Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


9 de septiembre de 2013

"DIARIO" de Ana Frank

"Créeme, cuando llevas un año y medio encerrada, hay días en que ya no puedes más. Entonces ya no cuentan la justicia ni la ingratitud; los sentimientos no se dejan ahuyentar.

Montar en bicicleta, bailar, silbar, mirar el mundo, sentirme joven, saber que soy libre, eso es lo que anhelo, y sin embargo no puedo dejar que se me note, porque imagínate que todos empezáramos a lamentarnos o pusiéramos caras largas... ¿Adónde iríamos a parar?

A veces me pongo a pensar: ¿no habrá nadie que pueda entenderme, que pueda ver más allá de esa ingratitud, más allá del ser o no ser judío, y ver en mí tan sólo a esa chica de catorce años, que tiene una inmensa necesidad de divertirse un rato despreocupadamente?"

Ante las numerosas y populares medidas antisemitas decretadas en Alemania por Hitler, Ana huye de Fráncfort del Meno junto a sus padres y su hermana Margot, para instalarse en Amsterdam (Holanda).

Para cuando allí se empiezan a sentir los tentáculos de la segunda Guerra Mundial, la contienda ya está demasiado avanzada para intentar salir del país y los Frank no tienen más remedio que empezar a buscarse un buen escondrijo.

"La Casa de Atrás", en el edificio que alberga las oficinas de la empresa de su padre en la calle Prinsengracht 263, parece la opción perfecta. Y así, el 9 de julio de 1942, comienza su nueva vida "de escondidos", junto al matrimonio Van Daam, su hijo Peter, y Dussel (el último en incorporarse).

Varias personas les ayudan en la clandestinidad llevándoles comida, regalos y sobre todo libros "Siempre esperamos con gran ansiedad que llegue el sábado, porque entonces nos traen los libros. Como cuando les traen regalitos a los niños. Es que la gente corriente no sabe lo que significa un libro para un escondido. La lectura, el estudio y las audiciones de radio son nuestra única distracción".

Pero el bien más preciado y valioso que tiene Ana es Kitty. Kitty es el apodo que le pone a su diario, el mejor regalo que recibió en su décimo tercer cumpleaños "Me parece que lo mejor de todo es que lo que pienso y siento, al menos lo puedo apuntar; si no, me asfixiaría completamente." "Por eso, al final siempre vuelvo a mi diario: es mi punto de partida y mi destino, porque Kitty siempre tiene paciencia conmigo"

Con ella, irá descubriendo sus dotes de escritora, su evolución personal, física y psicológica. A ella le contará todas sus intimidades, sus sueños, "Más tarde me gustaría mucho escribir, e incluso ser escritora, o al menos no dejar de escribir aunque ejerza una profesión o desempeñe alguna otra tarea", sus propósitos de futuro "Debo seguir estudiando, para no ser ignorante, para progresar, para ser periodista, porque eso es lo que quiero ser", sus esfuerzos por no desfallecer ante las horribles atrocidades que escuchan cada día por la radio "Afuera es terrible. Día y noche se están llevando a esa pobre gente, que no lleva consigo más que una mochila y algo de dinero. Y aun estas pertenencias se las quitan en el camino. A las familias las separan sin clemencia: hombres, mujeres y niños van a parar a sitios diferentes. Al volver de la escuela, los niños ya no encuentran a sus padres. Las mujeres que salen a hacer la compra, al volver a sus casas se encuentran con la puerta sellada y con que sus familias han desaparecido"

El ambiente en La Casa está cada vez más enrarecido, el miedo, la escasez de comida, provoca continuas discusiones.
 "Los escondidos permanecen encerrados las 24 horas del día. Cuando hay gente trabajando en el almacén de la planta baja, deben guardar silencio absoluto. Durante el día, tienen que evitar en lo posible tirar de la cadena del inodoro, ya que las tuberías del desagüe pasan por el almacén. La estrechez del refugio y el temor a ser descubiertos hacen que aumente la tensión y se produzcan reiteradas disputas".

La mala relación que mantiene con su madre (a veces, incluso cree que la odia) y lo poco que la entiende su adorado Pim, su padre, y su hermana Margot, propician que Ana se sienta la mayor parte del tiempo sola e incomprendida.  
"Intento aferrarme a papá, porque cada día desprecio más a mamá, y porque papá es el único que todavía hace que conserve mis últimos sentimientos de familia. Papá no entiende que a veces necesito desahogarme sobre mamá. Pero él no quiere hablar, y elude todo lo que pueda hacer referencia a los errores de mamá. Y sin embargo es ella, con todos sus defectos, la carga más pesada. No sé qué actitud adoptar; no puedo refregarle debajo de las narices su dejadez, su sarcasmo y su dureza, pero tampoco veo por qué habría de buscar la culpa de todo en mí. Soy exactamente opuesta a ella en todo, y eso, naturalmente, choca. No juzgo su carácter porque no sé juzgarlo, sólo la observo como madre. Para mí, mamá no es mi madre".

Ella nunca pierde la esperanza de que todo el horror que está viviendo termine, de que todo vuelva a la normalidad, de poder disfrutar en libertad de la naturaleza, de cada pequeño y sencillo detalle que su anterior vida le proporcionaba.
"He llegado al punto en que ya me da lo mismo morir que seguir viviendo. La Tierra seguirá dando vueltas aunque yo no esté, y de cualquier forma no puedo oponer ninguna resistencia a los acontecimientos. Que sea lo que haya de ser, y por lo demás seguiré estudiando y esperando que todo acabe bien".

Pero las cosas mejoran para Ana, cuando los lazos con Peter (tres años mayor que ella) empiezan a estrecharse y encuentra por fin alguien en quien confiar, alguien que la entienda, que la acepte, que la escuche.

¿Será su amistad lo suficientemente intensa para tapar la falta de cariño y la gran soledad que ambos sufren? ¿Llegarán a ser algo más que amigos?
Annelies Marie Frank nació en Fráncfort del Meno (Hesse, Alemania), y fue la segunda hija de Otto Heinrich Frank y su mujer, Edith Hollander.

Junto con sus padres y su hermana mayor, Margot, tuvo que mudarse a Ámsterdam, huyendo de los nazis. Allí le regalaron un diario al cumplir los trece años.

Muy poco después, su familia tuvo que ocultarse en un escondrijo, "La Casa de Atrás" como lo llamaba en su diario, situado en un viejo edificio en el Prinsengracht, un canal en el lado occidental de Ámsterdam, y cuya puerta estaba escondida tras una estantería.

Allí vivieron durante la ocupación alemana y escribió en su diario todo lo acontecido desde el 9 de julio de 1942 hasta el 4 de agosto de 1944, fecha en la que fueron capturados y enviados a distintos campos de concentración, cuando faltaban unos pocos meses para que acabara la guerra.

Margot y Ana pasaron un mes en Auschwitz-Birkenau y luego fueron enviadas a Bergen-Belsen, donde murieron de tifus en marzo de 1945, poco antes de la liberación.

Otto Frank sobrevivió y regresó a Ámsterdam. Cuando Miep (una de las personas que les ayudaron durante el encierro) le dio el Diario que había encontrado escondido en La Casa y tratando de cumplir póstumamente la voluntad de su hija de convertirse en escritora, decidió intentar publicarlo.
Hoy día, ha sido ya impreso en 70 idiomas y figura entre los 10 libros más leídos en el mundo en los últimos cincuenta años, junto a "La Biblia", "El Libro Rojo de Mao", "Harry Potter", "El señor de los anillos", "El alquimista", "El código Da Vinci", "Crepúsculo", "Lo que el viento se llevó", "Piense y hágase rico".

Pero no siempre lo más popular es lo mejor, está claro. De los diez, yo he leído sólo cuatro. ¿Cuéntame, cuantos has leído tú?

Puede que a alguno le sorprenda que a estas alturas de la película no hubiera leído el famoso "Diario de Ana Frank". Pues sí, en el Instituto nunca me lo mandaron leer y a mí nunca me atrajo de forma especial.

La habitación de Ana
Cuando en mi viaje a Amsterdam este último mes de Julio, un guía nos comentó que se trataba de uno de los libros más leídos de los últimos cincuenta años, me hizo preguntarme ¿como puede ser posible que todavía no haya caído en mis manos esta novela?

Situación de La Casa, cerca de la Iglesia del Oeste, en Amsterdam

Estantería tapando la puerta de la entrada a La Casa

Y sin más, me propuse ponerme con ella cuanto antes, movida también por la curiosidad que me suscitó ver la casa donde estuvieron escondidos (sólo por fuera, porque la cola para verla por dentro era infinita y no estuvimos por la labor…)

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

Gustarme me ha gustado, pero…, a ver si soy capaz de explicar lo que me ha ocurrido con esta lectura:

¿Que sabía yo de el Diario de…" antes de empezarlo? Pues supongo que no más que cualquiera de vosotros: que Ana Frank era una adolescente judía que escribió un diario en el que contaba todo lo vivido durante el tiempo que estuvo escondida en Amsterdam con su familia, hasta que los delataron y fueron trasladados a campos de concentración. Que Ana murió de tifus y que su padre sobrevivió a la guerra y decidió publicar su diario y poco más.

Hasta aquí todo bien bien, pero cuando termino el libro y comienzo a investigar un poco sobre las circunstancias de su publicación y la veracidad del mismo, empiezo a darme cuenta de que puede, sólo puede (no está nada claro, hay quién lo afirma y hay quién lo desmiente) que el Diario sea falso, que no lo escribiera Ana, algo que me desilusionó bastante. El mayor encanto que a mí me transmitía, era el estar en verdad escrito por esa niña, víctima como tantos otros del Holocausto nazi, pero que vivió en sus propias carnes todos y cada uno de los hechos de la narración. Y ese encanto se había difuminado como por arte de magia, ya no era lo mismo. De hecho, estoy segura de que si llego a saberlo previamente, nunca habría dado el paso de leerlo.
"Algunos defienden la idea de que el Diario de Ana Frank es falso diciendo: El Departamento Criminal Federal afirmó que parte del manuscrito había sido escrito con bolígrafo, invento introducido en 1951... La perito calígrafa Minna Becker dictaminó que todos los textos del Diario provenían de una sola caligrafía y que por lo tanto, quien hizo el manuscrito añadió anotaciones con bolígrafo, lo que significa que Ana Frank no pudo ser la autora del diario... Además, David Irving, dice que contrastó dos documentos, uno con la caligrafía auténtica de Ana Frank, correspondiente a las cartas enviadas por ella en esa época, y otro con las anotaciones del diario. Llegó a la conclusión de que ambas caligrafías no eran de la misma persona".

Y aunque por su parte, la Fundación Ana Frank niega la veracidad de estos argumentos e incluso han tomado en ocasiones medidas judiciales obteniendo siempre sentencias favorables, a mí ya me queda la duda. Porque además no lo veo tan improbable. Ciertamente durante la lectura, lejos de sospechar algo así, recuerdo haber pensado en más de una ocasión que algunas de las cosas que Ana decía o pensaba, eran demasiado elaboradas para alguien de su edad, que no me parecía que una chiquilla de 13 años pudiera pensar y escribir con tanta madurez.

Además, esta no ha sido la única polémica. En 1998, se descubrieron cinco páginas inéditas que contenían descripciones comprometidas de la vida conyugal de los padres de Ana y sobre todo de su madre. El Instituto Holandés Estatal de Documentación de Guerra (NIOD) al que Otto Frank legó todos los escritos, autentificó dichas páginas y en el año 2001, en la quinta edición del Diario de Ana Frank, se incorporaron por primera vez las cinco hojas inéditas.

Pero francamente no sé que pensar. ¿Alguien tiene una opinión formada al respecto?. Me encantaría escucharla...

Conociendo de antemano el final, su final, me ha resultado conmovedor leer a cada momento a una Ana esperanzada, con unas ansias tremendas de llegar a ser algún día periodista y escritora.
"No quiero haber vivido para nada, como la mayoría de las personas. Quiero ser de utilidad y alegría para los que viven a mi alrededor, aun sin conocerme. ¡Quiero seguir viviendo, aun después de muerta! Y por eso le agradezco tanto a Dios que me haya dado desde que nací la oportunidad de instruirme y de escribir, o sea, de expresar todo lo que llevo dentro de mí. Cuando escribo se me pasa todo, mis penas desaparecen, mi valentía revive. Pero entonces surge la gran pregunta: ¿podré escribir algo grande algún día? ¿Llegaré algún día a ser periodista y escritora?"

42 comentarios:

  1. Pues mira, Marian, yo no he leído aún el libro y te cuento porqué. Con unas amigas tengo un club de lectura, y cada mes una elige un libro que todas leemos y después comentamos. Un día fue este libro el propuesto y me lo compré (una edición de 2 € que creo que no contribuyó favorablemente a que me enganchase). Todas empezamos a leerlo y a todas nos costaba avanzar por diversos motivos (de entrada te digo que yo veía raro las expresiones que Ana usaba teniendo en cuenta que era una niña; como que no me lo creía). Finalmente todas abandonamos la lectura y quedamos un día para hablar sobre ello, y la verdad es que todas opinamos, entre otras cosas dudosas, que no nos parecía que aquello lo hubiese escrito una niña. Así que ya ves. Pero de todos modos algún día quiero intentar volver a leerlo.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, me alegra ver que no sólo es cosa mía. A mí lo que me atraía era eso, que de verdad fueran las propias palabras de la niña y por eso me ha desilusionado. Aunque evidentemente es un buen testimonio de lo ocurrido
      Besos

      Eliminar
  2. Yo pienso que este libro debería ser de lectura casi obligada. Te transporta a una época y a unos hechos que debemos conocer y tratar de que nunca se repitan y sólo conociendo el pasado se puede prevenir en el futuro. He visitado la casa de Ana Frank en Amsterdam y puedo decir que ha sido una de las experiencias más conmovedoras de mi vida, ver cómo vivían aquellas familias, encerrados, a oscuras, y que no es una ficción, sino que ocurrió realmente a personas como yo o como cualquiera de nosotros. La concienciación sobre los efectos de la guerra y de la locura irracional del totalitarismo debe hacerse a todos los niveles y creo que este libro cumple esa función de manera muy importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Inmaculada. Tienes razón en todo lo que dices. Francamente me hubiera encantado visitar la casa, pero todos los días que lo intentamos, había una cola tremenda...
      Besos

      Eliminar
  3. Lo leí hace muchos años pero no estaba enterada de las polémicas sobre su autenticidad. Hace un par de años estuve visitando su tumba en Alemania y me emocionó comprobar que todavía le llevan peluches. La verdad es que sería una decepción que después de todo no fuera ella la autora. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, para mí ha sido una decepción conocer sólo la posibilidad de la estafa, porque para mí sería una estafa.
      Besos

      Eliminar
  4. Hola Marian, yo soy del club de lectura de Rosalia y fui una de las que se sintió estafada por el libro. La forma que esta escrito me hizo desear saber como fue hallado y hay me sentí engañada. Los nazis arrestan a dos familias pero dejan en la casa el diario de una niña de da datos y señales de como se ocultaron, quienes les ayudaron... me cuesta creerlo.
    Además, cada día es un negocio más rentable, por lo que no me extraña que ganen todas las demandas que ponen en tela de juicio su veracidad. En fin, que yo no me lo creo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, Sandra, gracias por tu opinión. La verdad es que yo cada vez me lo creo menos. Es verdad que todo lo que tienen montado alrededor del Diario... es muy rentable y da mucho dinero.
      En fin, es una pena...

      Eliminar
  5. Me encanta este libro, me parece fabuloso. Lo leí de adolescente y lo he releído varias veces. Sé que hay polémica sobre su veracidad, pero ¿qué más da? ¿Transmite lo que pudo vivir una niña como Ana en esa situación? Sí. ¿Te ayuda a entender el horror nazi? Sí. ¿Te permite ver que en tanto horror había gente que se la jugaba por otros? Sí. Entonces, ¿qué más da? Ana Frank existió. Ana Frank vivió lo que se cuenta en el libro. Si lo escribió ella o alguien cercano, ¿qué más da?

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, personalmente sí que me da. Es cierto que transmite y te permite ver todas esas cosas. Y que como testimonio me parece fenomenal, porque es cierto que Ana Frank existió y que su padre, Otto, quiso dejar por escrito lo que vivieron. Me parece genial, pero que no te vendan la moto diciendo que son las palabras íntegras de Ana, si no lo son. Para mí el problema es que me parece deshonesto hacerle creer a la gente cosas que no son, ganando un buen dinero, dicho sea de paso, porque claramente de otra manera la historia no vendería igual.
      Gracias Dorothy por opinar, me interesa bastante el punto de vista sobre el tema.
      Besotes

      Eliminar
  6. Es muy polémico el tema, mucho se ha hablado del libro. Yo lo leí con unos doce años, más o menos con la edad que se supone que Ana lo escribió. El tema además me toca muy de cerca. Sirve como testimonio del Holocausto, se perfila el despertar del amor adolescente... es un buen libro pero vi como fueron apoareciendo ediciones con páginas autentificadas, como cada edición iba haciendo negocio, como muchas editoriales mundiales aprovecharon el tirón ¿recuerdas el diario de Zlata? Una niña bosnia que escribió un diario simila en el que apareían dibujos, etc para hacer más creíble que fuera escrito por una niña. Nunca lo sabremos y siempre he preferido separar a Ana como autora de la obra. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yossi, es verdad, nunca lo sabremos...
      Besos

      Eliminar
  7. Creo que hablamos de dos cosas distintas. Por lo que se refiere a su autenticidad, nada tengo que decir: ignoro el tema, pero sería una pena que un libro con tantos lectores detrás fuera un montaje. Por lo que se refiere a su calidad, el libro no abandona el tono de lo que es: un diario, pero el tránsito de los problemas más o menos banales de una adolescente se tranforman en el horrible final que todos conocemos, y esto cambia por completo la historia del libro. Como conocemos la Historia, acabamos por leer esta historia bajo esta clave.

    Existen, desde luego, muchos otros libros con este mismo tema, y literariamente mucho mejores, pero el "Diario" de Ana Frank es el genuino, el referente. No el mejor. Recomiendo "La llave de Sarah", de Tatiana de Rosnay. Mucho mejor aún es "Sin destino", de Imre Kertesz, poco conocido. Y, por descontado, "Si esto es un hombre", de Primo Levi, lectura fundamental; creo que obligatoria en Francia. No obstante, estos últimos pueden resultar un poco duros para un lector preadolescente, por lo que el "Diario" es una lectura más que recomendable. Conviene no olvidar, conviene saber que el totalitarismo nunca desaparece: sólo dormita y acecha. Eso de que las cosas no pueden volver a ocurrir es un sueño optimista de la razón ilustrada. Y los sueños de la razón, si no ponemos algo más que ingenuidad, producen monstruos. Ya lo dijo Goya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a eso me refiero Atticus, que sería una pena que fuera un montaje. Yo tampoco sé si es un fraude o no, pero sólo la posibilidad de que pueda serlo (algo que yo no me había para nada planteado cuando comencé con la lectura), ya me desilusiona. He oído hablar de "La llave de Sarah", aunque no lo he leído, pero los demás los desconocía.
      Por cierto también es una pena lo que dices, de que el totalitarismo nunca desaparecerá, siempre seguirá ahí acechando y quién sabe si repetirá la historia...
      Un beso

      Eliminar
    2. Estaban poniendo en televisión "La ola". Deben verla todos aquellos que creen que el totalitarismo no puede volver.

      Los tres libros valen la pena, pero "Si esto es un hombre" es mucho más: ahí está la condición humana. No dejes de leerlo. Nadie debe pasarlo por alto. Es el primero de una trilogía, que se completa con "La tregua" y "Los hundidos y los salvados".

      Eliminar
    3. Gracias por la recomendación. Los anoto y seguro que caerán

      Eliminar
  8. Muy interesante tus explicaciones y los comentarios acerca de este libro no conocia que hubiera tanta polemica alrededor, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío. Yo también lo desconocía hasta que lo terminé y me puse a investigar para hacer la reseña. Me sorprendió bastante.
      Un beso

      Eliminar
  9. Lo que aprendo contigo, no sabia todo eso de esta historia...tomo nota, igual hasta me lo leo por curiosidad.
    Besos!Te sigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tenía bastante curiosidad, sobre todo después de visitar Amsterdam y pasar por delante de La Casa de Ana. Es una pena que hubiera esas colas. Me quedé con las ganas.
      Besos

      Eliminar
  10. Cuando leí el libro yo tendría casi la edad de Ana, fijate, además se llama como yo. Y no había ni internet, así que no dudé de lo que sabía del libro. No sé hasta qué punto saber que era un diario real me influyo para que el libro me afectara más. No soy capaz de imaginar qué hubiera pensado si lo hubiera leído como si fura un libro de ficción, pero como soy propensa a meterme en la historia posiblemente el efecto hubiera sido el mismo. Bien es verdad que en relecturas posteriores no me impactó tanto, quizás porque (aun sin saber toda la polémica que comentas) sobre esta temática hay testimonios directos de gran calidad, incluso libros de ficción que consiguen llegar igualmente de forma potente. En definitiva: con polémica o sin polémica en su momento me impactó. Y fue el libro causante de que esta "temática" sea una de mis preferidas. Relecturas posteriores ya no pasaban el filtro de la misma manera. Y conocida la polémica posterior pienso en que miserable es la naturaleza humana porque hay temas sobre los que no se puede ni se debe comercializar, bien presentando como real algo falso o bien presentando como falso algo real.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana. No me extraña que la primera vez que la leiste te impactara, con 12 años estos temas deben causar impresión. A mí esta temática me suele impactar bastante, porque me da mucha pena todo lo que ocurrió. Me parece tan atroz...
      Como tú dices, no se debería comercializar con ella.
      Besos

      Eliminar
  11. La verdad es que yo no lo he leído a pesar de la fama que tiene. Nunca me ha llamado especialmente la atención, y luego me enteré de lo que comentas, que quizá no sea todo verídico. No sé, quizá algún día por simple curiosidad me anime a leerlo, pero de momento prefiero otras cosas.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues exactamente lo que me ocurría a mí. No me llamaba especialmente la atención, pero mira por donde mi viaje a Amsterdam lo cambió.
      Besos

      Eliminar
  12. Me gustó mucho este diario que descubrí cuando parecía que ya lo había leído todo el mundo.
    No lo encuentro quizás tan sumamente imprescindible, pero es una gran lectura.
    No hay que olvidar...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, yo también lo he descubierto cuando casi todo el mundo lo ha leído y sí es una gran lectura, estoy de acuerdo contigo, aunque no superimprescindible.
      Besotes

      Eliminar
  13. Yo lo leí y lo disfruté mucho en su momento. Estuve en Amsterdam hace unos años y visité la casa de Anna, fue toda una experiencia. No tenía no idea de la polémica sobre la autenticidad del diario y no sé ni que pensar porque me ha pillado fuera de juego totalmente.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me quedé yo también cuando me enteré, ¡¡fuera de juego!!
      Besos

      Eliminar
  14. No tenía ni idea de esta polémica en torno a si el diario es auténtico o no. Es un libro que lleva años entre mis pendientes pero por unas razones u otras nunca me he animado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Margari, fíjate, cuando fuí descubriendo la polémica creada en torno al Diario, pensé que igual era la única persona en el mundo que no había oído hablar del asunto, pero veo que no es así.
      Besotes!!!

      Eliminar
  15. Bueno, es de esas novelas que tengo eternamente pendiente y que terminaré leyendo, seguro. Pese a esa controversia que se ha ido creando en torno a ella.

    Supongo que todo depende un poco de las expectativas con que enfocamos la lectura y si cumple como ese testimonio de una niña de la época, me parece muy recomendable. Pero tampoco hay que dejar de lado esa "duda", porque no me parece demasiado ético aprovecharse económicamente de un drama así. Que creo que es lo que haces si publicas una historia así, afirmas que es del puño y letra de Ana y quizás no lo sea.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. COn el testimonio cumple de sobra, pero como tú dices, la duda sigue y seguirá siempre ahí
      Un beso Rober

      Eliminar
  16. Un clasicazo!!!
    Lo leí hace muchos años, me encantó =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Shorby, a pesar de la controversia y las dudas, también me ha encantado. Creo que es una novela que ha leído mucha mucha gente (menos yo hasta ahora, jeje)
      Besos

      Eliminar
  17. No conocía todas esas dudas sobre la autenticidad del diario, pero me negué a mí misma su lectura después de ver la peli y llorar como una magdalena. Me resultó tan triste, me llegó tan adentro que supe, en ese mismo instante, que no resistiría volver a enfrentarme a él.

    ResponderEliminar
  18. Leí el libro hace muchos años Marián, pero hoy me has descubierto muchas cosas con todos estos estudios y estas dudas que se han investigado en torno al libro. Ahora que lo explicas es posible que no lo haya escrito ella. Hay tantas cosas de las que nos sorprenderíamos!!!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Marian, me ha gustado muchísimo leerte...El pasado año, en el mes de Julio, también estuve en Amsterdam y fui a la casa-escondite de Ana Frank. Por supuesto releí el diario (que ya había leído como lectura obligada, y del que guardaba un precioso recuerdo...a eso de los trece años), y las mismas preguntas asaltaron a mi mente. Había escuchado y leído algo sobre la autenticidad del Diario. Y me tranquilizó descubrir otros escritos acerca de que su atenticidad era veraz.
    Este movimiento en dudas...nublo mi lectura sobre el diario, pero no su forma de expresarse,... querida Marian, puede ser de una chica de 13 años que está viviendo una situación extrema. En mi trabajo veo niños/as así...que hablan como si tuvieran treinta años. Su forma de expresarse y ver la vida no fue lo que me hizo pensar que no fueran escritos por ella. Pero esto no significa que de seguro sean auténticos.
    No sé si algún día podremos llegar a saberlo. Lo mismo fue escrito por ella, y el Diario lo guardó su padre...el auténtico, y por eso sale en boligráfo...no sé...jajaja...quizá me estoy dando explicaciones porque quiero creer que fue escrito por ella...sin duda alguna. Lo cierto es que seguramente lo que escribió (quien lo hiciera) vivió certezas...ya que incluso Audrey Hepburn que tenía la misma edad que Anne, se sintió muy identificada con el Diario, e incluso llegó a conocer a Oto.
    En fin...me quedo con que el Diario fue escrito por ella...y que leo sus palabras...
    Un abrazo grande!! Precioso post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria. Como siempre es un gusto tenerte por aquí. Puede que tengas razón en lo de la edad. A mí es cierto que me sorprendió su madurez incluso antes de conocer la posible falsedad de la autoría del Diario. En cualquier caso, si fuera verídico, está claro que Ana podría haber resultado ser una buena escritora. Y lo que tú dices, nunca llegaremos a saber la verdad y es mejor quedarse con que Ana lo escribió.
      Besos

      Eliminar
  20. ¡Cuanto he aprendido esta noche, Marian1
    Desconocía toda esta polémica alrededor del libro.
    Lo leí hace muchísimo tiempo, de jovencita, y sí me pareció que Ana era una niña muy madura para su edad...pero no profundicé más.
    El libro me gustó mucho y quizás vuelva a leerlo para ver si decubro "algo" nuevo.
    Tu reseña magnífica como siempre.
    Un abrazo muy, muy fuerte.
    Rosi

    ResponderEliminar
  21. Lo he leído hace poco, pues era una de mis "tareas pendientes". No sabía nada sobre la polémica, pero la verdad es que tampoco me importa mucho: el libro me encantó y con eso me basta.
    Yo tampoco entré en la casa cuando estuve en Amsterdam: la cola era interminable!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría poder decir lo mismo, que es una gran novela y con eso me basta, pero en el fondo, no es exactamente igual saber que todo salió de su puno y letra o no, aunque siga siendo una gran novela. Pero bueno, es lo que hay
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  22. sinseramente este libro es increible nunca pense a llegara leer la historia de una niña que si vivio la guerra y el esfuerso que tuvieron que aser para sobrevivir algunos años es increible que una niña con solo 13 año se exprece asi de facil sabiendo que vivia en una guerra que al cabo terminaria unois meses despues uviera sido lindo saber que ana abria ello mas libro si ella uvise aguantado unos meses mas pero la enfermeda le jugo en contra le agradesco mucho por esta biografia personal y leanlo es muy bueno y muy triste a la ves

    ResponderEliminar