Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


9 de enero de 2021

“FIN DE TEMPORADA” de Ignacio Martínez de Pisón


"Y ésa fue la sonrisa con la que ella siempre lo recordaría.

De hecho, durante el resto de su vida la imagen de Juan se le seguiría apareciendo tal como lo vio en ese instante, con ese aire de felicidad y ese amor sin límites, con esa juventud eterna, inalterable, los ojos medio cerrados por el sol y las largas pestañas casi rubias, los dientes muy blancos y los hoyuelos muy marcados, unas briznas de hierba enredadas en el pelo castaño y una sombra de tierra adherida a las sienes”

Una carretera junto a la frontera de Portugal, junio de 1977. Juan y Rosa, apenas adolescentes, tienen cita en una clínica abortista clandestina, pero un accidente les impedirá llegar a su destino. Casi veinte años después, Rosa y su hijo Iván comienzan el que será el proyecto de su vida, la recuperación de un camping en la Costa Dorada, en el otro extremo de la península. Desde que Iván nació han vivido en diferentes lugares, siempre de forma provisional, siempre solos, huyendo de un pasado que no tardará en alcanzarlos.

Escritor y guionista español nacido en Zaragoza en 1960, Ignacio Martínez de Pisón se licenció en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza y en Filología Italiana por la Universidad de Barcelona. Además de cultivar el relato y la novela, ha escrito guiones cinematográficos, y varias de sus obras de narrativa han sido adaptadas al cine. También ha hecho adaptaciones al teatro de sus obras (“El filo de unos ojos”).

Una de sus novelas más populares, “Enterrar a los muertos”, recrea un hecho real acaecido en la Guerra Civil, narrando las pesquisas del escritor estadounidense John Dos Passos tras la muerte a cargo de la inteligencia soviética de su traductor y amigo José Robles Pazos. Otra de sus obras, “Carreteras secundarias”, ha sido adaptada al cine tanto en España, por Emilio Martínez Lázaro, como en Francia, por Manuel Poirier. Martínez de Pisón firmó el guion de la película “Las trece rosas”, también dirigida por Martínez Lázaro y fue nominado al premio Goya al Mejor Guión Original por este trabajo. En 2015 le fue otorgado el Premio Nacional de Narrativa gracias a su novela “La buena reputación”.

Mi propio resumen-síntesis sin spoiler

Un prólogo fechado en 1977 nos cuenta que Rosa y Juan son una pareja extremeña que van a ser padres, pero ella es demasiado joven (diecisiete años) y él aún no ha terminado la carrera. Es por ello que deciden no seguir adelante y emprenden un viaje en coche a Portugal para que ella aborte clandestinamente. Pero si ya de por sí todo parecía una mala jugada del destino, las cosas aún podían salir mucho peor: de camino a la clínica, tienen un aparatoso accidente, Juan muere, Rosa sale malherida, pero el bebé no sufre daño alguno. En el hospital, con mucho tiempo para pensar, ella decide dar un paso importante, y en contra de todo pronóstico tener a su hijo sola, huyendo de su casa, de su familia, de sus amigos y de su pasado. 

Veinte años después, sabremos que Rosa e Iván, tras andar toda una vida deambulando de ciudad en ciudad, Bilbao, Logroño, Gijón, Torrelavega o Jaca, parece que por fin han encontrado su lugar, su espacio. Asentados en Tarragona, regentan un pequeño camping de la Costa Dorada cercano a la central nuclear de Ascó (también Vandellós I y I I quedaban cerca) con la inestimable ayuda de una antigua clienta, Mabel (hoy íntima amiga) que acaba asociándose con Rosa para ayudarla a reflotar el negocio. Al fin y al cabo, ambas no son más que dos corazones heridos unidos por el destino, que fían su propia salvación a la salvación del negocio que las une. 
Rosa y Mabel tenían al menos una cosa en común: habían podido elegir su vida después de que la vida siempre eligiera por ellas. Y no es que esa vida que habían elegido fuera gran cosa, pero era suya. Era su vida. Arrastradas hasta allí por distintos aluviones, era inevitable que sintonizaran, porque compartían el mismo sedimento de fracasos e infortunios.


Podría decirse que los tres, y Chileno y Palma, los gatos oficiales del camping, forman una auténtica familia, son felices, hacen un buen equipo y no les va nada mal.

A Iván le encantaba la soledad del otoño en el camping, sin nada que hacer, dejando que el tiempo pasara mientras el viento agitaba las ramas con suavidad. Durante los seis meses de la temporada baja, en los que no tenían jardinero, todo quedaba un poco a la buena de Dios. La naturaleza se apresuraba entonces a recuperar su estado salvaje. En la zona de acampada, vacía ahora, las altas hierbas formaban un lecho que invitaba a tumbarse y mirar las nubes. Para Iván aquello era el paraíso. Un paraíso suyo, aislado de todo, particular, por el que paseaba como un terrateniente por sus posesiones.


Hasta entonces, madre e hijo han estado muy unidos, siempre pegaditos los dos, con una relación que podría parecer incluso enfermiza, hasta que todo empieza a torcerse cuando Iván decide independizarse y comprueba que puede tener una vida al margen de su madre, junto a su novia francesa Céline, pero, sobre todo cuando descubre a través de su hasta entonces desconocido primo Alberto, varios secretos que Rosa le ha estado ocultando. Iván empieza a saber, a descubrir su pasado, aunque quizás hubiera sido mejor dejar las cosas como estaban, porque ya se sabe que, “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Porque había como un maleficio que no podía cumplirse mientras yo lo ignorara… ¡Empezó a cumplirse en el momento en el que supe! Ésa es la cuestión: no eres el mismo si sabes unas cosas que si no las sabes. Saber nos hace diferentes, nos convierte en otras personas. ¡Cómo me gustaría a mí no saber algunas cosas que ahora sé y seguir siendo el mismo!


Ese vínculo profundo entre ambos aparentemente indisoluble, empieza a resquebrajarse, a hacer aguas por todas partes y como suele suceder en la mayoría de las polémicas familiares, al final todos, los que rodean a los implicados, salen mal parados, sean o no culpables de algo y sufren las consecuencias del conflicto. 

Cuando supe la verdad, fue como descubrirme suspendido en el vacío, igual que el Coyote, el de Correcaminos. Y de golpe todo se derrumbó. Se vinieron abajo mis dos vidas, la real y la imaginada, y me quedé sin nada. Peor aún: me quedé sólo con la sensación de pérdida. La pérdida de lo que había sido mío y la pérdida de lo que jamás habría podido llegar a serlo.


Hasta aquí puedo contar. . . no os digo más, no puedo decir más. Tendréis que leerlo vosotr@s para descubrir qué pasa con la relación entre Rosa, Mabel e Iván, por donde van los derroteros de esa pequeña familia y si conseguirán mantenerse unidos a pesar de todo.

A Martínez de Pisón le tenía ganas, había oído hablar muy bien de sus novelas y por eso me animé con esta cuando leí varias reseñas muy positivas por la blogosfera. Pero me ocurrió que lo empecé y lo dejé, aunque tan solo leí el prólogo, ese prólogo donde se narra el accidente de coche y la muerte del padre de Iván. Y aún no tengo clara la razón de mi abandono, ya que ni siquiera empecé el primer capítulo, pero unas dos semanas más tarde, la reseña de Rosa en su blog me devolvió las ganas, me dejó con muchas ganas de darle una segunda-primera oportunidad y me alegra, porque es una novela que he disfrutado mucho.

La historia transcurre principalmente en la Costa Dorada, en el citado camping muy cercano a la Central Nuclear de Ascó, aunque también hay capítulos ambientados en Plasencia (donde Juan y Rosa vivían antes de tener el accidente) y en Toulouse, la ciudad de Céline, la novia de Iván.

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

Sí, me ha encantado. Lo mejor para mí han sido los personajes, los tres principales, Rosa, Mabel, e Iván, cada uno con lo suyo, con sus mochilas a cuestas, sus cosas buenas y sus cosas malas. Personalidades psicológicamente complejas, sobre todo en el caso de Rosa, a la que me costó entender y con la que no conseguí empatizar en ningún momento (en mi caso, el hecho de no empatizar con un personaje, no lo hace menos atractivo, al contrario, los hace grandes mis ojos, indestructibles). Nunca me cayó bien del todo, nunca me gustó el excesivo apego que tenía con su hijo y sus ansias tóxicas de quererlo solo para ella. Y nunca me gustó como trataba a los demás, a los que la querían y solo buscaban su felicidad. En cambio, sí empaticé con Mabel, me gustó Mabel, por su cariño incondicional a Rosa y a Iván, y esa amistad entre las dos mujeres que se complementaban de un modo que podría parecer inadecuado.

En pocos meses se tejió entre ellas una tupida red de complicidades que las volvió inseparables. Parecían, sin serlo, una pareja de lesbianas a punto de entrar en la mediana edad, y todo el mundo pensaba que se habían criado juntas. ¿Qué eran? ¿Más socias que amigas o más amigas que socias? Socias, amigas, vecinas...: lo eran todo la una para la otra.


“Fin de temporada” toca varios temas importantes: el valor de la amistad, el aborto, el rencor, la culpa, el perdón, la fidelidad, la traición, la pérdida, la fuerza de la sangre y los vínculos familiares, y el peso del pasado, que tarde o temprano siempre regresa para cobrarse lo que no se afrontó en su día. Pero lo verdaderamente importante, lo que subyace abarcándolo todo, es la estrecha e insana relación materno-filial entre Rosa e Iván, la exagerada sobreprotección de una madre que no puede soportar estar alejada de su hijo, ese apego excesivo que no le permite afrontar que eche a volar solo, o acompañado de otras personas que no sean ella, ideando cien mil argucias para llamar su atención y conseguir que regrese al nido a costa de cualquier cosa. Y el miedo, más bien el pánico a la soledad.

También me ha gustado la  narrativa de Ignacio Martínez de Pisón, su prosa serena, pero profunda y su capacidad para describir la cotidianidad del día a día y haciéndola parecer especial e interesante. Los diálogos también me han parecido magníficos, cargados de sinceridad, de profundidad, puros reflejos de vida. Y el final. . ., no es que sea bestial, pero impacta, te desarma, a mi me ha desarmado, te deja pensando. Tengo claro que repetiré con el autor.

Había algo salvaje en aquella escena, algo bestial, no humano, como si de verdad el chico, por supuesto mucho más fuerte que su madre, fuera capaz de abalanzarse sobre ella para estrangularla o romperle algún hueso.


Resumiendo: “Fin de temporada” me ha parecido una intensa y dolorosa historia de amor-desamor entre una madre soltera y un hijo único, una maravillosa novela de personajes, emociones y sentimientos, que nos presenta las relaciones familiares como fuente de conflicto, que te obliga a plantearte hasta que punto puede ser aconsejable-desaconsejable huir del pasado, y te hace reflexionar sobre la complejidad de las relaciones entre padres e hijos, sobre el tremendo poder de la manipulación.

 

Se había dado cuenta de que el odio era la argamasa que daba consistencia a sus vidas.

Os la recomiendo, no os la podéis perder. Mi nota esta vez como no podía ser de otra manera, la máxima:

41 comentarios:

  1. Me dejas con muchas ganas de leer esta novela, como también lo hizo Rosa con su reseña. Ya conozco la narrativa de Martínez Pisón, porque leí hace varios años La buena reputación, así que seguro que esta no me defraudará.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lorena! Pues fíjate que igual me animo a leer La buena reputación más adelante, si repites con el autor es porque te gustó.
      Besos

      Eliminar
  2. Pues este es con mucho el peor de los que me he leido de martinez de Pisón.
    Carreteras secundarias, derecho natural, el día de mañana son mil veces mejores y te los recomiendo.
    Feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues si este es el peor, no puedo imaginar como serán los otros.Así que me apunto tus recomendaciones. ¡Muchas gracias!!
      ¡Feliz año para ti también!!

      Eliminar
    2. De acuerdo con Lo q Leo. Aunque yo no diría que "Fin de temporada" es peor pues podría llevar a confusión y a hacer pensar que es malo. Yo diría que es menos buena. Y a esas favoritas yo añado "Enterrar a los muertos".

      Eliminar
    3. Pues ¡muchas gracias a las dos!! Puede que no tarde en ponerme con alguno de ellos. Me parece genial tu puntualización, Rosa, porque en todo caso, menos bueno y eso que a mi me ha parecido muy bueno

      Eliminar
  3. ¡Cuánto me alegro de haberte animado a leer la novela y de que te haya gustado! Ay, ese final que sin ser bestial, desarma, te deja estremecida ante lo que imaginas en el futuro...
    No me pierdo ni una novela de Martínez de Pisón, aunque aún me quedan algunas de las muy antiguas. "Enterrar a los muertos" de la que hablas en la referencia al autor, es lo primero que leí y sigue siendo de lo mejor, así como "El día de mañana". Te las recomiendo.
    Ah, y muchas gracias por la mención a mí y a mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rosa! ¡Gracias a ti por tus recomendaciones!! Últimamente es que das en el clavo siempre, me estás descubriendo nuevos autores y novelas que me hacen disfrutar. Creo que compartimos bastante ciertos gustos literarios (otros no, claro, no podemos coincidir en todo)
      Un beso para ti

      Eliminar
  4. Me viene a la mente, leyendo tu reseña, la novela que estoy leyendo ahora mismo porque abarcar casi los mismos temas: la maternidad, la familia, el desamor... Anotada me queda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Natalia! Pues me dejas con curiosidad de saber cuál es esa novela, pero bueno, ya me enteraré cuando lea tu reseña.
      Un beso!!

      Eliminar
  5. Hola Marian.
    Con este libro no lo tenía nada claro. Sí que me llama la atención porque las historias centradas en sentimientos me gustan mucho cuando tienen buenos personajes independientemente de que nos caigan bien o fatal. El caso es que unas reseñas me animan a la lectura y otras no, no sé, creo que es el tema del amor tóxico madre hijo, que me satura un poco, no he superado Psicosis, creo. El tema es ese, que no me apetece mucho entrar en eso ahora pero es cierto que me llama la atención porque además el autor escribe muy bien.
    Pero he tenido una de cal y otra de arena, te recomiendo muchísimo El tiempo de las mujeres, me gustó muchísimo en su día aunque fue antes de tener el blog, y recuerdo que luego busqué más obras del autor. Más recientemente he leído La buena reputación que no me gustó nada, y me dio rabia, porque me pareció que la idea era muy guay pero que la desperdició. Esa la tengo reseñada.
    Por eso te comentaba que tenía dudas con esta novela. Creo que ahora mismo igual me pasaba como a ti la primera vez. Necesito otras lecturas. Me la guardo para otro momento.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Norah!!! Me extrañaba que no te llamara la atención y entiendo que en este momento igual prefieras dejarla para más adelante, son momentos...
      ¡Gracias por recomendarme El tiempo de las mujeres!! (tengo claro que no leeré La buena reputación, no me la ha recomendado nadie y si encima a ti no te convenció...). Me encantan las recomendaciones que me estáis dejando por aquí.
      Pero Norah, te diré que ya te tengo un poco calada en cuanto a gustos lectores se refiere, ya lo sabes, que nos conocemos un poquito y que estoy bastante segura (aunque vete a saber, si igual me equivoco) de que "Fin de temporada" la ibas a disfrutar, que te iba a gustar, no importa si la dejas para después, pero de verdad, no te olvides de ella
      Besines!!

      Eliminar
  6. Lo tengo apuntadísimo para cuando vaya a la biblioteca.
    Un besote y gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rocío! Genial que la hayas apuntado y me encantará conocer tu opinión sobre ella, creo que te gustará
      Un besote!!

      Eliminar
  7. Me la apunto. Y la lista de pendientes sigue creciendo...

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. El tema me parece inquietante y, como dice Norah Bennett, me recuerda Psicosis. No sé, si se desbloquea mi calle y puedo ir a la Casa del Libro (estoy en Madrid bloqueado por la nieve), buscaré algo de Martínez de Pisón.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sorokin!
      Las difíciles relaciones entre padres e hijos son complicadas, pero no, no tiene nada que ver con Psicosis, no hay ni terror ni thriller psicológico, es una tema inquietante pero por motivos emocionales.
      Ya te vi que estabas por aquí, bloqueado como todos los madrileños. Por arriba me han hecho unas cuantas recomendaciones interesantes sobre novelas de este autor, por si no encontraras Fin de temporada
      Espero que puedas regresar pronto a tu hogar
      Besotes

      Eliminar
  9. No he leído aún nada del autor y mira que lleva tiempo entre mis pendientes. Me tientas mucho con esta novela. A ver si me animo de una vez.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues te pasaba como a mi, que no me decidía con el autor. Anímate
      Besotes!!

      Eliminar
  10. Hola Marian!
    Últimamente leo tan poco (aunque me estoy aficionando a los audiolibros)que todo lo que veo reseñado me apetece leerlo, tengo que pensarlo dos veces para no apuntar como una loca.
    No es el caso, esta me gusta sin pensarlo tanto 😁🥰💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Yoli!!! Pues mira, los audiolibros no son mala idea, cada vez se encuentra más variedad por ahí para elegir.
      Creo, bueno, estoy convencida de que Fin de temporada te gustaría
      ¡Un beso, preciosa!!!!

      Eliminar
  11. Hola, Marian. Me compré esta novela en Navidad y la quiero leer pronto ya que comencé su lectura por la aplicación de ebiblio pero dejo de funcionar y perdí el préstamo. Me ha encantado encontrar tu reseña.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen! ¡qué bien que tengas en mente leerlo!! Me encantará saber tu opinión. Los préstamos en biblio son geniales, pero es verdad que como todo lo electrónico, se puede caer, pero bueno, te dejó con las ganas
      Besos para ti también

      Eliminar
  12. Leo poco y nada Leo blogs
    me gusta el tuyo
    Me gusta como reseñas
    abrazos desde Miami

    ResponderEliminar
  13. Tras la lectura de tu interesante reseña y teniendo en cuenta que algo he leído de este autor, aunque esta novela la desconocía por completo, ya tengo muy claro que me ha atrapado este argumento donde la cotidianidad de la vida alcanza cotas de sabio aprendizaje para comprender mejor la naturaleza humana.
    Me alegro de que no desestimases la novela cuando empezaste el primer capítulo y lo abandonaste, pero que luego al leer la reseña de nuestra compañera Rosa, volviste a retomar y ahora ya es un hecho palpable que mereció la pena esta lectura. De manera que muchas gracias por tu recomendación.

    Un beso muy fuerte, Marian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Estrella!
      Me alegra haber suscitado tu interés en esta lectura, de un autor que ya conoces. Yo también me alegro de no haber abandonado al segunda vez, la lectura mereció mucho la pena. Espero que la leas y me cuneta que te pareció
      Un beso muy fuerte para ti también!!!

      Eliminar
  14. Verdaderamente es tentadora la novela, que intriga saber qué ha ocurrido con esa madre y su hijo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, una relación complicada, porque cuando está construida sobre secretos y a fuerza de manipulación..., no puede ir bien. Te la recomiendo, te gustaría
      Un abrazo

      Eliminar
  15. ¡Hola!
    Me alegra que lo hayas disfrutado. No lo conocía y la verdad es que me llama la atención, toca temas de los que me gusta leer.
    Gracias por la reseña. Un beso☕💗

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. ¡Hola Natalia!
      Me alegra que te haya llamado la atención. Son temas interesantes, llevados por un autor que escribe y transmite muy bien
      ¡Gracias a ti por pasarte por aquí!!
      Un beso

      Eliminar
  16. No lo conocía, pero me gustó lo que contaste. No me importaría leerlo si se cruza en mi camino. Respecto a lo de abandonar un libro y luego darle una segunda oportunidad, me ocurrió hace años con Los pilares de la Tierra, y hoy por hoy es uno de mis libros favoritos.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco es la primera vez que me pasa, me ocurrió también con "Cien años de soledad" de García Márquez, lo abandoné un día me parecía aburridísimo y al cabo de unos años lo terminé y hoy por hoy me parece una lectura fantástica. Curioso ¿verdad?
      ¡Gracias por pasarte!!
      Un beso

      Eliminar
  17. ¡Hola!
    No conocía esta novela, pero sí que hace años leí otro libro del autor, que me gustó mucho, aunque era de no-ficción.
    Pero vamos, que, por lo que has dicho, tiene pinta de que me va a gustar, así que me lo apunto.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Seguro que te gusta, ya me contarás
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  18. ¡Hola, Marian!
    Ya llevaba apuntada esta novela en mis pendientes, y después de leerte, pues con más razón quiero leer el libro. No conozco la pluma de Ignacio Martínez de Pisón, todo lo que nos cuentas acerca de “Fin de temporada” llama muchísimo mi atención, la historia, los personajes, los valores que transmite... sin duda es un libro que me va a encantar.
    Gracias por la reseña, me alegra que lo hayas disfrutado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encantará Mariana, seguro, ya lo verás. Yo, de hecho repito ahora con el autor, creo que ha sido un gran descubrimiento y me alegra descubrirlo a otros lectores
      Un beso!!

      Eliminar
  19. Hola Marian. Estuve a punto de leerlo cuando el autor lo publicó pero se me fue quedando atrás. Me gusta mucho lo que cuentas. Creo que es una historia intimista con la que puedo disfrutar. A ver si puedo hacerle hueco y me pongo por fin a ello. Gracias por la reseña. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marisa!!
      La verdad es quedando se publicó se oía hablar mucho por ahí en los blogs, después ya menos, pero merece la pena la novela. Seguro que la disfrutas. ¡Gracias a ti por pasarte!!!
      Besos

      Eliminar
  20. Hola Marian! Pues menuda historia parece contar este libro, me dejas con ganas de acercarme a ella personalmente. Me gusta lo que cuentas, suena potente y creo que podría disfrutarla yo también. Anotada queda, aunque no sé si este año podré ponerme con ella... Me agobia la pila de pendientes que me mira desde el estante jeje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Si que es una historia potente, yo también creo que podrías disfrutarlo. Yo la verdad es que no me agobio por los pendientes de leer, ya que voy leyendo según me va apeteciendo y según el momento, a veces incluso cuelo alguno de esos que me apetecen muchísimo y me quedo tan ancha, jeje
      Otro abrazo para ti!!

      Eliminar