Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


6 de febrero de 2020

“EL ARCHIPIÉLAGO DEL PERRO” de Philippe Claudel 


“Lo notan ya? -¿El qué? -preguntó el Alcalde.
-A él -dijo el Cura señalando al muerto-. Su nuevo inquilino.

Está aquí -añadió, dándose unos golpecitos en el cráneo con el índice-. En las cabezas de todos. Acaba de instalarse. Y ya no se moverá de ahí.

Ahora le darán alojamiento de forma permanente, hasta el final de sus días. Día y noche. No hará mucho ruido, pero nunca podrán echarlo. Tendrán que acostumbrarse. Así que ánimo.”
El archipiélago del Perro no es un lugar paradisíaco. Se trata de un enclave aislado del mundo, no muy lejos de la costa africana, en el Mediterráneo menos turístico, donde los habitantes tienen que enterrar a sus muertos de pie por falta de espacio. Una tierra dura, salpicada de lava y sacudida por el aliento del Brau, el volcán. La pesca y la agricultura son la forma de subsistencia de sus gentes, que sueñan con hacerse ricas con la llegada inminente de un proyecto de inversión internacional. Un día, en una pequeña isla volcánica del archipiélago, el mar arroja a la orilla los cadáveres de tres hombres negros, un hecho que pone al descubierto las miserias de los pobladores de la isla, que se debaten entre dar una sepultura digna a los cuerpos de los africanos y ocultarlos para evitar el escándalo. De pronto, esta pacífica comunidad de pescadores se transformará en un grupo de desalmados dispuestos a apuñalarse por la espalda, y su aislamiento y su desconfianza crónicos, exacerbados tras el descubrimiento de los cadáveres, los llevarán a las puertas de la extinción.
Philippe Claudel (2 de febrero de 1962) es un escritor francés que además ha sido docente, guionista de cine y televisión y director de cine. Durante su época de maestro dio clases en liceos y en la Universidad de Nancy II, donde fue profesor de Antropología Cultural y Literatura. En su tiempo libre también impartió clases a niños discapacitados y a presos.

Sus novelas y libros de relatos han sido galardonados en varias ocasiones: la novela "J'abandonne" recibió el premio Francia Televisión 2000, el libro de relatos "Petites mécaniques" obtuvo el premio Goncourt de Novela 2003; "Almas grises", su quinta novela, fue galardonada con el prestigioso premio Renaudot, también en 2003, y "El informe de Brodeck" fue premio Goncourt de los Estudiantes 2007.

En 2008 fue director y guionista de la película "Hace mucho que te quiero" que consiguió, entre otros premios, el César a la mejor ópera prima. Su segundo filme, de 2011, lleva por título "Silencio de amor" y posteriormente también dirigiría "Antes del frío invierno" en el 2013 y "Une enfance" en el 2015.

¿De qué va la novela?

Un narrador omnisciente nos cuenta una historia, una historia acaecida en una pequeña isla del Mediterráneo entre África y Europa, el Archipiélago del perro, que empieza así . . .
La historia que sigue es tan real como podáis serlo vosotros. Sucedió aquí como podría haber sucedido en cualquier otro sitio. Sería demasiado fácil pensar que ocurrió lejos. Los nombres de los individuos que la pueblan no tienen la menor importancia. Podrían cambiarse. Podrían sustituirse por los vuestros. Sois tan parecidos, surgidos todos del mismo molde inalterable... Estoy seguro de que tarde o temprano os haréis una pregunta lógica: ¿Fue testigo de lo que nos cuenta? Os respondo: Sí, lo fui. Como vosotros, que sin embargo no quisisteis verlo. Vosotros nunca queréis ver. Yo soy quien os lo recuerda. Soy el que molesta. El que no se pierde detalle. Lo veo todo. Lo sé todo. Pero no soy nada, y eso es lo que pienso seguir siendo.

La isla como su nombre indica, tiene forma de perro y un volcán, el Brau, atento testigo y juez que de vez en cuando ruge para recordarles que tiene vida propia y que lo presencia todo. Una isla pequeña, que el autor se empeña en mostrarnos despersonalizada, porque a ninguno de sus habitantes les pone nombres, porque los nombres no importan. Sus protagonistas para el lector solo son la Vieja, el Maestro, el Alcalde, el Cura, América, y el Emperador, son los seis que tienen la mala pata de encontrarse una mañana de septiembre con tres cadáveres en la playa, tres jóvenes negros que el mar ha escupido en la orilla.
A veces, el mar acepta que los seres humanos se deslicen por su lomo, pero otras se irrita y devora a unos cuantos de ellos.

E irremediablemente el dilema surge . . . ¿Qué hacer con ellos teniendo en cuenta que si dan aviso a las autoridades, ese proyecto turístico que ya está casi a punto de forjarse, se podría ir a pique? ¿Cómo van a dejar pasar una oportunidad tan importante y por tanto tiempo esperada para la isla y su pequeña comunidad?
Si avisara a la policía y a un juez, ¿qué pasaría? Veríamos desembarcar aquí a un montón de periodistas, con sus micrófonos y sus cámaras. De la noche a la mañana, nuestra isla se convertiría en la isla de los ahogados. Si la prensa se lanza sobre la noticia y hace un retrato poco favorecedor de este lugar, ¿cómo cerraremos el proyecto de las Termas con el Consorcio? ¿Creen ustedes que esos señores seguirían estando dispuestos a invertir millones para construir aquí su complejo?

Un debate con casi unanimidad, casi. . . porque el Maestro parece ser la única voz discordante, el único que no quiere deshacerse de los cuerpos para evitar el escándalo. Pero claro, son cinco contra uno.
Por desgracia, nada devolverá a la vida a esos tres desdichados. Hacer público lo ocurrido podría tener consecuencias desastrosas y no los resucitará. Si hubieran llevado encima documentos que los identificaran el problema habría sido distinto y la decisión más difícil de tomar. La documentación los habría relacionado con el mundo, con un país, con una administración, una historia, una familia. Pero no llevaban nada. Nada que permitiera saber su nombre, su edad, el país del que huyeron. Nada que dijera de quién eran hijos, hermanos, maridos, padres.

A partir de ahí ya todo es un cúmulo de desgracias, de despropósitos, de malas decisiones y peores ocurrencias, de quererse quitar el muerto de encima (los muertos en este caso), tapar el asunto. Para ello, nada mejor que sacarse de la manga la ley del “todo vale” para intentar desviar la atención hacia otro lado, hacia una cabeza de turco que pagará el pato como suele decirse, echarle los perros a otro, porque desde la llegada inesperada a la Isla de un policía, el Comisario, todos andan con la mosca detrás de la oreja ¿Qué ha podido traerle hasta allí? ¿Qué sabe o qué quiere averiguar?
La idea que empezó a germinar en su mente sería considerada inmoral e indigna por la inmensa mayoría. Si la ponía en práctica y Dios existía, no cabía duda de que se pasaría la eternidad paleando carbones ardientes en el Más Allá, muriéndose de sed pero sin morir jamás. Y aun si Dios no existía, estaban los hombres. Cuando supieran lo que había hecho, porque tarde o temprano todo se sabe, tendría que suportar su aversión y su desprecio, por no hablar de su justicia.

Pero ¿quién sabe? dicen que el karma suele “poner a la basura en su lugar”

Tenía ganas de regresar a Claudel. “La nieta del señor Linh” me gustó mucho en su día cuando la leí hará ya más de diez años (ni siquiera tenía el blog, por cierto diez años voy a hacer ya que lo tengo, ¡como pasa el tiempo!) y aunque no recuerdo con detalle su argumento, sé que me encantó la prosa del autor un poco poética, musical, deliciosa. Si no la habéis leído os la recomiendo, es de esas lecturas que perduran en tu cabeza tiempo y tiempo, una pequeña joyita que nunca se olvida.

Aunque también he de reconocer algo: bastante después intenté leer “Almas grises” (una obra de la que todo el mundo hablaba y habla maravillas) y no pude, la abandoné. Pero bueno, los que me conocéis sabéis que a veces me encuentro nadando a contracorriente, cosas mías . . ., igual no era el momento, seguro que no era el momento.

El caso es que cuando tuve “El archipiélgo del perro” en mis manos, no pude evitar llevármela a casa y sí, Claudel me ha vuelto a conquistar, a encandilar con una historia también magnética, esta vez cargada por desgracia de rabiosa actualidad, de tanta realidad que llega a dar miedo. Porque el argumento nos suena: cadáveres de subsaharianos encontrados a diario en nuestras costas, de todas las edades que huyen de la miseria, del caos, de la guerra. Que ponen su vida en peligro embarcándose en balsas, en botes, en pateras que pueden hundirse en cualquier momento para intentar encontrar una vida mejor, una vida digna.

Si me permitís un pequeño desahogo, os cuento que este es un tema que me indigna, me enciende ver como se hace tan poco, como se mira hacia otro lado y se ignora este tipo de noticias que parecen afectarnos cada vez menos. Me indigna esa falta de humanidad hacia aquellos que han tenido la desgracia de nacer en lugares donde la vida es complicada, hacia aquellos que no son unos privilegiados como nosotros, esa falta de empatía y rechazo incluso en algunos que se las dan de buenos cristianos. Me indigna y me cuesta entenderlo, porque como dijo Claudel en una entrevista que se le hizo en el suplemento El Cultural:
Si no sentimos vergüenza por nada, nos alejamos de nuestra humanidad. Quizá sea eso el principio de la monstruosidad.

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

He terminado encantada con esta lectura que me ha redescubierto y reencontrado con este autor al que siempre he seguido de cerca y con su prosa directa, elegante, envolvente.

No dejéis de ver también dos pelis dirigidas por él que me perecieron una maravilla: “Hace mucho que te quiero”(2008) y “Silencio de amor”(2011). ¿Las habéis visto?.

Resumiendo: “El archipiélago del perro” es una novelita corta (unas 200 páginas) que se lee rápido, pero que no encierra una historia sencilla, ni liviana, todo lo contrario. Claudel construye una parábola sobre la crisis migratoria, una crítica social a veces angustiante, a veces brutal y aterradora que nos muestra el lado más oscuro, más negro y pestilente del ser humano y nos obliga a recapacitar sobre ese drama que asola nuestros días.

“A veces es necesario atravesar las tinieblas para ver de nuevo la claridad del día que nace”
“Hay palabras que levantan muros que otras palabras nunca conseguirán derribar”

Os la recomiendo, no os la podéis perder. Mi nota esta vez como no podía ser de otra manera, la máxima:



42 comentarios:

  1. Más que interesante libro y de plena actualidad por desgracia. Eso de quitarse el muerto de encima valdría también para lo que está sucediendo con las crisis migratorias. Vamos hacia un mundo de muros y de insolidaridad cada vez con menos vergüenza por parte de determinadas autoridades. Respecto al autor su currículum es impresionante. Fíjate que había visto alguna peli suya y desconocía esta faceta literaria tan impresionante. Me gustó Antes del frío invierno que creo recordar ahora es el único filme que he visto de él. Me anoto las dos que mencionas al final :)

    Besos, Marían y gracias por tan buena reseña y recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti Miguel, por pasarte por aquí!! Sí, es una pena que la crisis migratoria esté tan de actualidad y es vergonzoso que no se haga nada, que al final parece que nos acostumbramos a escuchar estas tristes noticias y a no darles importancia. Yo me crispo con ese tema, no puedo evitarlo, me da tanta pena...
      Tengo pendiente "Antes del frío invierno" y su última peli "Une enfance", no creo que tarde mucho en verlas
      Un beso

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    Por lo que cuentas de este libro, la historia que narra es bastante curiosa. Ese dilema que lleva a enfrentarse a los habitantes unos contra otros por sentido común, por tradición, convicciones, etc...
    Me recuerda en cierta manera, pero no en su totalidad, al libro de El señor de las moscas. Por ocurrir en una isla y porque todos los personajes acaban enfrentándose unos a otros por su supervivencia.

    Quizás algún día le de una oportunidad.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! como dices al final se enfrentan más bien por supervivencia, por sentirse acorralados, sin salida y no les importa llevarse por delante lo que se tengan que llevar. No he leído "El señor de las moscas", pero le echaré un vistazo
      Un beso!

      Eliminar
  3. La nieta del señor Linh es un libro precioso! Almas grises me gustó, aunque menos que El informe de Brodeck. Me apunto este libro, porque soy muy seguidora del autor. Mira por dónde, me acabo de enterar de estas dos películas que mencionas. Las buscaré!!
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!! Pues fíjate que como ya he contado arriba Almas grises lo abandoné, pero estoy segura de que si lo leyera ahora, me gustaría. Son momentos...
      Creo que "El archipiélago del perro podría gustarte mucho
      Besos!

      Eliminar
  4. No he leído nada de este autor, y me gustaría leer alguna de sus obras más conocidas, pero este libro tiene una historia interesante que no me importaría leer tampoco. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rocío! Pues yo te recomiendo o este, o el de La nieta..., que también es un libro maravilloso con una historia muy especial de las que también se te quedan grabadas
      Besos

      Eliminar
  5. Los intereses creados, y la humanidad, la empatía, descreídos 😖
    Muy real ¿Verdad?
    Me gusta. A la saca! 😉🥰💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí..., muy real. Intereses creados y cada vez más deshumanización. Creo que te gustaría...
      Besines

      Eliminar
  6. Hola! No conocía el libro y pese a que parece original lo cierto es que el argumento no me atrae así que voy a dejarlo pasar. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Más que original creo que es interesante, sobre todo la forma de abordar el tema
      No nos puede atraer todo, hay tantos libros que leer...
      Besos

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    Pues yo solo he leído el de la nieta y lo recuerdo lleno de ternura a la vez que triste. Es de esos autores que me dan un poco de miedo porque sé que me van a revolver.
    La verdad es que es una pena que el argumento nos suene, tendría que ser algo de otro tiempo muy lejano. La verdad es que ahora mismo no me vienen bien este tipo de lecturas porque aunque lo haga con tacto, te tira para abajo.
    Pero lo tendré en cuenta. Este y Aromas que me lo han recomendado muchísimo.
    "Hace mucho que te quiero" es una gran película que se merecía que la viera todo el mundo. Yo recuerdo siempre la escena en la que discute creo que con la hermana y ella le dice eso de "¿hubieras hecho qué?". Me entristece el final pero a la vez entiendo que no había otro posible para esa historia tal y como estaba planteada.
    La otra no la conozco. Me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, este es de los que te revuelven, porque la historia es durilla, muy fuerte en algunos aspectos. Lo mejor..., la prosa de este hombre y la forma de encarar este tema, ese argumento que tanto nos suena.
      Respecto a la peli "Hace mucho..." es una peli maravillosa. De la escena que dices si te soy sincera no me acuerdo, aunque sí del final. Igual la vuelvo a ver para recordarla más
      Un beso!!

      Eliminar
  8. A este autor le tengo unas ganas tremendas, no sé si ya te lo dije. Tengo varios libros suyos apuntados (entre ellos "Almas grises", por lo que me he llevado un chasco al ver que te decepcionó. ¿Qué pasó?), así que este me lo llevo también apuntado. Me ha gustado eso de que los propios personajes no tengan nombres y se les llame por apodos, muy original.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ray! Pues yo que sé lo que me pasó..., si es que yo soy tengo mi punto de rareza literariamente hablando. Me ha pasado a veces, es muy curioso e inexplicable. Para ponerte un ejemplo de lo más ilustrativo: me pasé a leer "Cien años de soledad" un buen día porque lo tenía por casa y no tenía nada más que leer (fue antes de trabajar en la biblio) y lo abandoné pensando que era un rollazo, me aburría soberanamente. Y dos o tres años después me pasó lo mismo, que no tenía que leer y lo pillé de la estantería pensando: si tanta fama tiene, algo tendrá! y no me preguntes porqué pero lo leí del tirón emocionada con la historia de los Buendía y cuando lo acabé me pareció uno de los mejores libros que he leído, un libro increíble.¿Tú puedes entender ese cambio de opinión tan radical? Pues si tú no, yo tampoco jeje.
      Pero bueno, cosas que me pasan...
      Por eso estoy convencida que ese no era el momento de leer Almas grises y puede que en un futuro me anime a leerla
      Un beso

      Eliminar
  9. Hola.
    No conocía el libro y por el momento no creo que lo lea, tengo demasiados pendientes, pero gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. Al principio al ver los títulos escritos por Philippe Claudel me dije 'es imposible que no nombre "La nieta..."'; luego he visto que te encantó cuando hace ya 10 años la leíste. A mí también me gustó mucho esa novela y creo que esta que hoy traes también me va a gustar.
    Toca -dices- asuntos muy actuales como el de la emigración de subsaharianos. A mí, según leía tu reseña eso del turismo me traía a la cabeza el recuerdo de "Un defensor para el pueblo" de Ibsen aunque el asunto no vaya de emigración sino de agua contaminada que puede dar al traste con el turismo que llega a la localidad atraída por el balneario.
    Las películas que recomiendas que veamos, “Hace mucho que te quiero”(2008) y “Silencio de amor”(2011), me las apunto porque sé de tu buen ojo y criterio. Así que hoy y tan de mañanita me llevo de tu blog tres recomendaciones.
    Muchas gracias y muchos besos, Marian

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos, esta novela te va a gustar, seguro. Ayyy el turismo y los intereses creados, el egoísmo, el conseguir las cosas a cualquier precio, sin importar quién caiga, es un asunto duro.
      Harás bien en ver esas pelis, ya me contarás que te parecieron
      Un beso y gracias por pasarte por aquí

      Eliminar
  11. Da la casualidad que ya tengo en mi lista de lecturas pendientes a esta gran obra de este estupendo escritor, que con este apellido "Claudel" me hace suponer si se tratará o no de algún pariente lejano del famosísimo poeta francés Paul Cludel y que recuerdo haber memorizado alguno de sus poemas cuando hacía mi carrera universitaria.
    También creo que encaja perfectamente en la temática de esta obra, una gran frase de otra figura importante, George Steiner, intelectual, profesor, filósofo y teórico de la literatura, cuya frase dice así: "Somos cómplices de lo que nos deja indiferentes".
    Besos, Marian y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Estrella!! me encanta que tengas pendiente y en mente esta novela. Respecto a la frase de Steiner...,¡que cierto!!! La indiferencia nos convierte también en cómplices
      Besos y buen finde para ti también!!

      Eliminar
  12. hola! Puede gustarme mucho porque lo que contaste me atrapo y tengo que conocer al autor. Motivos sobran, jeje, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola buhíta! Pues anímate, es un autor cuyas novelas no dejan indiferente, seguro que te gusta
      Besos

      Eliminar
  13. Hola Marian. Me alegro que te haya gustado. A mí me fascinó, como ya dije en mi blog. Siento que no te gustara "Almas grises", en cambio. Es cierto que te hace sufrir, pero vale la pena: es un libro extraordinario, por todo, por como está escrito y por que manipula todas las emociones del lector de una manera magistral. Pero bueno, ahora hablamos del Archipiélago del perro. Fabuloso y muy actual.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sorokin! No sé porqué no terminé Almas grises, me empezó a aburrir un poco, pero igual tenía que haber seguido un poco más. Y mira que los libros duros, que te hacen sufrir me suelen gustar mucho.
      En fin..., que como tú dices, el Archipiélago del perro es una maravilla, fabuloso.
      Besos

      Eliminar
  14. Hola, Marian! Me gustó mucho 'La nieta...' y 'Aromas', pero no he vuelto a Claudel. El tema no solo es actual sino parece de interés por la forma de estar tratado. Sin embargo, a alguien muy cercano no le había gustado. Cuestión de hacer experiencia.
    Gracias por la reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marcelo!
      Claro, y cuestión de gustos, si es que para gustos..., somos un mundo!
      Gracias a ti por pasarte por aquí
      Besos

      Eliminar
  15. Me encanta ese comienzo al más puro estilo de los cuentos, creando un halo misterioso que genera mucha expectación y resulta muy evocador, como empezaría un buen cuento de Isak Dinesen, aunque aquí se trate de una novela y vaya adquiriendo un tinte tenebroso, poniendo sobre la mesa una realidad indignante, la pasividad de gobiernos, bueno y también cierta indiferencia social, ante el drama de los desplazados que huyen de sus países por cuestiones de miseria, guerras, violencia, etc. Tú indignación está más que justificada, Marian.

    Sí a esto le unimos el talento, aunque yo no lo he leído, de Philippe Claudel, de quien suelen comentarse excelencias, y al servicio de una historia con esos ingredientes, la experiencia lectora tiene que dejar huella, tal como expresas con tu entusiasmo.

    Tu reseña me ha parecido excelente, Marian, muy certera en lo fundamental y con ese toque de atención.
    Hay que arrimarse a libros así.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Paco por tu amabilidad conmigo!!!
      Ese comienzo es genial, inicia a seguir con la lectura, a descubrir más.
      Veo que comprendes mi indignación e incluso que la compartes conmigo, eso me encanta. Siento tanta pena cuando escucho por ahí frases del estilo "que se queden en su país" "aquí solo vienen a delinquir" "nos invaden", aunque es cierto que la gestión sobre el tema de la inmigración es pésima, se podrían hacer tantas cosas...
      Cierto que tenemos que arrimarnos a libros así. Tienes que conocer a Claudel, ese autor del que has oído tantas excelencias, me encantaría conocer tu opinión sobre su prosa, sobre alguna de sus obras
      ¡Un beso!!

      Eliminar
  16. A mí también me gustó mucho La nieta del señor Lihn y llevo desde que la leí deseando retomar al autor aunque, por una cosa u otra, siempre postergo el reencuentro. No conocía este título, pero podría ser una buena opción.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lorena, seguro que El archipiélago del perro podría ser una buena opción para reencontrarte con Claudel, te animo a leerla, estoy convencida de que te gustaría (por lo que conozco de tus gustos literarios)
      Besos

      Eliminar
  17. No termina de atraerme la historia, así que de momento lo dejo pasar.
    Un beso 😉

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, Marian! Tu reseña me ha tenido intrigada y cuando la he terminado me han dado de ganas de hacerme con la novela. Desde luego trata un tema de rabiosa actualidad que por desgracia mucha gente no quiere ver y por otro, me ha dejado con la miel en los labios porque quiero saber más de los habitantes de esta isla. Sin duda me lo apunto. ¡Un beso y gracias por tu magnifica reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura!!! Pues me encanta haberte dejado intrigada. Es lo que se pretende cuando un libro que reseñas te gusta mucho. Me encantará conocer tu opinión sobre ella
      Besos!!

      Eliminar
  19. Hola, Marian. Pues yo leería la novela y creo que todos deberíamos reflexionar sobre este tema seriamente. Mil gracias por traernos esta lectura. La comparto en Twitter.

    Besos y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen!! Pues sí, es un tema que da para reflexionar mucho.
      ¡Gracias a ti por compartirlo!!!
      Un beso!

      Eliminar
  20. La voy a tener en cuenta. A mí tambièn me produce triste que el escape de la realidad de muchos, requiera el acto desesperado de huir a través del mar afrontado tantos peligros por culpa del clima insoportable que el gobierno de su país cuna causa. Me recuerda mucho a Airan Kurdi hace unos años en la costa de Turquí. Un niño ahogado y fotografiado muerto.

    Te ha queda muy bonita la entrada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fany! Pues sí es bastante triste. Me alegra que tehaya gustado la reseña
      Un saludo!

      Eliminar
  21. ¡Hola, Marian! Me ha gustado mucho tu reseña y aunque no conocía al autor, creo que es un libro que podría disfrutar mucho y así conocer más de las personas que habitan esta isla. Gracias por la reseña. ¡Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marita! Yo también creo que es un libro que podrías disfrutar mucho, te animo a leerlo
      Besitos!!

      Eliminar
  22. Hola! el autor solo lo conozco de oidas asi que vere como lo encaro , si con este o el anterior viejito que leiste yte enamoro! Todo vale, y amo leer. gracias, Abrazasobuho gigante.

    ResponderEliminar
  23. Pues no lo conocía, ha sido todo un descubrimiento. Le echaré un vistazo a ver.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar