Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


4 de marzo de 2017

BROOKLYN de Colm Tóibín, sobre la migración irlandesa años 50


“Eilis había supuesto que viviría en la ciudad toda la vida, como su madre, que conocería a todo el mundo, tendría los mismos amigos y vecinos, la misma rutina diaria en las mismas calles.

Esperaba encontrar trabajo en la ciudad y después casarse, dejar el trabajo y tener hijos.

Y ahora se sentía como si hubiera sido elegida para algo y no estaba en absoluto preparada, y eso, a pesar del miedo que la invadía, le provocaba un sentimiento, o más bien una serie de sentimientos, que creía debían de ser los que experimentaría cuando se acercara el día de la boda.”
Década de los cincuenta, Eilis Lacey vive en un pueblecito irlandés (Enniscorthy, Condado de Wexford) con su madre y su hermana Rose. Necesita encontrar trabajo para ayudarlas con los gastos y por eso, cuando el padre Flood, un viejo conocido de la familia se lo consigue, Eilis no duda en aceptar. Aunque todo parece perfecto hay una pequeña pega: tendrá que dejarlo todo para irse a Brooklyn, uno de los distritos más poblados de Nueva York, y allí empezar una nueva vida sola, en una ciudad desconocida de un país desconocido.

Empleada en unos grandes almacenes, estudiando contabilidad en sus ratos libres,  se irá adaptando a un nuevo clima, nuevas costumbres, nuevas amigas,  y conocerá a Tony, un italiano bien avenido del que se enamorará o creerá enamorarse.

Y cuando ya todo parece estar en su lugar, el destino empezará a hacer de las suyas y Eilis se verá obligada a regresar a su Irlanda natal.

¿Que le esperará a Eilis en Brooklyn? ¿Se arrepentirá de haberse marchado?



Colm Tóibín es uno de los escritores irlandeses más importantes hoy en día. Nació en el mismo pueblo irlandés donde se ambienta esta novela, en el sudeste de Irlanda en 1955.

Después de su graduación en la University College Dublin en 1975, partió justo después hacia Barcelona, donde vivió unos años. Regresó a Irlanda en 1978 convirtiéndose en editor de la revista mensual de noticias "Magill" desde 1982 hasta 1985.

Ha publicado relatos cortos (“Mothers and Sons”), varios ensayos, alguna obra de teatro (“Beauty in a Broken Place”, 2004) y varias novelas, alguna de ellas premiada, como “The Master” que ganó en 2006 el International IMPAC Dublin Literary Award, premio «novela del año» de Los Angeles Times, el Stonewall Book Award y el Lambda Literary Award. Su segunda novela “The Heather Blazing” recibió en 1993 el Encore Award.

En español se han publicado también unas cuantas obras suyas, entre ellas: “Brooklyn” (2011), “Nuevas maneras de matar a tu madre” (2013), “El testamento de María” (2014) y “Nora Webster” (2015)

Después de toparme varias veces en la biblioteca con la película basada en esta novela, estrenada en 2015 y que ha sido nominada a varios premios (Oscar: mejor película, guión adaptado y actriz, Globos de Oro: Mejor actriz drama) y galardonada con otros tantos (BAFTA: Mejor film británico, Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor actriz Saoirse Ronan), por fin me decidí a leerla. Yo sigo siempre ese orden: primero libro, después peli, nunca al revés.

Ya conocía a Colm Tóibin por alguna que otra reseña en la blogosfera y me gustaba lo que haía leído sobre él y sus novelas. Sabía también que suele ser algo recurrente en sus escritos el tema de la emigración a un lugar o país extranjero desconocido dejándolo todo atrás, un tema que me parece muy atractivo y que además este autor sabe llevar mejor que nadie, quizás por haberlo experimentado en su propia persona.

Tóibin consigue con una prosa ágil que te metas en el papel de Eilis, sintiendo en principio su miedo a lo desconocido e incertidumbre por tener que abandonar su hogar, su familia, su país. Su nostalgia, soledad y final adaptación a lo nuevo, a su trabajo, su nueva casa y amistades.  Te hace partícipe de su evolución, de su cambio.

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

Sí, el libro me ha gustado. Quizás algo menos de lo que me esperaba, eso sí, debido probablemente a mis elevadas expectativas puestas en él, como suele ocurrirme tan a menudo.

Aunque ha conseguido engancharme (tampoco una cosa del otro mundo, no vayáis a creer), no sé porqué no me ha convencido del todo, le ha faltado algo.

Pero tengo claro que repetiré con el autor, seguramente con “Nora Webster”, una novela de la que he leído buenas críticas en general.

He visto también posteriormente la películ y la verdad es que no me ha gustado demasiado, como ya me esperaba.

¿Y vosotr@s? ¿Habéis leído algo de Colm Tóibín?Y la peli, ¿la habéis visto?

Contadme, contadme...

11 comentarios:

  1. ¡Hola guapa! hacía tiempo que no te leía, que alegría. Pues no conocía el libro ni creo que he leído al autor...pero parece que no me animo mucho con su lectura. Como no me gusta decir no a lo loco, lo anoto para tal vez más adelante.

    Un besito
    Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo me he estrenado con el autor, aunque sí le conocía y había oído hablar muy bien de él
      Besos

      Eliminar
  2. Hola! Conocía la novela, pero no la he leído ni nada que haya escrito el autor. Me llama la atención, pero al mismo tiempo me da ese miedo a mí también por las expectativas que se crean cuando una novela tiene aparentemente tanto éxito.
    Lo pensaré.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí..., crearse demasiadas expectativas no es bueno, porque al final suele acabar en decepción. Algo así me ha pasado más con la película que con el libro
      Besos

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    También yo hago como tú: primero leo el libro y luego veo la peli. Rara vez me ha gustado más esta última que el libro.

    No termina de convercerme esta novela (ni su peli) así que las dejo pasar.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Las pelis respecto a los libros suelen defraudar, aunque sí es verdad que a veces he encontrado alguna que lo iguale, que esté más o menos igual, pero como tú dices, raro, raro...

      Eliminar
  4. ¡Hola! Pues te cuento. Vi la peli sin referencia del libro, me pasa cuando se acercan los Oscar, que las estrenan todas amontonadas y vas contrarreloj para verlas a tiempo. Así que no sabía nada de la novela. Debo decir que para mí la película fue como para ti el libro, exactamente igual, un sí, pero no, un me gusta porque es bonita, amable, porque te implica pero falta algo, falta un paso más, no sé, algo que empuje a la obra definitavamente, como que falta chicha, algo más decisivo. Quizás demasiado sencilla.
    Por esas razones, aunque sentía curiosidad por el autor porque me gustó la atmósfera y el estilo, tampoco me llamaba en exceso. De hecho me atrae mucho más leer el de Nora que este de Brooklyn que visto lo visto, no me va a aportar gran cosa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!! Esas son las palabras que definen mi opinión del libro, "sí, pero no". En realidad son palabras que podrían definir las dos cosas (también la peli). Has entendido perfectamente lo que pienso, creo que hemos coincidido. Tu frase: "un me gusta porque es bonita, amable, porque te implica pero falta algo, falta un paso más, no sé, algo que empuje a la obra definitavamente, como que falta chicha, algo más decisivo. Quizás demasiado sencilla", es justo lo que sentí.
      Nora Webster la tenía en mente, ahora ya no sé que haré...
      Besos y gracias por tus comentarios siempre tan interesantes

      Eliminar
  5. Yo vi la película antes...de hecho aún no he leído el libro. No sé, a mí la película me gustó bastante. Quizá era el momento, pensar que las mujeres podían viajar solas, reencontrarse con su ciudad natal siendo "otra"...no sé...quizá no me esperaba nada y me encontré con una historia bonita y bien contada.
    El libro no lo tengo y no creo que lo lea...al menos por ahora.
    Gustarnos o no algo, depende de muchos factores. Está claro que hay malas historias, o que no están bien escritas, y se puede decir y valorar objetivamente. Otra cosa son ya lo que nos hacen sentir, lo que nos transmiten...y quizá, como debe ser, aquí entra en juego las opiniones.
    Un abrazo grande y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí María, tienes toda la razón...Para que algo nos guste, nos emocione o nos transmita, tienen que unirse varios factores subjetivos. Lo que esperes o no de algo, creo que también es muy importante, que influye bastante en tu percepción final. La peli no es que no me gustara, que me gustó, pero igual que el libro me pareció que le faltaba algo, que no me convencía cien por cien. Pero bueno, yo la verdad es que soy un poco rara en mis gustos peliculeros y bibliográficos, los que me leéis a menudo lo sabréis.
      Como siempre es un placer encontrarte por aquí...
      Besotes

      Eliminar