla perdería naturalidad.
    Ya sabes que yo a los bajos fondos no me suelo aventurar. El realismo sucio me acaba agobiando y me siento atrapada si no salen de allí.
    Esta me la ahorro, aunque tú ya lo sabías.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!!
      sí, ya lo sabía, sé que a los bajos fondos no te adentras fácilmente, que nos conocemos..., jeje. Es una novela dura en cuanto que vas viendo como esos jóvenes que tendrían toda la vida por delante se la están cargando.
      A mi también me gusta que no la haya tocado, hubiera sido muy fácil para ella darle otra cara con su experiencia actual, pero es genial así tal cual la parió, con sus defectos y sus virtudes.
      Es un texto que permite visualizar el éxito que ahora tiene la autora
      Besines!

      Eliminar
  2. ¡Holaaa!
    Sexo, drogas y rock & roll, veo que el todo es contado sin tapujos y sin rodeos. Pinta ser una historia brutalmente dura y cruda que no creo pueda gustar a muchos, pero que me atrae con una fuerza poderosa.
    Eso de que aún cuando la novela no sea perfecta haya calado tanto en tu mente que no logres desprenderte de Facundo y Narval, me dice mucho acerca de la escritora, de la novela y de sus personajes, unos seres que al parecer conmueven y enamoran a partes iguales.
    Siempre he querido leer a Mariana Enríquez, de ella ya llevaba apuntado “Alguien camina sobre tu tumba. Mis viajes a cementerios”.
    Excelente recomendación, como siempre, es un placer leerte ;)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaaa!
      gracias por tus palabras, Mariana. Es dura porque inevitablemente tratar el mundo de las drogas, el submundo de la noche con todo lo que ello conlleva le aporta crudeza al texto. Es una pena ver como la droga va deteriorando a las personas, su cuerpo y su mente.
      Pues mira, si siempre has querido leer a Enríquez igual estaría genial que hicieras como yo, que empezaras por este, por su primera obra, la que escribió casi en pañales, porque puede ser muy curioso comprobar la evolución
      Y sí, han pasado casi diez días desde que acabé de leerla y todavía me vienen a la cabeza Facundo y Narval
      Besos y abrazos

      Eliminar
  3. Hace tiempo que tengo entre mis pendientes Las cosas que perdimos en el fuego. Esta que hoy nos traes me suena a algo ya visto muchas veces. Las drogas, el sexo, la noche... es como si fueran cosas de los ochenta o los noventa. Claro que estando publicada en el 95 es normal. No sé si me apetece mucho a pesar de que a ti te gustó y además ha ganado en tu recuerdo después de leída. Creo que prefiero leer la que ganó en Premio Herralde y a ver si le doy salida al libro de relatos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      el argumento sí es algo visto muchas veces si tenemos en cuente la noche, las drogas, el sexo (es muy de los 90, claro, está escrita y ambientada en estos años) pero la forma de contarlo y ese toque gótico y paranormal la hace muy particular y distinta y luego los personajes no son simples ni hay muchos en lo que yo he leído similares.
      Seguramente el Premio Herralde esté mejor escrito, la escritora habrá ganado habilidad, ese yo también tengo en mente leerlo (los relatos en principio no). A ver si te animas antes que yo, que me encantaría conocer tu opinión
      Un beso

      Eliminar
  4. Me gustó, pero hay otros suyos que me gustan mucho más. Un besazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya imagino, tengo que leer alguna otra obra suya
      Besos

      Eliminar
  5. Querida Marian.
    Este libro es muy particular, me ha pasado algo parecido, cuando lo estaba leyendo no me estaba "emocionando", no obstante me lo leí enterito y muy rápido, lo que me indica, igual que a ti, que me gustó más de lo que yo pensaba (sabes que puedo alargar una lectura meses si no me emociona). Me costó un poco acostumbrarme a las diferencias del idioma. Este libro me ha abierto la mente literaria, ya que, al igual que "Mi dulce niña", no contiene los ingredientes que yo necesito para que me fascine, pero aún así , he encontrado en él cosas que han alimentado mi particular gusto lector. Un beso , rebonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ayyy, mi querida compi de lectura conjunta!!!
      pues no sabes lo que me ha sorprendido que lo leyeras con agilidad, sin atascarte, porque sé que esta lectura no es de las que yo te recomendaría, ni de las que te atraen (es curioso como sin planificar nuestro club, nos vimos ambas leyendo el mismo libro ¿verdad?)
      En cualquier caso, ha resultado gratificante todo, la lectura y leerlo juntas, como siempre
      Tenemos que hacerlo más...
      ¡Un beso grande para ti, preciosa!!!

      Eliminar
  6. De Mariana Enríquez he leído sus relatos de Las cosas que perdimos en el fuego. Me gustaron mucho. Tiempo después empecé Nuestra parte de noche. Habiendo tenido contacto con la narrativa breve de la autora sentía curiosidad por ver cómo se desenvolvía con una novela tan extensa y, además, había leído maravillas sobre ella. Digo que la empecé porque no es solo que no la haya terminado sino que no le di de margen más de unas dos horas de lectura. Esto es algo raro en mí, que suelo tener paciencia, pero precisamente por esa paciencia a veces he avanzado tanto en algunos libros que ya 'pa' lo que me queda pues me lo acabo aunque no me esté gustando. No es que la historia me estuviera aburriendo (no quisiera para nada que mi comentario te desalentara de leer esta novela si alguna vez te planteas hacerlo), pero a mí, personalmente, no me estaba diciendo nada y no encontraba por ninguna parte la Mariana Enríquez de sus cuentos.
    Sabía de esta novela que reseñas. Los pocos comentarios que he leído sobre ella señalan que no es lo mejor de la autora. Teniendo en cuenta no solo que es su primera obra sino lo jovencísima que era cuando la escribió, no es de extrañar que, aunque apuntara maneras, aún le faltara un poco de cuajo. Y veo que tanto las palabras de la propia Enríquez como tu reseña van un poco en ese sentido.
    Me gustaría repetir algún día con la autora. Tiene otro libro de relatos que probablemente me gustaría, así como un libro sobre cementerios que me parece interesante. Pero sigo con la espinita clavada con lo de la novela.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lorena!
      te cuento un secreto ahora que no nos oye nadie, jeje, tengo en mente hace mucho tiempo, recién publicada, haber comenzado la novela Nuestra parte de noche y en algún momento haberla abandonado, no recuerdo si es que me aburría o porqué fue, pero ahora, fíjate que me han dado ganas de intentarlo de nuevo (porque sé que relatos no voy a leer aunque soy consciente de que son muy buenos), a pesar de tu comentario, no te preocupes que yo agradezco ante todo la sinceridad y me alegra saber que no fui la única, jeje.
      Aún así, creo que la autora se merece otra oportunidad, es especial, igual me lo planteo con el de cementerios que comentan, no sé, ya veré, igual de momento lo dejo aquí y espero a que saque nueva novela
      Besos

      Eliminar
    2. Sí, a veces se agradece saber que una no es la única a la que no le convence un libro que parece gustar a todo el mundo, jaja

      Eliminar
  7. ¡Hola, Marian! Lo que más me gusta de este libro, es que esté ambientado en Buenos Aires (una ciudad que me encanta). He leído atentamente tu reseña y aunque nos cuentas que por momentos no llegaba a engancharte, siento que podría disfrutar de esta lectura, por todos los temas que se tocan en el libro. Muchas gracias por la reseña. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marita!
      engancharme sí me enganchó (de hecho si una lectura no me engancha la abandono), lo que me ocurrió fue que sentía que no me fascinaba, aunque después dándole vueltas y vueltas creo que me gustó más de lo que creía. Si al final lo lees me encantará conocer tu opinión sobre esta novela
      Gracias a ti por pasarte!!!!
      Besitos!

      Eliminar
  8. ¡Hola, Marian!

    La historia que cuenta me parece interesante, pero no sé si sería una historia para mí. Mientras leía tu reseña me acordé de Trainspotting por el tema de esta juventud perdida y de excesos. He visto las dos pelis y me gustan, pero intenté leer la novela y la dejé a medias porque no me llamaba o no era el momento.
    Lo que sí que me ha llamado la atención de Bajar es lo peor es la portada del libro. Es magnética.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      bueno, igual esta novela no es para ti, o como dices no era el momento. Mariana Enríquez es una autora muy particular, peculiar, no gusta a todo el mundo, de hecho yo he intentado leer alguna otra novela suya y la abandoné también
      La cubierta es maravillosa, es exactamente así como yo imaginaba a Facun mientras leía
      ¡Un beso enorme!!

      Eliminar