Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


1 de septiembre de 2019

“LAS FLORES PERDIDAS DE ALICE HART” de Holly Ringland


“¿Qué milagro llevaría consigo su fuego? Para empezar, en su casa nunca volvería a oírse el sonido de cosas que se rompían. El olor amargo del miedo ya no impregnaría la atmósfera. Alice cultivaría un huerto de hortalizas y no la castigarían por equivocarse de pala. Aprendería a ir en bicicleta sin necesidad de que su padre, furioso, le tirara del pelo hasta casi arrancárselo porque ella no conseguía mantener el equilibrio.

Las únicas señales que necesitaría interpretar serían las del cielo, y ya no las sombras y las nubes que atravesaban el rostro de su padre y la alertaban de si se trataba del monstruo o del hombre capaz de transformar un eucalipto en un pupitre.”

Alice Hart, una niña australiana de nueve años, se despierta en el hospital tras un incendio que ha arrasado su casa, le ha arrebatado a sus padres y la ha dejado muda. Su único familiar es la abuela paterna, June, que dirige una plantación de flores en la que acoge a mujeres que atraviesan circunstancias complicadas. En el ambiente sosegado y luminoso de la granja, la chica recupera poco a poco la voz y la confianza en sí misma mientras se va haciendo mayor y aprende el lenguaje de las flores autóctonas y los sentimientos que éstas expresan, un tiempo feliz cuya placidez se verá truncada tras una traición y una pérdida irreparables.

Así, a los veintiséis años, Alice decide escapar sin dejar rastro y refugiarse en un rincón del desierto central; sin embargo, en este paisaje tan espectacular que parece de otro mundo, y sin la protección de las flores, se sentirá vulnerable, a merced del amor de un hombre carismático y de un pasado que no deja de acecharla.
Holly Ringland creció descalza y salvaje en el jardín tropical de su madre en la costa este de Australia. A los nueve años, su amor por los paisajes, las culturas y las historias se profundizó durante un viaje de dos años con su familia por Norteamérica, viviendo en una caravana y viajando de un parque nacional a otro. Con apenas veinte, Holly trabajó durante cuatro años como guardabosques en una remota comunidad indígena en el desierto occidental de Australia, en el parque nacional de Uluru-Kata Tjuta.

Tras mudarse a Inglaterra en 2009, obtuvo un máster de Escritura Creativa en la Universidad de Manchester en 2011. Holly Ringland, que siempre ha querido ser escritora, debutó a los treinta y siete años con "Las flores perdidas de Alice Hart". Publicada en 2018, esta novela se ha convertido en un éxito de ventas internacional, los derechos de traducción se han vendido a veintiocho países y se prepara una serie televisiva. En la actualidad, Holly Ringland vive entre Australia y Reino Unido; sus flores nativas australianas crecen en ambos lugares.

¿De qué va la novela?

En la casa de madera del final del camino, Alice Hart, de nueve años, imaginaba sentada a su pupitre, junto a la ventana, diferentes formas de prenderle fuego a su padre.

Así comienza la novela, con ese impactante párrafo que ya te incita a imaginar qué tipo de historia tienes entre las manos. Y después sigues leyendo y te encuentras con cosas similares, como por ejemplo el párrafo que he seleccionado arriba junto a la cubierta del libro, o esta tremenda pregunta que se hace la pequeña Alice con tan solo nueve años:
¿Cómo sería si el fuego consumía a su padre? Los monstruos que lo habitaban quedarían reducidos a cenizas dejando en pie sólo lo mejor de él, recreado y renovado por las llamas, y él se convertiría de una vez por todas en aquel hombre que era a veces: el que le había hecho un pupitre para que pudiese escribir cuentos.

Alice Hart es la principal protagonista alrededor de la cual gira toda la historia. Una niña australiana que se despierta un día en la cama de un hospital, resultando ser la única superviviente de un incendio que ha acabado con su casa, que se ha llevado a sus padres y al hermanito que aún ni siquiera había nacido. Hasta su propia voz se ha llevado.

Adoraba a su madre Agnes, con el cuerpo constantemente lleno cardenales y moratones y los cuentos que ella le contaba, siempre protegiéndola del lado oscuro y violento de su padre, siempre cultivando, cuidando y hablando con sus flores.
Su madre florecía cuando se hallaba rodeada de sus plantas. Sobre todo, cuando hablaba con las flores. Se le humedecían los ojos y mascullaba en una lengua secreta, una palabra aquí, una frase allá, mientras iba cortándolas y metiéndoselas en los bolsillos.

Adoptada por June (su abuela, la única persona en el mundo que le queda cuya existencia ni siquiera conocía) Alice se va a vivir a Thornfield, la finca familiar donde se cultivan y comercializan flores autóctonas australianas. Las empleadas de su abuela, sus Flores como ella las llama, son mujeres que también en algún momento han estado perdidas, extraviadas y que también han sido acogidas por June, ayudándolas a rehacer su vida, ofreciéndoles seguridad y a algunas incluso un nuevo hogar.
Ella sabía mejor que nadie que Thornfield siempre encontraba la forma de sanar las almas heridas que buscaban un hogar.

Twig fue la primera Flor desesperada que llegó a Thornfield cuando el Gobierno le acababa de quitar la custodia de sus hijos. Se quedó a pasar la noche y ya nunca más se fue de allí. Y después, al cabo de un tiempo, ambas encontraron a Candy abandonada cerca del río envuelta en un vestido azul de fiesta y flotando en un moisés entre lirios de vainilla.
<<Las Flores son mi familia>>, solía decir, y abría los brazos abarcando los campos y a las mujeres que estaban sentadas a su mesa.

Como una Flor más, Alice crece sobreprotegida por todas ellas, rodeada de medias verdades y secretos sobre sus padres y sus antepasados que nadie decide desvelarle. Pero llega un momento que ya no aguanta más, recoge sus cosas y se marcha, huyendo en dirección al desierto para intentar allí volver empezar de nuevo, otra vez sola. Aunque la huida a veces no es suficiente para dejar definitivamente atrás los fantasmas del pasado y la historia puede volver a repetirse. . .
Estaba cansada. Cansada de soportar el peso de un pasado demasiado doloroso para recordarlo, cansada de unas flores que decían las cosas que la gente no podía decir, cansada de congojas, aislamiento y fantasmas, de que la malinterpretaran. Sabía que tendría que hablarle a Alice de su familia, pero se resistía a cargar con más reproches por los secretos que crecían entre las flores de Thornfield.

Mi tercer Bookish. Han vuelto a acertar con “Las flores perdidas de Alice Hart”, una historia que no me ha dejado indiferente. Estamos ante una novela coral de mujeres, mujeres unidas a través del espacio y el tiempo por un idioma común, el lenguaje de las flores. Un lenguaje transmitido de generación en generación que utilizan para comunicarse, para transmitir recuerdos, emociones y sentimientos.
A veces hay cosas muy difíciles de decir. Yo sé que tú lo entiendes mejor que la mayoría de la gente. Cuando yo tenía tu edad, empecé a aprender el lenguaje de las flores. Me lo enseñó mi madre, tu bisabuela, y a ella se lo enseñó su madre con las flores que crecen en estas tierras, nuestro hogar. Las flores nos ayudan a decir lo que a veces no podemos decir con palabras.

June, Agnes, Alice, tres mujeres que se juntaron con hombres agresivos, excesivamente celosos, machistas, violentos, que además cargan con un pasado o con un presente que las persigue y secretos inconfesables que las consume. Y las tres son Flores que pierden Flores por el camino, en el trascurso del tiempo, de su existencia, de su vida, pero que tal vez puedan ser recuperables. ¿O tal vez no?
Aquellas flores prensadas y dibujadas se habían convertido en su consuelo y su bálsamo: eran su historia. Hablaban de recuerdos de infancia; de soledad y desconcierto; de la vida que había vivido sin su madre; del resentimiento, el dolor, el miedo y la culpabilidad. Allí estaban sus sueños no cumplidos, su penitencia, su anhelo de dejarse consumir por el amor.

El personaje de Alice me ha gustado, he empatizado con ella durante toda su trayectoria personal, en especial por esa manía suya de buscar consuelo siempre en los libros (como yo hago), en sus perros, en sus flores.
Las descripciones de Agnes la habían hecho imaginar que una biblioteca debía de ser como un silencioso jardín de libros donde las historias crecían igual que las flores.Los libros cayeron en su regazo. Suspiró de placer y los abrazó. Entonces se puso a hojearlos y aspiró su olor ligeramente rancio a papel y a tinta. Historias de nostalgia y sal aletearon alrededor de su cara, saludándola.

Lo contrario que me ha pasado con June, no me ha caído bien y no he conseguido entender porqué hacía algunas cosas. Creo que su continuo afán de sobreprotección hacia su nieta para evitar que la hicieran daño, no era más que puro y duro egoísmo.

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

He disfrutado mucho con esta historia repleta de referencias a las costumbres, creencias  y leyendas ancestrales de los aborígenes australianos, me ha resultado una novela absorbente, emotiva, de esas que te llegan al corazón y en algunos momentos, aunque la autora ha mostrado bastante sensibilidad a la hora de tratar ciertos temas, impactante.

La prosa de Holly Ringland también me ha gustado, pero lo mejor bajo mi punto de vista ha sido la ambientación tan maravillosa que ha sabido recrear (es algo que valoro mucho) por su manera de describir los lugares, transportándote allí, a los bellos parajes desérticos de Australia, a los campos repletos de flores de variados colores y formas, permitiéndote casi oler su perfume, disfrutando junto a los protagonistas de esas increíbles puestas de sol al pie del Kililpitjara.

Los personajes femeninos están bien construidos, a Twig, Candy, June, Agnes, Lulu, Ruby, las llegamos a conocer bien. En los masculinos, aunque sus comportamientos son determinantes en el devenir de la historia, no se ahonda demasiado, mejor así . . .

Destacaría de forma especial la edición, preciosa, tanto la cubierta como el interior. Cada capítulo muestra la imagen de una flor y su significado. Es una delicia tenerla entre manos.

Dos curiosidades relacionadas con la novela:

-- Existe la floriografía (Persona que domina el lenguaje de las flores). “Aunque difícilmente se puede hablar de la floriografía hoy en día, especialmente comparándola con su auge y consolidación, ocurrida en el siglo XIX. Fue en la época victoriana cuando la tradición de regalar flores se convirtió en algo más que un agasajo o una muestra de aprecio: era, simplemente, un inteligente y hermoso método de cifrar mensajes y sentimientos. Así, al igual que el inglés, el francés o el español, la floriografía fue una lengua más dentro de la sociedad, toda persona debía conocer el significado de las flores si quería hablar el lenguaje de las flores. Aunque la floriografía no se enseñaba en las escuelas, se heredaba de generación a generación, de amigo a amigo, de amante a amante”

-- “Las flores perdidas de Alice Hart” va a ser convertida en serie de televisión por los creadores de “Big Little Lies”. No me la perderé, seguro.

Resumiendo: “Las flores perdidas de Alice Hart” es una maravillosa novela sobre mujeres, con unos personajes femeninos inolvidables, que toca diversos temas como la violencia de género, el machismo, los celos excesivos, el amor tóxico y los efectos nocivos a corto y a largo plazo que pueden acarrear las mentiras, las medias verdades, la sobreprotección, la traición, la pérdida y la culpa. En definitiva nos viene a decir que aunque en el transcurso de nuestra vida podemos perder algunas de nuestras Flores más preciadas y muchas de ellas sean imposibles de recuperar, otras quizás sí podamos recobrarlas al cabo de un tiempo, porque. . .

“El pasado siempre se las ingenia para echar nuevos brotes. Si no las tratas como es debido, esas historias encontrarán por sí mismas la manera de hacerse presentes”
“Quizá a veces fuera posible retroceder para encontrar la forma de avanzar”
“La vida se vive hacia delante, pero sólo se comprende hacia atrás. No puedes ver el paisaje mientras estás en él”
Mi puntuación, la máxima:

34 comentarios:

  1. Hola! No conocía este libro pero lo cierto es que me ha gustado mucho su argumento y como veo que a ti te ha gustado me lo llevo apuntado. Muchas gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues haces bien en llevártelo. Merece la pena leerlo, al menos bajo mi punto de vista
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Pues estoy un poco saturada de estas infancias duras y de historias dramáticas y terribles tan cercanas a la realidad. Vale, puede que tres o cuatro libros sea exagerado decir que saturan pero para mí sí. Así que me gusta mucho porque no trata el tema en plan salvaje y con intención de destrozar al lector, y sobre todo me llama la atención lo de las flores.
    Así que me lo apunto pero hay que esperar a otro momento.
    Los de Bookish lo están bordando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! la historia es dura y la infancia de Alice también (si te paras a pensar en las cosas que tiene que vivir la chiquilla) pero en este caso te diría que el libro no resulta especialmente duro por la forma en la que la autora lo trata, no se recrea en la violencia, creo que se centra más en describir las cosas buenas como los paisajes, el lenguaje de las flores.
      Es un libro emotivo que creo que podría gustarte mucho Norah
      Un beso

      Eliminar
  3. ¡Hola Marian!

    Espero que hayas pasado un verano estupendo, y aún queda eh, ja,ja,ja. La verdad es que el libro parece duro, introspectivo y a la vez realista. Desde luego el análisis que has realizado es estupendo. Muchas curiosidades nos traes, Me ha llamado la atención los buenos réditos a pesar de ser una escritora tardía y el tema de la floriografía. Este último lo desconocía.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel!! ¡Que bien tenerte por aquí de nuevo!! El libro es duro si analizas los temas que trata, pero como le decía a Norah en realidad no me ha resultado especialmente duro por cómo lo trata la autora, no hay escenas especialmente violentas (alguna hay pero no en exceso). Lo de la floriografía yo también lo desconocía, lo supe cuando empecé a investigar un poco y descubrí que en la época victoriana era muy habitual utilizar el lenguaje de las flores para comunicarse. Luego se fue perdiendo...
      Espero que tau también hayas pasado un buen verano
      Un beso

      Eliminar
  4. ¡Hola Marian!
    Todavía no he leído nada de esta autora australiana, pero me ha gustado mucho tu reseña y por supuesto tengo la novela anotada en mi lista de lecturas.
    De momento y con septiembre iniciado, tengo muchas actividades programadas, como ir preparando la publicación de mi libro de poemas, de ahí que posponga esta novela para otro momento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bien Estrella!! Me alegra mucho que vayas a publicar tu libro de poemas. Los leeré, seguro. Y también me alegra que te haya gustado mi reseña
      Besos

      Eliminar
  5. Vaya vaya Marian, no me esperaba ser recibida así en tu casa tras las vacances...me has dejado turulata 😵
    He comenzado a leerte y en menudo jardín -de flores- me he metido; no sabía si me estaba gustando o no lo que leía, pero sorprendida estaba sin duda 😳 pero una vez llegado al final me he dado cuenta que has despertado suficiente mí curiosidad como para lanzarme por él a pesar de su dureza.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, ¡eres tremenda!! Me alegra mucho tenerte de nuevo por aquí Yolanda y espero que hayas disfrutado mucho de tus vacaciones
      y también me alegra haberte picado con esta lectura. Me encantará conocer tu opinión sobre ella
      Besotes

      Eliminar
  6. Aunque Australia me parece un pais (continente, casi) muy interesante y tengo serias ganas de conocerlo, (me fascinó la peli "Picnic at Hanging Rock", como casi todas las de Peter Weir), este libro no me llama especialmente la atención, así que voy a pasar por el momento. Acabo de descubrir a Carmen Mola en este viaje y me voy a chapar sus dos libros de forma intensiva, así que estoy muy ocupado.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Querido Sorokin! Me alegra mucho tenerte por aquí, te echaba de menos... ¿Sabes? yo estoy ahora con el segundo de Carmen Mola (La Red púrpura y me está encantando esta bilogía), así que ya compartiremos opiniones sobre ella
      Un beso

      Eliminar
  7. Desde luego esa primera frase es impactante. No me ha llamado mucho la atención la sinopsis pero me han gustado algunas de las citas que has compartido, así que tal vez lo tenga en cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lorena!!! Sï, la novela tiene unos cuantos párrafos de esos que te apetece releer en algún momento y guardarte. Vaya frase cita para comenzar un libro ¿verdad?
      Besos

      Eliminar
  8. Veo que has seguido pilotando la nave, Marian. ¿No cerró la biblio?

    Por un momento me has recordado un ensayo que leí del simbolista Maurice Maeterlinck, excelente y extraño a la par, “La inteligencia de las flores” (por mi blog anda); el tránsito y el desafío que la vida representa para las flores lo convertía en una analogía del nuestro.

    El argumento de la novela, tal y como tú lo has mostrado, resulta muy atractivo. Esa casa y su familia arrasada por las llamas es como una catarsis para la niña, resurgir con una nueva vida tras las cenizas, liberarse de una figura paterna brutal… aunque a un precio muy alto, las vidas de su mamá y el futuro hermanito.

    Marian, fascinante ese apunte que nos dejas sobre la floriografía, ignoroda para mí, muy en consonancia con lo que leí de Maeterlinck.

    Tomo nota y gracias por el descubrimiento.
    Besos y encantado de estar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Paco, por aquí he estado leyendo a tope y reseñando. Mi biblio sí cerró, pero me mandaron para las otras dos. Me voy a pasar por tu blog para leer tu post sobre "La inteligencia de las flores".
      Me alegra que te haya gustado la reseña y también que ya estés de vuelta
      Besos

      Eliminar
  9. Hola. Me encantaría leer esta novela y mil gracias por todo lo que nos has contado.

    Besos y feliz septiembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen! Feliz septiembre para ti también!! Anímate con el libro, te gustará
      Besos

      Eliminar
  10. ¡Hola, Marian!

    Ay, madre mía, creo que ya estoy enamorada de este libro. Por lo que veo es una historia dura, pero a la vez preciosa. ¿Y los creadores de Big little lies van a hacer la versión televisiva? ¡Compro! Iré a indagar a la biblioteca a ver si está por ahí. Me ha resultado curioso el nombre de Thornfield. Creo que podría ser un guiño para los fans de Jane Eyre ;) ¡Me ha gustado mucho la reseña!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura!! No había caído en el dato que comentas de Thornfield. Cierto que puede ser un guiño para los fans de Jane Eyre. ¡Eres genial! Estás en todo...
      Y sí, parece ser que los de "Big little lies" van a encargarse de la serie (eso he leído por ahí) y por eso estoy tan segura de que la veré
      Un beso

      Eliminar
  11. hola! parece fantastica , con un buen tema y que deja huella, gracias!! saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sï, buhítas, la verdad es que la novela merece mucho la pena
      Besos

      Eliminar
  12. Hola Marian!! Son muy originales todos los títulos que reseñas, otro descubrimiento que me llevo. ¡Estupenda reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ana! La verdad es que tampoco pretendo leer cosas originales, voy leyendo lo que cae en mis manos y se me antoja, ya sabes que eso es mucho de impulsos y apetencias
      ¡Gracias!!
      Besos

      Eliminar
  13. Suena bien, y no sé, estoy a punto de caer en la tentación...La historia personal de la autora, parece estar muy relacionada con la "ficción" del libro. A pesar de la tentación, no sé si esperar aún un poco más, por si saliese en ediciones de bolsillo. Me encanta como lo cuentas, lo cercano que parece...y las ganas que entran de meterte en el libro...Australia es uno de mis destinos soñados. Mi padre vivió allí un tiempo y siempre me ha de ser un lugar especial. Si dices además, que puede que lo conviertan en serie por los productores de Big Little Lies...pues aún la tentación puede ser mayor. De momento...espero...Que ya leo y veo mucha violencia en los ojos de quienes visito.
    Pero no lo descarto...ahí se queda. En la lista de invitados.

    Un abrazo grande y nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María! Sí, eso parece, que entre la historia personal de la autora y el argumento hay varias cosas en común, ya que ella trabajó de guardabosques en parques nacionales australianos. Australia debe de ser un país maravillosos, a mí también me encantaría visitarlo y en la novela uno de sus puntos fuertes es la ambientación tan especial que la autora logra recrear
      ¡Creo que podría encantarte!!
      Besos

      Eliminar
  14. Se nota que lo has disfrutado. En principio te iba a decir que paso ahora de tragedias y negruras, pero conforme he ido leyendo me ha ido picando la curiosidad. Me ha gustado sobre todo ese lugar regentado por la abuela, lleno de paz y armonía, con otros personajes que también han padecido sus penurias. Pinta bien. Gracias por la recomendación, porque no lo conocía.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! la novela tiene su punto de dureza, aunque tampoco demasiado, porque la autora es especialmente cuidadosa y delicada, no se recrea en las escenas violentas, no.
      Thornfield, la finca de su abuela donde comercializan flores autóctonas australianas es un lugar maravilloso. Un remanso de paz, en contacto con la naturaleza, donde refugiarse, donde sanar.
      Es una historia de mujeres que no han tenido suerte en la vida, pero que son fuertes y luchan por salir adelante
      Besos

      Eliminar
  15. Hola!
    Me he quedado muerta, en la vida habría adivinado de que va este libro por la portada. Me lo llevo apuntado, viendo cuanto te ha gustado estoy segura que lo disfrutaré.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lit! La verdad es que tanto el título como la cubierta no son pistas sobre el argumento de la novela. Bueno solo nos dice que va de flores...
      Si lo lees ya me contarás
      Besos

      Eliminar
  16. Qué bonito blog tienes de una delicadeza única Ha sido un placer leerte y encontrarte
    Hasta la vuelta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras!! también es un placer recibir a nuevos lectores en mi blog.
      ¡Hasta la vuelta!!
      Un beso

      Eliminar
  17. Ya que estoy tan perezoso con la lectura, y teniendo en cuenta que lo que cuentas parece muy interesante, me parece que me esperaré a la adaptación televisiva, que ya con el referente de Big little lies parece suficiente aval como para que mantenga el espíritu que has sabido transmitirnos del libro.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola! A ver que tal les sale lo de la serie, si lo saben hacer bien puede quedarles algo muy chulo y cómo tú dices, con el referente..., pues es probable que consigan transmitirnos todo lo que nos transmite el libro
      Un beso

      Eliminar