Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


9 de marzo de 2014

"EL LENGUAJE DE LAS FLORES" de Vanessa Diffenbaugh



El lenguaje de las flores no es negociable, Victoria —replicó al mismo tiempo que se daba la vuelta para ponerse los guantes de jardinería. 
Cogió la pala y empezó a remover la tierra donde yo había arrancado una docena de plantas buscando la cuchara. 

¿Qué quiere decir que no es negociable? —pregunté. Di un sorbo a la infusión de menta, tragué e hice una mueca mientras esperaba a que mi estómago se calmara. 

Quiere decir que sólo hay una definición, un significado para cada planta. Como el romero, que significa... Recuerdo —completé.
Exacto —confirmó Elizabeth, sorprendida. Y la aguileña...  —Abandono. ¿Acebo?  —Previsión. ¿Lavanda?  —Desconfianza"

Victoria Jones es huérfana y ha pasado sus dieciocho años de vida entrando y saliendo de numerosos hogares tutelados.  Siempre ha sido una chiquilla “distante, irascible, hermética, impenitente, imprevisible y taciturna” o al menos esos son los defectos que arrastra su libreta de valoraciones.

Lo más cerca que ha estado nunca de conseguir una verdadera madre adoptiva fue cuando tenia nueve años, con Elizabeth,  la única persona en su vida capaz de demostrarle un amor incondicional, de tener la suficiente paciencia como para conseguir ganarse su cariño.
“Cuando me fijé en Elizabeth, su cara reflejaba tanta emoción que no supe si estaba a punto de reír o llorar. Me abrazó, pasando los brazos por debajo de mis axilas y entrelazando las manos sobre mi pecho.  —Mírate —me dijo—. Mi niña.  En cierta manera, en ese momento sus palabras decían la verdad. Tenía la vaga sensación de ser una niña muy pequeña—una recién nacida, incluso—, arropada en sus brazos. Era como si la infancia que yo había vivido no me perteneciera a mí, sino a una niña que había sido sustituida por la que ahora veía en el espejo”

Durante el poco tiempo que pasó a su lado, aprendió a conocer el lenguaje de las flores, a expresarse a través de ellas. Sin sospechar lo útil que ello le iba a resultar en un futuro, conoció y memorizó cada uno de sus nombres científicos, sus significados.
“Te hablo del lenguaje de las flores —aclaró Elizabeth—. Tiene su origen en la era victoriana (de Victoria, como tu nombre), cuando la gente se comunicaba a través de las flores. Si un hombre le regalaba a una joven un ramo de flores, ella volvía presurosa a su casa e intentaba descodificarlo, como si fuera un mensaje secreto. Las rosas rojas significan amor, las amarillas, infidelidad. Los hombres tenían que elegir con cuidado las flores que regalaban”

Pero algo hizo Victoria que lo echó todo a perder, algo que generó en la niña un inmenso sentimiento de culpa, un lastre del que no sería nada fácil desprenderse y que propició que Elizabeth no pudiese adoptarla.
“¿De verdad crees que eres el único ser humano imperdonablemente defectuoso? ¿El único ser humano que ha sufrido casi hasta el punto de derrumbarse?
Me observó fijamente. Cuando desvió la mirada, supe que había entendido que sí, que yo me creía la única”.  


Y ahora, ya alcanzada la mayoría de edad, la ley le obliga a emanciparse, abriéndose un mundo desconocido ante ella, al que deberá enfrentarse sin ningún apoyo, encontrar un trabajo, salir adelante.
“Mi inminente condición de vagabunda no había sido una decisión consciente; sin embargo, al levantarme para vestirme la mañana que iban a echarme a la calle, me sorprendió comprobar que no tenía miedo. En lugar de sentir temor o rabia, lo que notaba era expectación y nerviosismo, una sensación parecida a la que había experimentado de niña la vigilia de cada nueva asignación a una posible familia adoptiva. Ahora, ya adulta, mis esperanzas para el futuro eran sencillas: quería estar sola y rodeada de flores”.

Victoria sufrirá diversas calamidades, tendrá que dormir en un parque, pasará hambre, indigencia, hasta que Renata se cruza en su camino ofreciéndole un empleo en la floristería que regenta.
 “Habría podido contratar a otra persona. Alguien menos imperfecto, quizá, o que al menos lo disimulara mejor. Pero no habría encontrado a nadie con tu talento para las flores, Victoria. Lo que tienes es un don. Cuando estás trabajando, te transformas completamente. Aflojas la mandíbula y te brillan los ojos. Tus dedos manipulan las flores con un respeto y una suavidad que hace imposible pensar que seas capaz de cualquier violencia. Nunca olvidaré la primera vez que lo presencié. Cuando te vi arreglando los girasoles en la mesa, tuve la impresión de que contemplaba a una chica totalmente diferente”.

A partir de ahí las cosas serán algo más fáciles, pero tampoco demasiado…

¿Conseguirá Victoria llevar una vida normal? ¿Qué será eso tan imperdonable que le hizo a Elizabeth? ¿Se reencontrará con ella algún día?
Vanessa Diffenbaugh nació en San Francisco y estudió redacción creativa y educación en Stanford.

Después de la universidad, se dedicó a enseñar arte y escritura a jóvenes con escasos recursos económicos.  De esa forma se encariñó de unos niños que habían sido abandonados por su madre y como ella era demasiado joven para quedarse con ellos, asistió en primera persona a su proceso de adopción y a la separación de los hermanos.

Hoy en día, ella misma es madre de acogida de dos niños y en la actualidad vive con su marido en Cambridge. Han fundado la Red Camelia, que se propone apoyar a los jóvenes en transición de hogares sustitutos.

“El lenguaje de las flores”, es la ópera prima de Vanessa, y ha sido publicada en España por la editorial Salamandra

Me ha parecido muy curiosa esta entrevista donde Vanessa nos cuenta como descubrió el lenguaje de las flores: “Cuando tenía unos 16 años, rebuscando en librerías antiguas, descubrí un diccionario ilustrado de las flores de la época victoriana. Me costó muy poco dinero pero lo llevaba siempre conmigo como oro en paño porque me parecía fascinante el que las flores tuvieran un significado secreto. De hecho, en el instituto, a mi novio de por aquel entonces le escribía poemas con flores atadas que él tenía que desencriptar con el diccionario”. También nos habla de su empeño por construir un relato auténtico acerca del sistema de acogida en Estados Unidos.

Aunque tengo un montón de novelas pendientes, de vez en cuando me paso por la sección del blog “Recomiéndame un libro” y echo un vistazo a las recomendaciones que dejan mis lectores. Ésta vez, no pude resistirme a la de Thelmandarine que decía así: “Por Dios, te recomiendo "El lenguaje de las flores" de Vanessa Diffenbaugh. Es genial, sublime, el que más huella me dejó. Mi libro favorito”.

El título me llamó mucho la atención, ya que yo antes nunca había oído hablar del lenguaje de las flores. Indagando, pude comprobar que la floriografía, es toda una ciencia surgida en la época victoriana (siglo XIX), “un medio de comunicación en donde variadas flores  y arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, sirviendo a sujetos para expresar sentimientos que de otro modo nunca se podrían hablar”. Y que entre 1830 y 1880 se publicaron centenares de diccionarios de flores en Europa y América.


De hecho, Vanessa ha basado su novela en el libro "Le Langage des Fleurs", de Charlotte de Latour, un compendio de la simbología de las flores que su autora recogió en la poesía, la mitología antigua e incluso la medicina. Interesante ¿verdad?


La narración intercala capítulos del momento presente, durante el proceso de emancipación de Victoria, su relación con Renata (la florista que le da trabajo, y que resulta ser clave en los comienzos de su andadura como adulta) con capítulos que describen su pasado de hogar en hogar, pero sobre todo haciendo hincapié en la época vivida junto a Elizabeth.

Curiosamente, al final de la novela, hay un pequeño extracto con algunas flores y su significado: acacia = amor secreto, adelfa = ten cuidado, aloe = pena, azucena = majestuosidad, brezo = soledad, buganvilla = pasión, caléndula = dolor, clavel amarillo = desdén, clavel rojo = se me parte el corazón, rosa roja = amor, rosa amarilla = infidelidad.

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

La novela me ha encantado. Agradezco la recomendación de Thelmandarine porque francamente, he disfrutado mucho con el personaje de Victoria, una chica peculiar, solitaria, con muchas carencias afectivas, que no sabe relacionarse con la gente, que no soporta que la toquen. Lejos de considerarlo mi libro favorito, comparto con ella la opinión de que es genial.

Desde el primer momento de la narración la autora deja entrever que Victoria alberga dentro un gran sentimiento de culpa por algo que le hizo a Elizabeth, la única persona que parecía entenderla, que la aceptaba tal y como ella era y que estuvo a puntito de convertirse en su madre adoptiva. Por algo tan grave, como para que ni ella misma sea capaz de perdonarse. Según pasamos las hojas, deseamos saberlo todo, cada detalle de lo ocurrido en esa relación tan especial, pero que al final no pudo ser.
 
La historia está repleta de sentimientos: el amor maternal incondicional, la culpa, los celos, el rencor, el perdón. Por eso, aunque en ocasiones pueda resultar un poco dura, estoy segura de que si te decides a leerla, no te dejará indiferente.



23 comentarios:

  1. Mi querida Mariane, me ha gustado muchísimo tu reseña. Tengo a mi lado el libro "El lenguaje de las flores" de Mandy Kirkby que se vendía junto al libro de Vanessa Diffenbaugh. El libro de Vanessa no le tengo...no me gustó demasiado lo que leí en la contra portada,...pero he de decir que me has dado otra visión sobre el libro...y como bien dices...lejos quizá de ponerlo en la lista de los preferentes, pero si parece, que es agradable.
    Me gustan mucho las historias de personas que salen adelante a pesar de las dificultades y que encuentran su salida en algo que podríamos casi decir que parece de cuento de hadas...pero la vida, muchas veces, da respuestas de lo más interesantes...como encontrarse con una tienda de flores y que sea a ti a quien te contraten...
    Te dejo mi email, por si quieres y/o puedes enviármelo...juntoaunte@gmail.com
    Gracias mil...he disfrutado muchísimo con tu lectura!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María. Me alegra que te haya gustado mi reseña. La historia de Victoria es la historia de alguien que tienen todo en su contra para salir adelante en la vida. Pero la pequeña ayuda de las personas que va encontrando en su camino hará que poco a poco vaya superando las dificultades. Pero tengo que decirte que no fue un cuento de hadas, todo lo contrario. Victoria pasa por experiencias muy duras, sobre todo cuando tiene que hacer frente a su propia maternidad y no sabe muy bien que hacer con ella
      Te lo mando.
      Besos fuertes María

      Eliminar
  2. Me recuerda muchísimo a "La flor del mal" de Nicci French, no sé sí será demasiado para mí ahora, lo tendré en cuenta para un momento más fuerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había oído hablar de "La flor del mal", pero has conseguido picarme, jeje.
      Besos

      Eliminar
    2. Normal que no lo hayas oído porque te he puesto mal la autora, es Janet Fitch, mil perdones, además hay película en la que sale Michelle Pfeiffer. Besos

      Eliminar
  3. Un libro que tengo apuntado en mi lista de pendientes pero un tanto olvidado. Me dejas con ganitas de hacerle huequito pronto. Gracias por rescatarlo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Margari. Te recomiendo que le hagas un hueco. Merece la pena.
      Besos

      Eliminar
  4. Lo tenía ya anotado, porque lo había visto recomendado y veo que sí, que ya estoy tardando. Gracias ;)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Ana, cuando un libro te gusta es un placer recomendarlo.
      Besos

      Eliminar
  5. Lo leí hace ya algún tiempo y me gustó mucho, estaba muy enfrascada en saber como sucedía todo. La prota hubo algún momento que me parecía insensible pero tido tiene su razón de ser. El introducir el tema floral me gustó mucho, es una lectura de la que guardo buen recuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también guardaré un buen recuerdo de este libro, Marilú. Yo no creo que Victoria sea insensible, creo que ella mismo se ha creado una coraza para protegerse de la falta de cariño que siempre tuvo
      Besos

      Eliminar
  6. Me han recomendado varias veces este libro, pero de momento no me he decidido a buscarlo, aunque sé que acabará en mis manos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo quieres en epub dímelo y te lo envío por correo. Así no tienes que buscarlo.
      Besos

      Eliminar
  7. Lleva en mi lista de pendientes un porrón de tiempo y estoy deseando hacerme con él (formato papel).

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la temática soy maestra y ,desgraciadamente, estas cosas ocurren en la realidad.
    Tengo unas ganas enormes de leerlo!!!
    Me lo puedes mandar? mi correo es mjmobe@gmail.com
    Gracias por compartir con nosotros tus lecturas; para mi son un referente muy útil.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª José. Ya te lo he enviado. Me alegra que mis lecturas sean un referente para ti
      Besos

      Eliminar
  9. Me has convencido Marian. Compraré y leeré el libro. Este tipo de libro me gusta, y lo que al final me atrae más ¡es que las flores hablen!, Las flores y las plantas guardan muchos secretos.
    Un abrazo muy, muy grande.
    Rosi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosi, es un libro bonito, que te transmite muchas cosas, aunque también tiene su lado duro. Merece la pena.
      Besos

      Eliminar
  10. hola buenas tardes, quisiera leerme este libro asi que queria saber si por favor me lo enviarias.
    muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Xiomy, te lo envío con mucho gusto, pero me tienes que dar una dirección de correo. Puedes mandarme un mail pinchando en la columna izquierda, debajo del buscador de libros
      Besos

      Eliminar
  11. Hola,
    Deseo leer este libro, compartimelo por favor.

    Gracias, un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola, me lo prdrias enviar a mi correo? gracias
    e.martinez.em156@gmail.com

    ResponderEliminar