Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


19 de marzo de 2014

"INTEMPERIE" de Jesús Carrasco



"En realidad, no había preparado su marcha. Simplemente, un día, una gota derramó un caldero.

A partir de ese momento, brotó en él la idea de la fuga como una ilusión necesaria para poder soportar el infierno de silencio en el que vivía. Una idea que se empezó a formar en su mente en cuanto su cerebro estuvo listo para albergarla y que ya no le abandonó nunca más.

Salvo el morral y la precaución de escapar en una noche sin luna, no había hecho ningún otro preparativo ni cálculo. En todo caso confiaba en sus conocimientos para abrirse paso con mayor soltura. Al fin y al cabo, él era tan hijo de aquella tierra como las perdices y los olivos"
Un chico deambulando por el monte alejándose de su pueblo, de su padre, del alguacil, huyendo como alma que lleva el diablo. Y un viejo pastor, sin más compañía que su burro, su perro, sus cabras.

Dos seres solitarios muy necesitados el uno al otro, que si bien podrían haber seguido rumbos distintos y no haberse cruzado nunca en el camino, probablemente estaban predestinados a encontrarse, a unir sus destinos.

El cabrero recibirá del niño ayuda en sus quehaceres cotidianos, compañía, alguien con quién hablar. Y el pequeño obtendrá a cambio alimentos, protección, amparo, calor humano.
"Así era como empezaba a regularizarse su convivencia. El pastor, reducido por la creciente sequedad de sus articulaciones, tendido bajo el cielo inclemente. El chico, como una extensión tónica del viejo, dispuesto para el laboreo que el llano y la intemperie les imponían".

Pero los perseguidos no tendrán ni un minuto de tregua, de descanso, conociendo de primera mano hasta donde es capaz de llegar la crueldad del ser humano.
"Entendió que el viejo no sería quien le entregara la llave al mundo de los adultos, ese en el que la brutalidad se empleaba sin más razón que la codicia o la lujuria"

¿Podrá el niño sobrevivir a la intemperie? ¿Será capaz de deshacerse de sus hostigadores y volver a casa?
Jesús Carrasco nació en Olivenza (Badajoz), aunque hoy vive en Sevilla. Trabaja compaginando su oficio de publicista con su gran pasión, la escritura.

Ya entrado en la cuarentena, se define a sí mismo como alguien silencioso, de pocas palabras. Ha pasado más de la mitad de su vida en el campo, lo cual no me sorprende después de haber leído Intemperie, se nota que sabe de lo que habla. De hecho, afirma que no tiene coche y que va a todas partes andando o en bicicleta.

Esta es su primera y única novela, que ya ha sido traducida a más de 7 idiomas y vendida a 13 países antes de su publicación en España (Seix Barral, 2013)

He leído varias entrevistas a Jesús y quiero resaltar un fragmento que me ha llamado mucho la atención, reconociendo que el tema principal de su novela es la dignidad:  
"La dignidad surge en cada esquina. Solo hay que verla, es como la belleza o el arte, y consiste en ser capaz de mantener la postura después de sufrir las inclemencias de la vida. Eso me interesa muchísimo, y quiero ser capaz de dirigir mi vida en esa dirección. Ser capaz de mantener la postura, de ser esa persona que en el metro, cuando alguien está siendo agredido, interviene".

Se ha dicho de Jesús Carrasco que une la riqueza de Miguel Delibes con la fuerza de Cormac McCarthy, aunque yo francamente, la comparación con Delibes no la veo. Cierto es que en todo caso, algo podría recordármelo su prosa rica e inagotable y su estilo impecable.

De McCarthy no he leído nada, así que no puedo opinar, pero sí tengo que reconocer que en varias ocasiones me ha venido a la mente la forma de escribir de Coetzee (en su novela "Desgracia").
Desde mi punto de vista, ambos coinciden sobre todo, en su capacidad de lacerar el alma del lector con sus palabras, de penetrar muy hondo con lo que cuenta y como lo cuenta
.

Intemperie es una narración atemporal, sin un lugar ni una época definida. Se podría pensar que también impersonal, por la ausencia de nombres. Pero todo lo contrario, lo que el autor pretende y consigue con este recurso literario, es no distraernos de lo verdaderamente importante de la trama.
"Generalmente, mientras trabajo en la estructura general del texto, etiqueto a los personajes con iniciales o adjetivos. Supongo que tengo la esperanza de que, más tarde, tras muchos meses conviviendo con esos caracteres, haya algo en ellos que me permita ponerles un nombre apropiado. En el caso de Intemperie, digamos que no se dio esa revelación, y a mí no me importó, porque me parecía que el reloj funcionaba bien sin esas piezas. En cuanto al tiempo y al espacio, sucedió algo similar. ¿Para qué ubicar la acción en un lugar o en otro? ¿Qué importa el topónimo, si el escenario está suficientemente trazado?"

La edad de nuestro pequeño protagonista, la desconocemos, pero mi imagen mental fue en todo momento la de un niño de unos 9 o 10 años.

Hay pocos personajes, sólo tres importantes: el niño, el cabrero y el alguacil, y ello le permite al autor ahondar más en ellos, dotarlos de mayor profundidad.

Adquiere también relativa importancia el territorio donde se desenvuelve el argumento, un paisaje desolador, hostil, árido, inhóspito, donde la supervivencia se hace muy difícil y que invita a la violencia.

Los diálogos también escasean, pero ello no le resta fuerza a la novela, porque aunque tanto el viejo como el niño hablan poco, Jesús Carrasco consigue que, más que saber lo que piensan, lo intuyas, pincelando la historia con acertados toques de incertidumbre y misterio. Tampoco se recrea en las circunstancias que hacen huir al niño, solo nos da ciertas pistas que nos permiten hacernos una idea de la situación, pero no necesitamos saber más.
"Pensar en perros le aflojó el estómago porque el alguacil protegía su mansión con uno del color del chocolate. Dóberman, lo llamaba. Orejas como pinchos sobre una cabeza de piedra y el hocico embreado que le revolvía la ropa y le hacía tambalearse. Muchas fueron las veces que el alguacil le sometió a su presencia cuando se resistía a sus deseos. El pensamiento como un cincel frío sobre sus tiernas fontanelas o una afiladísima gubia levantando la piel de sus codos en busca del hueso blanquecino. Se encogió temblón hasta agarrarse las piernas y se orinó en los pantalones por segunda vez en una semana".

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

Sí, me ha gustado, y mucho. Me ha parecido un relato potente, duro, bien entramado, que ha conseguido engancharme y transmitirme muchas cosas.
"La intemperie le había empujado mucho más allá de lo que sabía y de lo que no sabía acerca de la vida. Le había llevado hasta el mismo borde de la muerte y allí, en medio de un campo de terror, él había levantado la espada en lugar de poner el cuello. Sentía que había bebido la sangre que convierte a los niños en guerreros, y, a los hombres, en seres invulnerables"



29 comentarios:

  1. Este no me atrae nada. Es el tipo de libros que me acaba aburriendo, así que lo dejo pasar.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, está claro, que te tiene que atraer apar animarte a leerlo. A mí la verdad es que aburrirme, no me aburrió y consiguió hacerme sentir, que es lo que le pido a un buen libro.
      Besos

      Eliminar
  2. Lo tengo en casa esperando su turno, espero disfrutarlo tanto como tú.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero que lo disfrutes, Manuela. Aunque debes ser consciente de que la novela tiene su dureza
      Besos

      Eliminar
  3. Ya hace tiempo que lo tengo fichado. Me ha retrasado leerlo, entre otras cosas, esa comparación con Delibes y con McCarthy, tú ahora le añades, ahí es nada, Coetzee (y con "Desgracia" nada menos), así que habrá que coger el libro con delicadeza para disfrutarlo como se merece.

    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana. Bueno, yo con Delibes, como ya he explicado arriba, no lo veo y con McCarthy ni idea (no leí nada suyo), pero sí es cierto que me ha recordado al libro de Coetzee y un poco su forma de escribir, de transmitirte. Espero que lo disfrutes
      Besos

      Eliminar
  4. Es un libro que lo tengo pendiente, la verdad. Me apetece mucho leerlo , después de tu opinión, mas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra que mi opinión te haya incitado más a leerlo. Espero que no te defraude
      Besos

      Eliminar
  5. Este libro esta fichado desde el año pasado a ver si acabo leyendolo un dia de estos, un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío. Te pasa como a mí, que tenemos un gran listado de libros pendientes. Pero bueno, poco a poco van cayendo
      Besotes

      Eliminar
  6. Lo reseñé esta misma semana y es una novela que me ha encantado. Una historia dura, bella y conmovedora que te atrapa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, estoy de acuerdo con todas las palabras que has usado para describirla
      Besos

      Eliminar
  7. Este libro lo he ido posponiendo mucho porque no estaba muy afín, sin motivo, no sé. Una amiga me comentó algo y le cogí manía, ha pasado tiempo y ahora no descarto leerlo. Me alegra ver que te ha convencido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mí también me ha ocurrido alguna vez que alguien me da una opinión negativa sobre un libro y ya le cojo manía y entonces sí que ya no hay manera de sacar ganas de leerlo. Anímate
      Besos

      Eliminar
  8. Ya tenía fichadito este libro. Por tu reseña creo que me va a gustar, pero aún tardará en caer, que tengo tanto pendiente esperando...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que termine cayendo, jeje
      Besos

      Eliminar
  9. No suelo disfrutar de estas historias tan duras. Pero voy a tener muy en cuenta tu reseña si me cruzo con este libro. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ésta es durilla, aunque también tiene su lado tierno.
      Un abrazo Marisa

      Eliminar
  10. No sé por qué pero el argumento de este libro no me atrae nada, y eso que todas las reseñas que he visto sobre él son positivas pero me temo que lo dejaré pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que si un libro no te atrae, es mejor dejarlo pasar. Aunque también es cierto que me ha pasado alguna vez que en principio no me atraía, pero luego al leerlo me ha conseguido atrapar
      Besos

      Eliminar
  11. A mí también me gustó mucho, lo encontré original y con mucha fuerza, me mantuvo interesada y en tensión todo el tiempo. Un buen libro. Besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, veo que como más o menos siempre compartimos gustos literarios.
      Besos y feliz fin de semana para ti también

      Eliminar
  12. Leído.
    a ver, el libro es bueno... está bien escrito, pero abundan los sinónimos y me resultó envarado y rígido. Como si fuera un ejercicio literario y no una creación.
    Me costó
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? bueno, me gusta escuchar distintos puntos de vista. A mí envarado y rígido no me pareció, pero sí que tenía mucho vocabulario complicado, palabras del argot campestre que ni siquiera sabía lo que significaba. Pero eso no impidió que me gustara.
      Besos

      Eliminar
  13. Aún le estoy dando vueltas a este título, no se si me gustaría o no. Quiero echarle un vistazo en la librería.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Carax, yo de ti le daría un oportunidad y si ves que no te convence, pues lo abandonas
      Besos

      Eliminar
  14. hola, yo ya había visto esta novela anteriormente pero la verdad que no me había llamado mucho pero por tu reseña he cambiado un poco de opinión, la verdad que Delibes me encanta, tal ve me lo apunte chao

    ResponderEliminar
  15. El final consiguió que pasase a segundo lugar la sensación de lentitud y la densidad del texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blanca ¿te dió sensación de lentitud y el texto te pareció denso? La verdad es que lento no se me hizo, lo que sí es cierto es que el autor usa una jerga complicada (argot campestre)
      Besos

      Eliminar