Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


15 de julio de 2021

"NUESTROS INESPERADOS HERMANOS" de Amin Maalouf


Están ahí, en alguna parte, por encima de nuestras cabezas; nos ven, nos escuchan, vigilan todos nuestros movimientos, nos prohíben esto, no permiten lo de más allá, como a ellos les parezca bien. No podemos ya mover un dedo sin su aprobación.

Y nosotros no sabemos nada de ellos, ni quiénes son, ni de dónde vienen, ni cómo operan, ni cuáles son sus verdaderas intenciones.
Alec, dibujante de mediana edad, y Eve, novelista de un mítico éxito editorial, son los únicos habitantes de un islote diminuto de la costa atlántica. Se evitan, hasta el día en que una inexplicable avería de todos los medios de comunicación les fuerza a salir de su celosa soledad. ¿Qué está pasando? ¿Ha sufrido un cataclismo el planeta tras las amenazas continuas de un conflicto nuclear y de atentados terroristas a gran escala? ¿Qué ha ocurrido en las islas cercanas, en la costa, en el resto del país, en el resto del planeta?
Tenía desde hace un tiempo entre ceja y ceja a Amin Maalouf (Beirut, 25 de febrero de 1949), el escritor y periodista libanés de lengua francesa, que reside actualmente en París y que fue Premio Goncourt por su novela “La Roca de Tanios” en 1993, además de haber recibido el Premio Príncipe de Asturias en 2010. Había escuchado nada más que buenas críticas sobre sus novelas y su prosa, pero ha sido mi querida amiga Norah (seguramente los que soléis pasar por aquí la conocéis de sobra, pero si no es el caso, os recomiendo hacerle una visita, hay libros muy interesantes que descubrir en su cantina) la que me ha animado a ponerme por fin con él, y se lo agradezco enormemente, porque creo que es un autor al que hay que descubrir y creo que la he disfrutado tanto como lo hizo ella en su momento.

Los puntos fuertes de la novela

Una trama novedosa y perturbadora
Imaginad que, en vez de una civilización, la conocida, la nuestra, exista otra paralela que ha permanecido en la sombra, más superior y más evolucionada a nivel científico, técnológico y médico, hasta el punto de disponer de artefactos capaces de curar cualquier afección o enfermedad corporal, una especie de curador universal que lo remedie todo. Y que esos “otros”, en cierta forma nos observan, nos vigilan y que cuando perciben que estamos cerca de nuestra aniquilación global, deciden ayudarnos. Interesante, curioso. . . ¿verdad? 
Hay que hacerse a la idea de que, cuando te trata la medicina de Empédocles, no te curas de una enfermedad, sino de todas las enfermedades visibles e invisibles, incluida la de la vejez. Te deja «como nuevo», puedes volver a empezar a vivir igual que si los años transcurridos ya no contasen.

Pues ese es el germen de esta novela: Alec Zander es un dibujante de tiras cómicas que vive en una pequeña isla de un archipiélago francés de la costa atlántica que le dejó en herencia su padre, Antioquía. Pero él no es su único habitante, su huraña vecina Ève Saint-Gilles también es propietaria de una parte de la isla. Ambos son seres amantes de la soledad y prácticamente hasta la fecha no han tenido ningún contacto, la verdad es que tan solo se han cruzado un par de veces y no se han caído demasiado bien.

Pero un buen día, algo sucede en el mundo que lo cambia todo. Las comunicaciones se interrumpen, la radio deja de sonar, los teléfonos no funcionan y se presagia lo peor. De hecho, hace poco más de un mes, una explosión nuclear de pequeña envergadura tuvo lugar a pocos kilómetros de Washington. De poca potencia y extensión limitada, pero que dejó unos seiscientos muertos, miles de vecinos de las inmediaciones heridos o contaminados y la humanidad entera conmocionada, descompuesta y desvalida. ¿Se trató de un acto terrorista? ¿o fue cosa de los chinos, o tal vez los rusos? ¿será lo de ahora una respuesta nuclear de los Estados Unidos, que como se esperaba no se han quedado de brazos cruzados? 
¡Los muy cabrones! ¡Los muy pirados! ¡Se han atrevido a hacerlo!
Pues en el momento en que escribo estas líneas, tengo razones para creer que acaba de ocurrir una tragedia. No un desastre natural, sino un apocalipsis brutal obra de la mano del hombre. El follón postrero de nuestra especie. Que va a poner punto final a esos cuantos millares de años de historia. Que echará el telón a nuestras venerables civilizaciones. Y que, ya de paso, nos matará a todos. Esta misma noche. O quizá mañana bien temprano. . .

Otro buen día las comunicaciones regresan y su amigo Moro, consejero del Presidente de los EEUU, le cuenta que el cataclismo nuclear, la guerra atómica entre países se ha podido evitar gracias a la ayuda de los “inesperados hermanos”, de la otra civilización que se hacen llamar «Los amigos de Empédocles». Unos supuestos aliados cuyo único objetivo parece ser que es evitar un cataclismo planetario, unos “iluminados” que, alimentados de la sabiduría griega y dotados de una inteligencia superior, cuidan, sanan y rejuvenecen a la población. Pero ¿Quiénes son? ¿de donde vienen?
Los amigos de Empédocles han seguido adelante, de frente, sin dejar que los estorbaran nuestros enfrentamientos, sin dejar que los distrajeran nuestras estúpidas creencias. Y hoy están muy por delante de nosotros en todos los ámbitos del conocimiento y también en el arte de la felicidad... No están al servicio de ninguna nación ni de ninguna potencia, y tienen un solo objetivo: prevenir un cataclismo planetario. Estarán ansiosos por volver a su papel de espectadores tan pronto como pase el peligro. 

Alec, nuestro narrador protagonista nos cuenta lo que sucede a lo largo de un mes (entre el 9 de noviembre y el 9 de diciembre), escribiéndolo todo en sus libretas. A través de sus palabras descubriremos su radical cambio de opinión sobre la vecina, y asistiremos al inicio de una relación bonita y peculiar, a pesar de su empecinamiento por mantener su querida soledad.
Sin embargo, no puedo pasar por alto que me he convertido, después de todos estos años en mi isla, en un solitario inveterado, y que otro tanto le sucede a la vecina. Por eso no consigo imaginar que pueda haber entre nosotros un apego duradero o cualquier otra cosa que se parezca al amor.

Un autor preocupado por el destino del planeta
Maalouf ha confesado en alguna entrevista que uno de sus mayores temores es el futuro de la humanidad, y decide plasmarlo por escrito. Parece que en el acto de presentación de la novela manifestó lo siguiente: «Esta ficción nace del temor, de una angustia. La historia avanza hacia una dirección que no me gusta. Por eso la novela trata de un mundo en donde pasa algo espectacular que cambia esa historia».
 
Una distopia con esbozos de realidad
La humanidad, nuestra humanidad, lleva tiempo caminando hacia el desastre, medioambiental, social, hacia la autodestrucción, de eso no hay duda, o al menos yo no tengo dudas. Países hasta arriba de armas nucleares, continuas amenazas por parte de los gobernantes y su falta de entendimiento, la ley del más fuerte imperando por todas partes con manifestaciones continuas de poder. Y por eso, el lector percibe en esta distopia ciertos toques plausibles teniendo en cuenta la pandemia que estamos viviendo, y aún habiendo bastantes pinceladas de inverosimilitud, de irrealidad en la historia que nos cuenta, no podemos dejar de pensar que ¿quién sabe? quizás al paso que vamos, en algún momento la civilización puede propiciar su propia extinción.

Para más inri, el autor la terminó antes del coronavirus y ser consciente de ello, hace que la novela se perciba con un cierto tono profético, (no deja de sorprenderme la cantidad de obras escritas antes de la pandemia que pueden considerarse algún tipo de premonición):
Piensen por ejemplo en un virus mortal que se propagase a una velocidad vertiginosa y que ningún síntoma revelase antes de varias semanas. El día en que se descubre su existencia, ya es demasiado tarde, nadie puede ya detener la propagación, ni su medicina ni la nuestra. Poblaciones enteras están ya irremediablemente condenadas.
— ¿Existe ya un virus así? —pregunté.
—Espero que no. Pero hay personas que proyectan «fabricarlo». Y si no estamos alerta...

El mundo antiguo al rescate del mundo actual
El autor se inspira e indaga en la sociedad de la Grecia clásica, en una sociedad y una determinada época en la que se produjo probablemente una de las mayores evoluciones en el pensamiento, el modelo de la Atenas clásica que impulsó nuestra civilización actual e inventó el teatro, la filosofía y los comienzos de la democracia. Según el propio Maalouf: 

«Esta novela se inspira en un tiempo muy importante de la aventura humana: el milagro ateniense. Transcurre en un tiempo en que la humanidad da sus primeros pasos y se produce un florecimiento inesperado, algo que siempre me ha fascinado». 

Y es que «Los amigos de Empédocles», "Los inesperados hermanos", son descendientes de esa civilización, pero en una línea distinta a la nuestra, que han evolucionado por su cuenta a la sombra del resto del mundo.
Un día, hace muchos años, la humanidad se dividió. Algunos se marcharon igual que unos emigrantes que se hubieran ido a construir una ciudad nueva. Los otros se quedaron. Desde entonces hay dos humanidades paralelas. Una vive en la luz, pero es portadora de sombra. La otra vive en la sombra, pero es portadora de luz. Las dos han avanzado por su propio camino y a su propio ritmo. . .

Buenos personajes, bonita prosa
Me han gustado sobre todo los dos personajes principales, Alec y Ève (aunque hay algún que otro personaje más interesante), esos dos vecinos desconocidos, amantes de la soledad por motivos diferentes, que cuando de verdad se dan la oportunidad de conocerse mejor, se comprenden y se compenetran, aún siendo a veces tan dispares las opiniones y reflexiones de cada uno sobre lo que está pasando. 
No vivimos la misma soledad, me dije para calmarme. Huye de los humanos, que está claro que la horripilan; yo, por mi parte, me he apartado del mundo para observarlo con mayor serenidad. Y quizá para entenderlo mejor, para abarcarlo mejor.

Sus diálogos, y esas frecuentes reflexiones son lo mejor de la novela, es lo que realmente le permite al autor lucirse en el conjunto del argumento, porque Maalouf escribe muy bien, es una delicia leerle.
Me bebía a sorbitos su voz, su aliento, sus risas más sosegadas ya y sus brazos entregados. Le atusaba la ropa, apretándola con la palma bien abierta como si fuera una melena rebelde. Le latía el corazón en el hueco de mi mano

Una puerta abierta a la esperanza
A pesar de todo, a pesar de ser una distopia pesimista que alberga sugerentes posibilidades de destrucción, no deja de tener su lado esperanzador, o al menos así lo he percibido yo. Una esperanza que se lee entre líneas a lo largo de toda la trama, también en el final. 

Y aunque Amín Maalouf afirma ser optimista, desafía a los lectores haciendo esta pregunta clave: 

«¿De qué nos sirve vivir ciento cincuenta años más si el mundo ha dejado de pertenecernos?» 

 Resumiendo: “Nuestros inesperados hermanos” es, desde mi punto de vista, una alegoría con forma de distopia, que nos adentra en un escenario escalofriante y nos lleva a irremediables reflexiones sobre el futuro del mundo, de la humanidad, y a la certeza de que el autor nos ha querido lanzar una especie de aviso, un recordatorio de que vamos mal encaminados, de que hay que cambiar las cosas. En definitiva, una novela muy interesante en su forma y en su fondo, con un final a la altura que no puedo más que recomendaros con fervor.


Nuestros dos ríos, tras haber seguido cada cual su curso, acaban de desembocar en el mismo lecho. De una forma o de otra, sus aguas seguirán mezcladas

Mi nota es la máxima, no podría ser de otra manera:


34 comentarios:

  1. ¡¡Holaaaaa!!
    No sabes cómo me alegra el día leer reseñas de gente satisfecha con mi recomendación, si encima es de una vieja amiga de fatigas, la cosa se multiplica.
    Era relativamente fácil acertar porque este hombre es un Señor de las Letras, qué barbaridad lo que hace con el lenguaje. Yo también me quedo con las conversaciones y las reflexiones.
    Sí, Maalouf nos avisa de la que estamos liando y lo malo es que dudo que exista esa civilización paralela que saldrá a echarnos una mano, aunque pienso que el equivalente podría ser la gente que estudia y se culturiza y educa más allá de Tiktok y iPhone.
    Qué bien que hayas disfrutado tanto.
    Besotes enormes y gracias por la confianza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holaaaaa!
      gracias a ti por tu recomendación. Ya sabes que aunque alguna que otra vez no coincidamos en gustos lectores, la mayoría nos descubrimos mutuas lecturas pelis y series que disfrutamos ambas, ¡es genial! en serio que si no es por ti, hubiera seguido postergando a este autor sin ser consciente de lo que me perdía.
      ¡Que pena que no exista esa civilización paralela que pueda echarnos una mano ¿verdad? y lo de curar todo tipo de enfermedades ya sería tremendo...
      Pues eso, que muchas gracias y que estas dos amigas de fatigas seguiremos recomendándonos buenas lecturas
      Besines!

      Eliminar
  2. Por intentar responder a esa cita en forma de pregunta que dejas hacia el final, a lo mejor de lo que nos tenemos que dar cuenta es de que el mundo nunca nos ha pertenecido y que continuará igualmente sin nosotros igual que ya existía con anterioridad.
    Tremendo ese fragmento sobre el virus, por cierto.
    Lo que más me llama es esa relación que se va fraguando entre los dos vecinos solitarios. La parte distópica no me ha llamado mucho, a pesar de que no me importa leer de vez en cuando distopías, pues son una buena manera de profundizar en los problemas presentes. Me gustaría leer algo del autor, no obstante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lorena!
      puede que tengas razón, pero al menos, aunque no nos pertenezca, es más por eso con mayor razón, deberíamos dejarlo como lo encontramos, no cada vez peor.
      ¿Verdad que impacta lo del virus? cuando lo leía no me lo podía creer...
      Es una relación curiosa la de esos dos, sí, aunque resulta más curiosa en ese entorno distópico de incertidumbres y miedos
      Anímate con este, yo creo que te puede gustar, y si no, con otro y así me lo recomiendas, jeje, porque yo quiero volver a leerle pronto
      Besos

      Eliminar
  3. Me gustan muchísimo las distopías, de modo que esta a va a la saca sin pensarlo. Qué buena pinta.
    Un beso, Marian.

    ResponderEliminar
  4. Súper interesante premisa de salida que además nos ofrece la posibilidad de reflexionar a través del entretenimiento. Me encantan las historias distópicas que muchas veces por desgracia tienen mucho que ver con la realidad que nos espera. Y es que o mucho cambia la historia o a la humanidad no creo que le queden muchos telediarios. Somos esquilmadores por naturaleza y mientras que la órbita de los políticos esté en las próximas elecciones es imposible que salgamos adelante como especie. Me apetece mucho esta lectura para este verano.

    Besos, Marian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel!
      sí, es interesante la novela y las reflexiones a las que nos lleva esta distopia, que aunque tiene algún toque fantástico, el resto sí podría resultar en una realidad futura, por desgracia
      Me alegra que te la lleves como lectura veraniega, estaría genial que me contaras que te pareció y si la disfrutaste
      Besos

      Eliminar
  5. Da miedo ese párrafo sobre el virus... No he leído aún nada del autor pero ya la reseña de Norah me picó la curiosidad y la tuya la aumenta. Tendré que animarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que da miedo y produce curiosidad saber que la novela la escribió antes del coronavirus. Es fascinante cómo la literatura se anticipa a veces a los hechos
      Anímate!
      Besotes!!!

      Eliminar
  6. Yo descubrí a Amin Maalouf a finales de 1989 con León el Africano. Desde entonces he leído doce libros suyos entre novela y ensayo. Me resulta fascinante. Este, por supuesto, lo tengo entre mis pendientes. No me seduce mucho el que sea una distopía, pero después de leer otra del autor, El primer siglo después de Beatrice, y haberla disfrutado muchísimo, la cosa cambia totalmente. Cualquier cosa suya es de lo más recomendable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que me dices? ¿la de El primer siglo... es otra distopia del autor?? no la conocía y ya te digo que la voy a leer. ¡Gracias por dármela a conocer!! ¡Madre mía!! Doce libros de Maalouf leídos, ya te tiene que gustar mucho, pero no me extraña para nada. Este va al petate de mis autores preferidos. Tengo en mente j+haber leído hace muchísimo la de León el..., pero si te soy sincera no recuero nada, de si me gustó o si no me gustó
      Espero que esta también la leas y espero también con interés tu opinión sobre ella
      Un beso

      Eliminar
  7. Le tengo ganas a Amin Maalouf desde hace tiempo, aunque se me han cruzado otros autores en mis lecturas, pero tras leer tu crítica, en cuanto vuelva a la francofonía (vamos, Bruselas, es una forma de hablar) buscaré el libro, que tiene un aspecto muy prometedor. Por el momento estoy al sol de Andalucía, comiendo pescaditos y no haciendo nada, absolutamente nada.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sorokin!
      ¡que bien que andes por tierras andaluzas y que estés descansando a tope! te pasa como a mi que le tienes ganas al autor, así que en cuanto vuelvas a la francofonía harás bien en conseguir el libro, en el idioma que sea
      Besazos y a seguir disfrutando

      Eliminar
  8. Al igual que Rosa Berros de Amin Maalouf he leído "León, el Africano" y su manera de narrar me encantó. Sin embargo no he vuelto a él. Pasan estas cosas, tú ya lo sabes, ¿no?
    Las distopías, como comenta Miguel, sirven para reflexionar sobre nuestro hoy y en ese sentido me agrada leer alguna de vez en cuando aunque estoy algo escaldado de algunas que todo lo resuelven en luchas intergalácticas y cosas así. Veo que esta al igual que la otra que señala Rosa va por otros derroteros y eso me atrae. Así que, querida amiga, tomo nota del título y es fácil que le eche la vista, la zarpa y todo yo encima durante este verano.
    Un beso y protégete del calor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bien Juan Carlos! me encanta que el libro te resulte atractivo para echarle la vista, la zarpa y lo que quieras echarle, jeje. Puede ser una genial lectura para el veranito y más si dices que las distopias te gustan de vez en cuando (a mi me gustan siempre). A ver si te animas y nos sorprendes con una de tus completísimas reseñas
      Un beso fuerte para ti también

      Eliminar
  9. Hola Marian!! Me has picado mucho la curiosidad por esta novela, no la conocía y podría estar muy bien. Me la llevo bien anotada a mi lista de pendientes. ¡Genial reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ana!
      gracias a ti por pasarte por aquí y comentar
      Me gusta picar la curiosidad en los demás si un libro me gustó mucho y es el caso
      Besos

      Eliminar
  10. Jo, pues si que estoy desfasado; yo me quedé en el Amin Maalouf de la novela histórica (León el africano, el que está por mi librería), y no sabía de esta corriente distópica.

    Tal cual dices, Maalouf es un sibarita de la prosa y el estilo.

    Comparto plenamente tus impresiones, Marian, pienso que no exageras ni un ápice en esa sensación colectiva de acercarnos hacia el precipicio, parece que estamos empeñados en nuestra autodestrucción… ¿y así se nos puede llamar la especie superior e inteligente? Ja, me río yo.
    Interesantísimo todo lo que tan acertadamente nos cuentas de esta distopía.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Paco!
      Yo también creo recordar haber leído la histórica suya y si no llega a ser por Norah,que me presentó esta obra en bandeja, no descubro esta distopia que he disfrutado bastante (la novela histórica hace tiempo que no me atraer demasiado)
      Cierto que a veces da la sensación de que nos empeñamos en la caída, de que no queremos evitarla o se piensa que la eviten los que vengan detrás
      ¡Un beso!

      Eliminar
  11. ¡Hola, Marian!

    No conocía esta novela, pero me gustan mucho las distopías (ahora mismo he encontrado un hueco y estoy con la cuarta temporada de El cuento de la criada), ya que imaginan un futuro que, en teoría, no tiene nada que ver con nuestra realidad, pero cada vez las distopías que encontramos en los libros se acercan más a nuestro día a día. Es imposible no sentirse identificada con algunos puntos que éstas exponen. Es fascinante al igual que aterrador.

    ¡Muy buena reseña!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura!
      yo tengo pendiente la cuarta temporada del Cuento de la criada, tengo muchas ganas de ponerme con ella, me fascina la serie.
      Es cierto que es tan fascinante como aterrador comprobar con algunas distrofias que la realidad se puede asemejar bastante a la ficción, es tremendo
      ¡Un beso!

      Eliminar
  12. Hola Marian, cuantísimas veces me han recomendado a este autor. Fíjate que, si no fuera por las reseñas que voy leyendo, no me hubiera fijado en él. La verdad es que la lectura resulta muy tentadora. Le echaré un ojo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!
      a mi también me lo habían recomendado muchas veces, amigas lectoras y muchos usuarios de la biblio con los que comparto gustos por la lectura, y el hecho de ser una distopia y el empuje de Norah me ha llevado al final hasta ella. No te lo pierdas, merece mucho la pena
      Besos

      Eliminar
  13. ¡Hola, Marian!
    Desde hace tiempo quiero leer a Amin Maalouf y aún no me he acercado a él.
    Creo que ya es hora de hacerlo, a ver si le hago espacio en mi lista de pendientes.
    Sin duda "Nuestros inesperados hermanos” luce ser una distopía interesante y definitivamente una lectura casi obligatoria.
    Excelente sugerencia, gracias por la recomendación.
    Un besote y feliz semana ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      te pasa como a mi, que llevaba mucho tiempo con el autor en la cabeza y no me decidía, pero mira, igual que a mi me dio su empuje Norah, me encantaría ser yo la que te empuje a Maalouf. Además, conociéndote un poco, creo que esta la disfrutarías mucho
      No puedo hacer otra cosa que animarte
      ¡¡Besos mil!!!

      Eliminar
  14. Había leído buenísimas críticas de este autor y ahora tengo ganas de engancharlo por banda. Me anoto este libro. Gracias y mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Natalia!
      Sí es un autor bastante leído y conocido y no me extraña. Haces bien en anotarlo porque creo que te podría gustar
      Mil besos para ti también!!

      Eliminar
  15. Me gusta tu opinion personal sabes reseñar que es algo difícil

    ResponderEliminar
  16. Hola.
    No he escuchado nada de este autor y el libro ni lo conocía pero me gusta lo que cuentas aunque no suelo leer este tipo de libros.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola!
    Pues no la conocía pero parece una lectura interesante. La verdad es que me gustan mucho las novelas que nos invitan a reflexionar porque muestran situaciones que pese a no ser reales pueden llegar a serlo en un futuro no muy lejano. Me gusta lo que nos cuentas de los personajes y sobre todo que se inspire en la sociedad griega clásica, que me parece de lo más interesante.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Seveth!
      Me encanta saber que te haya parecido interesante la novela, como bien dices es de las que te incita reflexionar, yo también tengo predilección por este tipo de libros. Y lo de que la inspiración el el mundo clásico griego tiene su punto
      Encantada de tenerte por aquí

      ¡Un besito!!

      Eliminar
  18. ¡Hola, Marian! Esta distopia trae una trama muy interesante y es que, no se puede evitar pensar que esto podría ocurrir y en mi opinión, no me queda la menor duda, que el hombre será el causante del fin de la humanidad. Gracias por tan buena recomendación, me lo llevo apuntadisimo. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marita!!
      pues sí, es una pena pero al paso que vamos... La novela es muy interesante, así que si al final lo lees ya me contarás
      Un besito!!

      Eliminar