Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


19 de marzo de 2023

“LO QUE ARRASTRA LA LLUVIA” de Men Marías


   PÁRRAFO  ELEGIDO
"La lluvia, que lo convierte todo en lluvia, acaricia sus mejillas como los dedos de un cadáver. Lleva la capacidad auditiva a tal extremo que la confunde con la intuición. Solo mira al frente, con la vista fija en una protuberancia de la corteza de un árbol. Teme mover los ojos y descubrir un cuerpo muerto a su lado, aparecido de la nada, expulsado de otro mundo. Un cuerpo inerte en el que se reconozca a sí misma. Su propio cadáver que, de repente, abra los ojos y la mire. Impasible. Con la serenidad de la muerte y los ojos de un loco a punto de matar.

Ha comido. Ha robado dos veces más. Se siente inteligente. Tiene un plan, un proyecto con el que dejar de sentirse repugnante y pútrida por no tener nada de lo que cualquiera tiene."

Men Marías (Granada, 1989), es el seudónimo con el que esta autora firma sus libros. Carmen Salinas es su verdadero nombre, ¿podéis creeros que había oído hablar de ella, pero que imaginaba por el nombre que era un hombre y no una mujer?. Licenciada en Derecho, trabaja en la actualidad como tutora de técnica literaria, novela negra y poesía en su ciudad natal. Ha colaborado como columnista en el periódico Granada Digital y ha escrito numerosos cuentos, muchos de los cuales han resultado premiados o finalistas de certámenes literarios tanto españoles como internacionales. En cuanto a novelas se refiere, debutó con “Pukata, pescados y mariscos”, que fue galardonada con el Premio de Novela Carmen Martín Gaite en 2017 y además ha publicado “La última paloma” (2021) y “Lo que arrastra la lluvia” (2023), ambas dentro del género negro.

La trama a grandes rasgos sin spoiler

La novela está ambientada en una muy lluviosa Granada, año 2008 y tiene tres partes: la mendiga, la intrusa y la diosa. En uno de los primeros párrafos del principio ya se nos hace saber que Marina, exprofesora de latín, lleva varios días durmiendo en el parque, porque ahora no tiene nada, ni siquiera una casa, su casa. El Banco se la ha quedado por no poder pagar la hipoteca y ahora vive con lo puesto, en la calle, sin un euro en el bolsillo. Parece mentira que tan solo haya transcurrido un mes desde que llenó el carro de la compra por valor de cien euros. 
Nubes de pelaje canoso techan el cielo de Granada para el día de Difuntos. El frío de la mañana acosa la quebradiza piel que envuelve el rostro de Marina. Lo muestra deteriorado. Roto. Parece que han pasado por él los excesos de cien personas. Cada paso que da por la avenida de la Constitución, enlosado en piedra gris y hojas amarillas, se le apetece como una bofetada en la cara. Y un aguijonazo en los pies. Quiere separar los dedos. No puede. Como adheridos por grapas. Dos bloques de hielo que se descongelan muy lentamente después de dormir por tercera noche consecutiva en un parque. Después de volver a orinar bajo un tobogán y limpiarse con el remate del abrigo.

Poco a poco la autora nos va contando detalles para ir conociendo mas a Marina, y poder entender qué fue lo que la llevó a la situación actual. Sabremos que su marido Andrés y su hija Elvira, se largaron un buen día dejándola sola y que murieron hace ya año y medio en un accidente de coche, después de andar un tiempo paseándose por los periódicos y los platós de televisión, contando no sabemos qué cosa que destrozó a la familia. 
Nos vamos, Marina, dijeron la borracha de su hija y el putero de su marido al abandonarla; no podemos seguir aquí contigo. Andrés tomó a su hija de la mano. Qué tierno, qué familiar, qué asco. Y ahora están muertos. Porque las borrachas y los puteros suelen terminar muertos, y si esa es la voluntad de la vida, Marina no es quién para contradecirla.

Y sabremos también, que ella fue la principal sospechosa de la muerte de ambos, porque se demostró que alguien manipuló los frenos del coche. Pero fue absuelta en el juicio, porque tenía una buenísima coartada. Después, los periodistas empezaron a perseguirla, a atosigarla, siempre, por todas partes y al poco tiempo, la echaron de su trabajo, de la escuela donde llevaba dando clases los diez últimos años, lo que la terminó de rematar. 

Ahora, Leonor Barrios, la cuñada de Marina, la busca con insistencia porque sigue convencida de que ella es la culpable de la muerte de su hermano y su sobrina, y no va a parar hasta verla entre rejas. Leonor se escribe con Lola, la policía que llevó el caso de Andrés y Elvira, que hizo todo lo posible para demostrar la culpabilidad de Marina, pero que no pudo conseguirlo. Lola ha estado fuera de Granada desde entonces y ahora acaba de regresar. Por los emails deducimos que se hicieron buenas amigas hasta que algo grave debió de ocurrir entre ellas para que dejaran de hablarse, de mantener ningún tipo de contacto.
No puedo dejarlo estar, Lola. Me gustaría que lo entendieras. La quiero en la cárcel, estuvimos a punto de conseguirlo, de demostrar que ella fue la responsable del accidente en el que murieron mi hermano y mi sobrina, y no me doy por vencida. Destrozó a mi familia, Lola, tú lo sabes mejor que nadie. La convirtió en el hazmerreír de España de plató en plató de televisión. ¿Sabes cuántas pastillas toma mi madre a diario? ¿Sabes cuánto lleva sin poder salir a la calle por los periodistas? Mató a Andrés y a Elvira, Lola, que Dios los tenga en su gloria, ella los mató, no fue aquel maldito coche. Fue ella.

La suerte de Marina cambia inesperadamente el día que se cruza con Carmen, la mujer que siempre sonríe, una especie de ángel que no conoce su pasado y que pretende sacarla de la miseria, metiéndola incluso en su propia casa.
Ha topado con una persona buena o mala en términos absolutos. Carmen Salvaterria lleva el bien por bandera, pero, a la vez, no deja que abusen de ella ni de los suyos. Está dispuesta a ayudar a todo el que lo necesite y lo hace porque de esa manera es feliz. Y no le importa de quién se trate. Le ha salvado la vida. Literalmente.

Pero Marina duda, no se cree que pueda existir alguien con tanta bondad, que quiera ayudarla sin pedir nada a cambio, sin tener alguna finalidad oculta. Duda de si será una farsante presuntuosa o el ángel al que todos adoran. ¿Será que la buena gente sí existe? ¿Será que se esconde algo oscuro detrás de la personalidad de Carmen?
Ha de tratarse de una inconsciente o de una muy buena persona. Ni siquiera eso, ni siquiera las buenas personas actúan de esa forma. Ha de querer algo de ella, por fuerza. ¿Quién en su sano juicio levanta a otro de la calle y lo lleva a desayunar? Marina no lo hubiera hecho. Nunca. Se asegura a sí misma que nadie procede de esa manera. Todos sentimos pena, claro, pero hasta para las buenas personas la seguridad es un límite. ¿Qué pasaría si la gacela fuera amable con el león?

Y hasta aquí os puedo contar. . .

Los puntos fuertes de la novela

Lo primero que llama mi atención de forma poderosa nada mas empezar a leerla es su prosa, especial, preciosa, me impacta porque no me lo esperaba. No es habitual encontrarte con este tipo de escritura en las novelas negras, me emociona, porque creo que he topado una autora de las buenas, presiento que la novela me va a gustar mucho. Sigo leyendo y el argumento, la trama, me atrapa por completo, no puedo parar de leer. Interesante todo lo que te cuenta, además de como lo cuenta, también fuera de lo normal. Casi me parece mas un thriller psicológico que una novela negra. Mirad como escribe: 

Oye el frío en sus manos. Marina está sentada en un parque. Ha dormido en él por tercera noche consecutiva. Se abraza las piernas, por los gemelos, sin fuerza. Contrae la vejiga. Se orina. Son ya horas los minutos que lleva en esta posición. La nariz exhausta. El sol empujando. Las extremidades teñidas de azul. Casi parece una mujer. Tiene que estirar las piernas para que la sangre circule. Vuelve a preguntarse si está viva. Lo intenta otra vez. No puede hacerlo. Está confinada en un irracional y pueril miedo a la muerte si se libera. —Levántate... —se grita entre susurros. Es inútil. Se tutea con el mismo pánico, de tacto vidrioso, que motiva a un niño a no sacar un pie de la cama por el monstruo.

El tema principal que plantea esta novela, lo que se pone sobre la mesa es el tema de los desahucios, el cómo lo viven y cómo se sienten los desahuciados. La posibilidad de un día tenerlo todo, un marido, una hija, un buen trabajo, un hogar, para casi de la noche a la mañana perderlo todo, pasar a no tener nada, ni marido, ni hija, ni casa, ni trabajo, ni dinero. Porque esas cosas pasan en la vida real, lo sabemos, lo hemos escuchado, ¿le puede pasar a cualquiera? Muy triste. . .
Marina implora misericordia al cielo con los ojos clavados en el infierno. Ya no tiembla. Las convulsiones que mantenían caliente su cuerpo han cesado a eso de las cuatro de la mañana, hora en la que al fin aceptó su condición de indigente. De mendiga. Marina Pastrana, de profesión maestra y de edad cuarenta y un años, madre de una hija muerta, esposa de un marido muerto, Aries, alumna de un taller de mindfulness y gestión emocional, deudora de un préstamo hipotecario y clienta los martes de la pescadería de El Corte Inglés, ya no es nada de eso: ahora es una indigente, una mendiga. Marina Pastrana ya no pasea por el parque de Fuentenueva en Granada. Desde hace tres días, vive en él.

Pero también se tratan otros temas, porque la autora sabe calar la mente de sus personajes, profundizando en ellos y obligándoles a exteriorizar ciertos sentimientos deleznables, como el odio, el rencor, los celos y la pura envidia hacia los que tienen todo lo que nosotros no tenemos, las ansias de venganza por no poder perdonar a alguien que nos ha infringido mucho daño. 
¿Quién ha dicho que hay que querer a los hijos? Nadie se asusta cuando una relación de amistad caduca. O una relación de pareja. O cuando se devuelve una falda a la tienda. Con los hijos igual, asegura. Si ella parió un monstruo y la vida se libra de los monstruos, porque Marina cree que la vida siempre se abre paso, no es su culpa.

Carmen y Marina llevan el peso de la mayoría de la trama:
Marina no puede ni quiere aceptar su estatus actual, no entiende cómo ha podido pasar de tenerlo todo a no tener nada y siente una envidia feroz hacia Carmen, a pesar de considerarla su salvadora, continua contradicción. Y es que todo lo vivido, ha convertido a Marina en una persona desconfiada y tremendamente retorcida.
Es consciente de que todo el mundo la mira con una mezcla de miedo y grima, como si los rozara un escorpión. Como ella misma siempre ha mirado a los mendigos. Trata de domar la náusea. O al menos de encontrar agua para tragarse el asco.

Carmen Salvatierra coordina la Plataforma contra la Violencia de Género de Granada y está demasiado implicada con su causa. Pero es una mujer fantástica, perfecta, te hace preguntarte ¿hasta dónde estarías dispuesta a llegar para ayudar a alguien que lo necesite? ¿hay personas en el mundo tan buenas? ¿utopía o realidad? Mi opinión personal es que haberlas aylas, de hecho, alguien muy cercano a mí, de mi familia, era así, una buena persona que sentía estar en el mundo solo para ayudar a los mas necesitados, y eso es lo que hizo, siempre. Por eso me ha encantado encontrarme con Carmen, alguien que es pura bondad, aunque sea en la ficción.
Sabe que nada salvo el tiempo consigue achicar las aguas de ciertas inundaciones. Hay que recogerla cacito a cacito. Se tarda.

✔ Curiosas las comparaciones constantes entre los pensamientos y comportamientos de algunos personajes, y los comportamientos y personalidades de los personajes de tres obras literarias muy conocidas: “La Metamorfosis” de Kafka, aludiendo a la pérdida de la condición humana, a la deshumanización del individuo tratado a través de la metáfora de la metamorfosis, “El Extranjero” de Camus, aludiendo a la aceptación del sinsentido de la vida y “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde” de Stevenson, por la eterna dualidad entre bien y el mal en las personas, la posibilidad de que el bien y el mal puedan coexistir en todos nosotros.
Dice mi madre que no hay personas malas, se odian porque es lo que han aprendido a hacer. Y eso es como la lluvia. Cuando hay un diluvio el agua forma riadas que se llevan por delante todo lo que encuentran, el agua tiene mucha fuerza y es capaz de arrastrar árboles, casas, pueblos enteros. El problema no es la lluvia sino lo que arrastra la lluvia.

Peculiar también la forma de relatar de Men Marías, con tres voces que nos cuentan la historia: una en primera persona, otra epistolar (a través de las cartas, o emails que se escriben Leonor y Lola) y otra en tercera persona. Y esos saltos en el tiempo para explicar algunas cosas del pasado, la novela comienza en noviembre de 2008, día de difuntos, con varios capítulos que ocurren en esa fecha, y va alternando con otros ocurridos, cuatro, seis días atrás, una año atrás. . . 
Marina implora misericordia al cielo con los ojos clavados en el infierno. Hay demasiado ruido para que Dios la oiga. Un aroma constante a flores, que se le antojan blancas, como música de fondo, insiste en que no olvide el día de Muertos. La fecha en que Granada es escenario del fallecimiento de Marina Pastrana y del parto de una mendiga más en sus calles.


Resumiendo: 
“Lo que arrastra la lluvia” es una obra ambientada en plena crisis de 2008 y como tal, encierra mucha crítica social. Una representación fiel y un crudo retrato de la vida de una persona sin hogar, de una forma muy real, tan real que da miedo, que te obliga a reflexionar sobre muchas cosas. Una historia bien hilvanada, bien narrada, con un giro final perfecto, que lo deja todo totalmente cerrado.

El ser humano no es un animal social, es un socio que necesita dinero para no ser un animal.

¿Os recomiendo leer esta novela? por supuesto, sin lugar a dudas, porque la autora escribe bonito y distinto. Sé que he descubierto un tesoro, porque además sus tres novelas negras publicadas son independientes, no forman parte de saga alguna, y eso es genial. Por favor, por favor, por favor, Men Marías, o Carmen Salinas, lo que prefieras, sigue así, no cambies eso, distínguete también del resto de autores de novela negra y no hagas como todos, que aprovechan el tirón para hacer sagas y no tener que idear nuevos personajes, nuevas ambientaciones. Prometo seguir leyéndote, si sigues en esa línea. Ya tengo en mente leer pronto "La última paloma"

Mi nota esta vez es la máxima, para variar, dicho sea irónicamente:




16 comments:

  1. Una reseña perfecta Marian. Felicidades. En principio y aunque parezca un tema secundario no me gusta que los autores anden con seudónimos y con historias de ese tipo porque pudieran confundir a ciertos sector del público. Dicho lo cual creo que tanto la época como la narración son indispensables para entender lo que sucedió en esa maldita burbuja inmobiliaria. Y como no, está el factor suerte que lo siento como muy presente por lo que te he leído. Me gusta mucho también la portada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Miguel, la cubierta es magnética. A mi lo de los seudónimos me da bastante igual si el contenido y la prosa me convence y es el caso.
      Refleja muy bien los estragos de la crisis, los que peor lo han llevado y lo llevan
      ¡Muchas gracias por tus palabras!!
      Besos

      Eliminar
  2. "El ser humano no es un animal social, es un socio que necesita dinero para no ser un animal." Una frase perfecta.

    ResponderEliminar
  3. Solo puedo decir... WUAU!
    Si el escrito que hay donde la portada es la sinopsis... eso ya me ha dejado con la boca abierta. Ahí ya se nota una diferencia.
    Una manera de escribir distinto, algo que llama la atención.

    Me ha dado la sensación que es una escritura del tipo que tienes que prestar mucha atención a lo que lees para entenderlo.
    Me lo pienso leer. En cuanto termine con el que estoy.
    Por cierto, mi nombre es cristina, soy nueva por este mundo de los blogs de lectura. Te paso mi blog por si te apetece pasarte:

    https://leyendoconcris.blogspot.com/

    No hay gran cosa todavía, poco a poco. Estoy aprendiendo :)
    Tienes nueva seguidora, me ha gustado mucho tu manera de reseñar.

    Hasta la próxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cristina!
      Bienvenida por aquí...
      No, lo que hay al lado de la portada es un párrafo de la lectura elegido, no la sinopsis oficial
      Me alegra verte por aquí, a ver que te parece la lectura, ya me contarás...
      ¡Hasta la próxima!!

      Eliminar
  4. Bueno, bueno, no sé si Men Marías hará caso de tu petición. Yo sí te voy a hacer caso; de mano tomo nota de autora y títulos. Me has dado mucha envidia y además estoy contigo en eso de que escribir sagas estirando el chicle hasta lo indecible es algo que no me agrada del todo. prefiero las novelas sueltas, las historias diferentes. ¡Ah! y yo también al ver el nombre Men Marías me lo imaginé hombre. Es mujer, pues vale, a mí me da igual (ja, ja...)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Juan Carlos en mi cabeza cuando escuchaba Men Marías se me dibujaba una mujer, por eso de mes y porque me venía a la cabeza Javier Marías, jeje. A mi también me da igual si es hombre o mujer, me importa que lo que escriba me atrape, algo harto difícil de conseguir conmigo.
      Espero que me haga caso, pero sé que al final muy probablemente acabará haciendo como todos, estirando el chicle.
      Creo que esta novela la disfrutarías
      Un beso

      Eliminar
  5. Hola, Marian.
    Pues una cosa te voy a decir, yo sigo a Men en twitter, que por cierto tengo abandonadísimo, pero vaya, que la seguía y no sé por qué también pensaba que era un hombre. En fin, que no he leído nada suyo.
    A mí estas novelas son las que me dan miedo, y no las de terror. Eso de que de repente toda tu vida se vaya a la mierda y te veas en una situación insostenible, completamente sola. Eso y lo de ir a la cárcel por algo que no has hecho son mis terrores. Se ve que a la pobre mujer le pintan bastos, y yo en su lugar y dadas las circunstancias, también desconfiaría de ese ángel caído del cielo.
    Una de las cosas que más me gustan es el final bien cerrado, a cal y canto, creo que eso ya sabías que lo iba a decir.
    Muy fan del mensaje que le dejas a la autora al final, no se puede tener más razón. Es que cuando dan con algo brillante se ponen a ordeñar la vaca hasta que la dejan seca y para los lectores es muy pesado, se hacen interminables y además acaban perdiendo lo guay.
    Me lo apunto.
    Besines
    Por cierto, ese libro que tienes entre ceja y ceja me causa mucha curiosidad, me gustan los dos autores, de las pocas colaboraciones que he hecho con editoriales han sido con libros de Olivier, me parecen muy chulas sus historias laponas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norah!!
      ya veo que no soy la única que pensé que era un hombre y no una mujer. Aunque me da bastante igual, no termino de entender el porqué de usar seudónimos y no el nombre real, sus razones tendrán, pero me cuesta entenderlo.
      Da miedo, sí, le pasa a la gente, tenerlo todo y de repente no tener nada y pasar a vivir en la calle, muy triste.
      Sabía que eso es para ti importante, no te creas, que para mí también lo es, lo de los finales bien cerraditos.
      Mas que un mensaje, es un ruego, porque cuesta tanto encontrar un escritor de buena novela negra que no haga sagas... Esta tiene de bueno que no hay policías ni inspectores (bueno, solo el personaje de Lola, pero no creo que ello diera para una saga). Aunque esperanzas..., tengo pocas de que cumpla mi ruego. Pero por rogar, que no quede, jeje
      Esa novela que tengo entre ceja y ceja, es la última publicación de Rosa Montero y me ha sorprendido ver que la ha escrito a cuatro manos con Olivier (no he leído nada de él y casi no le conozco) y a Rosa no le hacen falta mas manos para escribir buenas novelas.
      En fin, de momento me está gustando. Ya os contaré. . .
      Besos

      Eliminar
  6. Leí hace casi dos años La última paloma que me gustó y ya tenía Lo que arrastra la lluvia en mi lista de pendientes. Me gusta lo que nos cuentas, con esas mujeres que muestran sus puntos de vista con distintas estrategias (me gusta mucho lo de las cartas), con los saltos en el tiempo que también aparecen el La última paloma. Por cierto que esta novela se quedó sin reseñar en mi blog por no tener tiempo material para hacerlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rosa!
      ya decía yo que no me sonaba haberla leído, tu reseña en el blog. Para mi ha sido todo un descubrimiento esta autora y quiero leer pronto La última paloma, no tardaré mucho
      A ver que te parece esta última publicada, ya me contarás...
      Un beso

      Eliminar
  7. ¡Hola, Marian! Me gusta todo lo que nos cuentas sobre esta lectura: una linda prosa, una buena trama, buenos personajes...¡Qué más se puede pedir!... por lo que solo queda disfrutarla de principio a fin. ¿Sabes? Estaba tratando de hacer memoria, si antes había leído algo sobre los desahucios, pero no recuerdo nada, así que este libro me viene bastante bien. Gracias por la reseña y espero tengas una linda semana. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marita!!
      pues te gustará s no has leído nada sobre desahucios y te apetece el tema. Es triste pero muy real y la prosa de esta mujer es oro. Ya me contarás si la disfrutas
      ¡Un besito!!

      Eliminar
  8. Pues, mira, solo por escribir libros autoconclusivos e independientes dedicándose a la novela negra ya le doy a Men Marías un punto sin haber leído nada de ella.
    Me ha llamado la atención nada más comenzar a leer tu opinión personal sobre esta novela la condición de indigente de su protagonista, ese tener que dormir en un parque que hasta hace tres días era tan solo un lugar de paso o de recreo. Es cierto que nadie puede verse libre de que le pase algo así. No es menos cierto que, aunque no fuera así, no está mal poner el foco sobre esas personas que lo pierden todo. El resto de cosas que comentas de esta novela ya me llaman menos la atención. Me parece demasiada mezcla. A veces prefiero que las novelas se centren solo en una cosa o en un tema. No sé, 'raruna' que es una.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cada lector tiene sus preferencias. Yo prefiero que se toquen varios temas si son de los que me interesan a que la novela tenga muchos personajes, eso lo llevo peor, pero también son rarezas mías, jeje. Prefiero pocos personajes en los que se ahonde, que muchos.
      Aunque no es del todo de las tuyas, esta novela igual sí podría gustarte, Lorena
      Besos

      Eliminar