Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


26 de marzo de 2019

“LOS ASQUEROSOS” de Santiago Lorenzo


“Todos somos candidatos a asquerosos. Pero puesto Manuel de espaldas a todo, de culo ante el mundo entero, no sería ilegítimo considerar que el verdadero asqueroso puro de toda esta feria fuera él. A muchos hombres y mujeres, el Manuel del exilio cerrado y ciego les resultaría un asocial, un indeseable. No un asqueroso más, sino el que más.”No se equivocarán.

Pero él será el asqueroso singular cuya asquerosía nadie tendrá que sufrir. A Manuel, metido en su celda estanca, no le va a padecer nadie. El vicio se trocará en virtud porque solo computará beneficiados (él) y ningún perjudicado. Su apartamiento no ocasionará damnificados ni acarreará perjuicios, por causa de fuerza mayor.

El efecto que su asquerosidad despliegue, será el mismo que el causado por una broca sin taladro, sin toma de corriente, sin operario ni pared que agujerear. Con lo que su carga estará siempre desactivada, por no tener campo humano contra el que expandirla. Él será quizá otro asqueroso. Pero la suya, sin destinatario, es la forma menos indigna de serlo”

Manuel acuchilla a un policía antidisturbios que quería pegarle. Huye. Se esconde en una aldea abandonada. Sobrevive de libros Austral, vegetales de los alrededores, una pequeña compra en el Lidl que le envía su tío. Y se da cuenta de que cuanto menos tiene, menos necesita.

Un thriller estático, una versión de Robinson Crusoe ambientada en la España vacía, una redefinición del concepto «austeridad». Una historia que nos hace plantearnos si los únicos sanos son los que saben que esta sociedad está enferma. Santiago Lorenzo ha escrito su novela más rabiosamente política, lírica y hermosa.
Santiago Lorenzo nació en Portugalete (Vizcaya, 1964). Además de escritor es guionista, director y productor cinematográfico español. Estudió imagen y guión en la Universidad Complutense, y dirección escénica en la RESAD de Madrid.

Los libros que ha publicado son: "Los millones" (Mondo Brutto, 2010), "Los huerfanitos" (BlackieBooks, 2012), "Las ganas" (BlackieBooks, 2014), "9 chismes", ilustrado por Mireia Pérez (Autsaider Comics, 2017), "Los asquerosos" (BlackieBooks, 2018)

En 1995 produce "Caracol, col, col", premio Goya al Mejor Corto de Animación. En 1999 estrena el largometraje "Mamá es boba" un clásico del cine subterráneo que fue nominado al Premio FIPRESCI en el Festival de Cine de Londres y que ganó el Festival de cortos como director de Alcalá de Henares.

En 2007 estrena "Un buen día lo tiene cualquiera", una comedia centrada en la doble imposibilidad (inmobiliaria y afectiva) de encontrar un hogar.

¿De qué va la novela?

Pues como se puede leer en la sinopsis oficial, la novela trata sobre un grave altercado que Manuel, el protagonista, tiene con un policía antidisturbios en el portal de su casa cuando salía a comprar churros. Por ello se ve obligado abandonar la ciudad y huir en busca de algún lugar deshabitado donde nadie pueda encontrarle para intentar rehacer su vida en solitario, al menos hasta que dejen de buscarle y el suceso caiga en el olvido. Realmente no sabe si el policía ha muerto o está vivo, ni si la cámara de seguridad que había en el portal le ha podido grabar durante el percance, pero tiene claro que lo mejor de momento es quitarse de en medio.

Su tío, la única persona en la que confía y al que ha contado su secreto, le ayuda en su huida y le proporciona el coche con el que Manuel se lanza a la carretera en busca de algún pueblo fantasma, cualquiera de los muchos que hoy permanecen despoblados en España. Y llega hasta Zarzahuriel, una aldea deshabitada donde tendrá que empezar de nuevo, ejerciendo de ocupa en una casa abandonada y aprendiendo a subsistir con lo que tiene.
Tiró hacia el norte, inducido por lo que tenía oído sobre grandes bolsas de despoblación y aldeas abandonadas en la submeseta septentrional, la cabecera del Duero y la Serranía Celtibérica.
Una vez asentado y a pesar de que su tío le envía de vez en cuando algunos víveres y enseres imprescindibles para la supervivencia, Manuel descubre con júbilo que disfruta viviendo como un ermitaño proscrito y que no necesita nada ni a nadie para ser feliz.
La carencia era su gran saciante patrimonio. Se estaba instalando en una austeridad fiera en la que chapoteaba cada vez con mayor deleite, como quien se da a la gimnasia extrema y goza con la queja muscular, la falta de aliento y el dolor de plantas. Su apetito por la sobriedad empezaba a ser gula, y su amor por la pobreza empezaba a ser lujuria. El ascetismo ese suyo era divertido, saludable, activador y benefactor. No necesariamente por el ahorro. Sino por una suerte de ejercitación que lo dejaba colmadito de júbilo de piel para adentro.
Y así andaba él, “alucinado de paz” y disfrutando enteramente de su soledad y del silencio en un principio impuesto, pero gozoso y deseado al poco de estar allí, hasta que aparecen unos domingueros ocupando la casa de al lado desde el viernes por la noche hasta el domingo. Él los llama de varias maneras: “unos ricos urbanitas”, los “sopazas”, una “pila de micos adobados en imbecilicia que más que personas son secuelas", pero sobre todo son  ellos, “La Mochufa”, los que le obligan a mantenerse escondido para no ser descubierto durante esos dos eternos días semanales, robándole sus ansiados momentos de tranquilidad.
Era un silencio de dimensiones siderales, una elisión de vibraciones como la que se ha de sentir metido en un bloque de aluminio de tres metros de lado. Un silencio exactamente neto, como si a Manuel le hubieran descosido las orejas y se las hubieran dejado posadas en el fondo de un cráter de Júpiter. Le entusiasmaba una ausencia de sonido como esa, y luego le entraba miedo al pensar que igual era que se había quedado sordo.
Una compañera del trabajo me la recomendó. Original y distinta, me dijo que le había parecido y así ha sido para mí también, por dos motivos principales: primero por la forma en la que está escrita (después os contaré más detenidamente) y segundo por su peculiar argumento, la historia en sí y las ideas que aborda como por ejemplo la importancia de aprender a estar solo con uno mismo y su silencio.
Hacía acopio de silencio, en vez de acopio de bienes, felicitaciones, billetes, besos o compinches. Buceaba en él y quedaba sobresaltado cuando lo rompía un poco de pájaro medio diciendo pío, un trocillo de rescoldo apagándose o el rumor entrevisto de una mosca frotándose las patas.
El que nos dé a entender que una vez probado, cualquiera puede incluso llegar a desear el completo ostracismo y una vida austera sin disponer de ningún tipo de comodidades ni tecnología y sentirse totalmente feliz y libre, libre sin sus preciadas pertenencias, sin nada, y haciendo lo que se desea en cada momento, ¿no os parece una idea curiosa?
Vivía en un estado totalitario de libertad, en un régimen autoritario de pleno albedrío, todo lleno de edictos y decretos ordenándole hacer lo que le diera la puta gana y cuyo incumplimiento acarrearía penas de multa y cárcel. Sanciones que no tendría que ingresar en ninguna cuenta y condenas por las que no tendría que ingresar en ningún presidio. Pero que nunca hubieron de imponerse, porque nunca incumplió con las leyes de su dictadura al revés.
La manera de escribir de este autor impacta nada más comenzar la lectura. Sin duda hay que reconocer  que estamos ante un auténtico maestro de las palabras, del vocabulario, tiene su mérito y esos es algo que a mí como lectora, en principio me gusta. Peroooo, también reconozco que me ha resultado algo excesivo el uso de tanto vocablo raro, de algunos términos de esos que jurarías no haber oído en la vida y que te obliga a estar buscando significados en un diccionario (aunque con el contexto la mayoría de las veces te puedas hacer una idea).

Sí, ya sé . . ., la riqueza en el lenguaje es algo elogiable, está claro, pero en exceso quizás pueda llegar a agotar a algún que otro lector (no ha sido mi caso, ya que a pesar de una prosa que en varias ocasiones durante la lectura he etiquetado mentalmente de "excesivamente rebuscada", ese aspecto no me ha disgustado y he disfrutado de la novela). Para que os hagáis una idea, por ejemplo mirad este párrafo:
Quien fuera, había esquinado lo folk en pos de un poco de comodidad tras siglos de aspereza habitacional, y había dado entrada a su poco de plástico, a su cachillo de baquelita y a sus metritos de formica, de melamina.
O este otro:
Llevaban encima las marcas de su raigambre, las señas físicas del secular hispano que tres o cuatro generaciones atrás se desplazó a la capital a buscarse la vida

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

Sí, la novela en general me ha gustado a pesar de lo anteriormente expuesto. Ignoro si con un lenguaje más sencillo y unas frases menos enrevesadas, me hubiera gustado más. Puede que sí, o puede que no, porque de esta manera pudiera perderse parte de su esencia, la gracia del libro, que es en definitiva el “cómo está escrito”.
El casero era propietario de todo el inmueble. Aunque no llegué a tratarle, y por lo que me contaba Manuel, debía de ser uno de estos tíos raros a los que parece que les huele mal un pie y el otro no. Pero era ante todo un vivales y un gorrón. Un rácano clínico. Se decía que pasó un fin de semana de marzo en un hotel y pidió rebaja en la factura porque en la madrugada del domingo se adelantó la hora. Era lo que se llama un cacas, un tacaño y un gañotero. Un asqueroso.
Destaca también ese toque de humor que utiliza el autor al contar lo que cuenta, me ha hecho reír, aunque a veces algunas palabras utilizadas me hayan parecido un poco de mal gusto.
Era la suya la puta música para las alimañas del coño y del cojón, pachangadas pensadas para la gentuza de cualquier clase social

Resumiendo: “Los asquerosos" es una novela escrita de una manera tan peculiar que la hace distinta, única, con cierto tono irónico y humorístico que me ha provocado risas y que viene cargadita de bastante crítica social. "Los asquerosos" supone también una reflexión hacia adentro, que me ha hecho pensar en lo que le sucede a Manuel y plantearme cómo viviría yo su situación.

¿Lo recomendaría? Depende..., no a todo el mundo, porque soy consciente de que habrá a quienes esa forma de expresarse no les guste en absoluto, pero también habrá como en mi caso, quienes disfruten con tanta riqueza narrativa. Yo no me arrepiento de haberlo leído, todo lo contrario.

Porque imaginad que de la noche a la mañana os encontráis aislados del mundo en un pueblo solitario, una casa que no es la vuestra, sin vuestras cosas, sin ninguna compañía con la que poder hablar. Y campo, mucho campo a vuestro alrededor y tiempo, todo el tiempo del mundo para hacer lo que queráis, pero sin televisión, sin móvil, sin internet. ¿Cómo lo llevaríais? ¿Creéis que os pasaría como a Manuel, que le cogeríais el gusto a la soledad? Suele decirse que cuanto menos se tiene, menos se necesita, y puede que sea cierto…

Mi nota va a ser la máxima:

41 comentarios:

  1. Hola,

    me llama mucho la atención esta novela pero no tanto como para correr a por ella con todo lo que tengo por leer; aun así me la apunto para una futura compra.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues a mí también me llamaba mucho la atención esta novela, sobre todo porque me la habían recomendado, y ese título...
      Besos

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Pues para mí no es. Y mira que me gusta leer cosas que sea diferentes pero este me resulta ofensivo, no sé, como los niños cuando dicen tacos porque a los adultos les hace gracia. Pero lo que no me llama es el personaje, ya me cae mal. Y digo yo, ¿cómo le manda el tío las cosas y nadie lo encuentra? ¿No hay una investigación? Una pena estas pegas porque la idea de fondo sí me gusta, el planteamiento ese de ahora tienes que arreglarte sin nada y de repente vas a ver cuánto te sobraba en realidad. Lo que tú planteas aún es más chungo, esa soledad tan absoluta... Mejor, no nos veamos nunca en esas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, Norah, fíjate que ya sin conocernos personalmetne te conozco un poco, sabía que me ibas a decir que esta novela no es para ti. Pero ¿sabes? pienso que igual sí te podría gustar, porque la verdad es que el autor es un maestro de las palabras, no es muy normal el dominio que tiene del lenguaje, en serio, es una pasada (vale, un poco excesivo, sí). Y es que en realidad palabras de esas un poco mal sonantes , solo usa dos o tres en toda la novela (no es que sea toda la lectura con ese tipo de palabras). El personaje, Manuel, a mí mal no me ha caído, el tipo es raro, eso sí, dede el principio su propio tío le describe como alguien especialito.

      El tío le manda las cosas (no muy a menudo para no llamar demasiado la atención) del Lidl, haciendo el pedido a su nombre y pidiéndoles que se lo lleven un día determinado de la semana y explicándoles que no habrá nadie en casa, pero que lo dejen en la puerta (como es un pueblo semi abandonado, no llama la atención)

      Sí que hay investigación, pero si cuento que pasa con ella y con Manuel, destripo la novela.
      Supongo que a todo se acostumbra uno, pero cómo tú dices, mejor no vernos en esa situación de soledad absoluta...
      ¡Besos, guapa!

      Eliminar
  3. Hola Marian, lo primero que me sorprende de este libro es el título que si bien llama la atención, y demuestra la valentía del autor, me parece muy desafortunado o desprovisto de belleza literaria cuanto menos. Sin embargo, me parece una novela muy atractiva y una reseña muy trabajada la realizada por ti.

    La reflexión inicial de la que vida te puede cambiar en menos de un minuto por un accidente o un incidente me parece muy bien traída. Además, el tema de la soledad, y el aislamiento social que comporta ese entorno de la España rural abandonada, y despoblada, sugieren que el libro tome un fuerte interés por puro contraste con la era de la comunicación en redes sociales.

    No me molesta que el lenguaje sea alambicado siempre que no sea pretencioso, y respecto a los vulgarismos si están en el margen correcto creo que pueden dar un toque de humor que alegren la lectura.

    Excelente trabajo Marian, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Miguel! Sí, yo también creo que el autor es valiente al apostar por este título. Reconozco que puede echar para atrás, aunque después de la lectura se comprende más.
      El tema de a novela es interesante, sin duda, también es curioso. El lenguaje..., en este caso es lo importante y destacable en esta experiencia lectora y lo que la convierte en algo distinto y le aporta esa gracia independientemente del tono humorístico.

      Un beso

      Eliminar
  4. Me gusta el planteamiento pero, por las citas que dejas (y no solo por lo que comentas del vocabulario rebuscado) no sé si este autor es para mí. Lo dejo en el limbo. Vamos, que no voy a salir corriendo a buscarlo pero si por un casual me lo cruzo quién sabe si me anime.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lorena! Pues fíjate que yo muy probablemente repetiré con este autor, tengo mucha curiosidad por saber si esa manera de escribir es el tono habitual de sus novelas
      Besos

      Eliminar
  5. No sé, no sé... Se ve una lectura diferente. Me atrae la parte de denuncia que tiene, pero ese lenguaje rebuscado me echa un poco para atrás.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari..., diferente sí es, de eso no hay duda y su parte crítica es un peso importante de la novela. Para mí, como ya he comentado, esa prosa rebuscada no ha supuesto ningún problema, todo lo contrario, es alucinante comprobar el dominio que tiene este hombre del lenguaje, es una pasada, algo digno de admiración
      Besos

      Eliminar
  6. A mi me atrapó nada más empezarla, en parte por cuestiones como las que has opinado, desde el estilo tan personal, el argumento original, y hasta ese vocabulario de diccionario.
    Para mi un escritor al que me gustaría volver a leer, tengo apuntada "Los millones"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Blanca! Pues eso me pasa a mí, que tengo mucha curiosidad por volver a leer a este autor, a ver si el estilo es parecido
      Entonces coincidimos
      Un abrazo

      Eliminar
  7. 😂😂😂 Solamente el título me parece genial y tras leerte no me cabe duda que me va a encantar 😁
    Me lo llevo fijo.

    Besitos preciosa 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa! Pues que bien que te atraiga la novela, porque me encantará conocer tu opinión sobre ella, y leer tu reseña
      Fíjate que el título es algo que echa para atrás a más de uno (tampoco ha sido mi caso, aunque es un título que te inspira curiosidad por no saber lo que te vas a encontrar)
      Besos

      Eliminar
  8. Todos los libros que he leído de Blackie Books me han encantado! Me apunto este, aunque aún me quedan por leer de esta maravillosa editorial. Hasta ahora mi preferido es Muerte con pingüino.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María! Sí, es una editorial maravillosa. Voy ahora mismo a ver si tienes reseña del libro que dices que es tu preferido y lo anoto para leerlo.¡Gracias por la recomendación!
      Besos

      Eliminar
  9. Por esa originalidad que mencionas y visto el historial del autor, creo que se merece una oportunidad. Me gusta Blackie Books, hacen unas ediciones muy cuidadas, de ellos tengo una antología de Gloria Fuertes maravillosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! A mi también me encantan las ediciones de Blackie Books, son muy especiales y como tú dices, muy cuidadas. Pues genial que te animes a leerla. Ya me contarás que tal
      Un abrazo

      Eliminar
  10. La verdad, Marian, no creo que me anime. No me espanta el lenguaje ni me produce rechazo el tema, pero no me veo comprándolo (yo no tengo biblioteca en español por aquí) Ya me he llevado un disgusto por haberme gastado 9 euracos en el libro de Máxim Huerta, ese que fue ministro breves minutos, y lo he tenido que dejar en la página 25 por peñazo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es una pena que por tus tierras sea complicado encontrar novelas en español. Fíjate que tenía ganas y curiosidad por leer algo de Maxim Huertas, un hombre que me cae bien en la tele, aunque siempre con reticencias, lo de leerle, claro. Y después de lo que dices..., creo que de momento paso, jeje
      Besos

      Eliminar
  11. Me gustó, me pareció divertido, pero ni de lejos la obra maestra que parecen querer vendernos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí..., es divertido, por la forma como está escrita, pero obra maestra noooo, aunque creo que es algo digno de elogiar el dominio del lenguaje y vocabulario del autor, eso no es muy normal
      Besos

      Eliminar
  12. ¡Hola, Marian!

    He visto este libro en la biblioteca y he leído muchas reseñas que lo recomiendan. Veo que a ti también te ha gustado ;) ¡Me lo apunto!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Laura! Me ha gustado, me he reído, me ha gustado la trama (me ha parecido original) y también he aprendido alguna que otra palabrea que me digné a mirar en el diccionario, jeje
      Tengo curiosidad por conocer tu opinión. Estaré super atenta a tu reseña, aunque igual en la biblio te toca esperar (en la mía el libro anda de reserva en reserva)
      Besos

      Eliminar
  13. Me gusta ese dominio del lenguaje que comentas del autor, y explotar las posibilidades del léxico, al final la literatura es eso, manejar con habilidad y originalidad las palabras para recrear una realidad paralela, llámalo ficción.
    Una reseña tentadora, Marian ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra haber conseguido tentarte Paco! Si te gusta que un autor explote las posibilidades del léxico, este es tu libro, de hecho creo que el lenguaje aquí está "sobre explotado", pero a mí, como ya he contado es algo que lejos de molestarme me ha parecido curioso y distinto. Pues si acabas leyéndola, temabién me suscita mucho interés saber tu opinión
      Besos

      Eliminar
  14. ¡Hola Marian! He leído atentamente tu reseña y creo que es un libro que me podría gustar...Y aunque nos comentas que el lenguaje no era muy sencillo, creo que eso le aporta mucho al libro. La trama me parece genial. Gracias por la reseña y espero tengas una linda semana. ¡Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! El lenguaje es en parte lo que suele decirse como "el quid de la cuestión" de esta novela, la gracia de leerlo
      Espero que si lolees te guste
      Un beso y feliz semana para ti también!!

      Eliminar
  15. Hola, Marian. Interesante lectura, no tenía ni idea de la existencia de este libro. Y oye, disfrutar de su lenguaje es algo muy atrayente. Yo al leer Mujeres en la oscuridad de Ginés Sánchez experimente esa dificultad de leer a un escritor con un lenguaje más complicado y al mismo tiempo aplaudía su genialidad al escribir. Eso es un disfrute.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Carmen, es verdad, la riqueza del lenguaje en un a novela siempre es un disfrute, pero estoy segura de que en esta novela a más de uno le pueda resultar excesivo o molesto. No es mi caso...
      Besos

      Eliminar
  16. ¡Hola!

    ¡Menudo título! La verdad es que te dan ganas de curiosear y saber de qué va el libro, porque así de primeras te pilla completamente perdido.

    Me gusta lo que dices de él, y comparto completamente contigo que el usar palabras "raras" en exceso puede llegar a cansar, o complicar la lectura.
    Por ahora lo dejo en posible lectura, que tiene algo que me llama la atención.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues sí..., la verdad es que con ese título hay de todo: hay a quién le incita curiosidad como a mí, pero a otros puede causarle repulsión
      Besos

      Eliminar
  17. La mejor manera muchas veces de llegar a los libros es como la de este libro: a través de una recomendación (de alguien fiable, se entiende ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Juli! Bueno sí la recomiendo pero ya has visto que con reservas, según a quién, creo que no es una novela para todo el mundo
      Besos

      Eliminar
  18. Ay Marian...me he reído un montón con eso de "un pie le olía y el otro no"...¿es eso posible? Jajaja.
    Solo por eso, creo que me lanzaría a leerlo...ahora bien...no creo que lo adquiera ni que sea libro de esos que te acompañan en la estantería de por vida...Bueno, la verdad es que eso es lo que digo...pero...¿quién sabe?
    Gracias por una reseña tan interesante...tan bien contada,...Espero encontrarme con "asqueroso"...porque...¿quienes de nosotros no los somos a veces?
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pues no sé si eso es posible, pero yo también me reí lo suyo, en general me reí durante toda la lectura, porque el libro es gracioso y curioso
      SI te animas a leerlo, ya me contarás
      Un besote María

      Eliminar
  19. Gracias por compartirlo, no lo conocía, así que lo anoto Marian.

    Un gusto pasarme por tu blog muy enriquecido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María! Gracias a ti por pasarte por aquí y dejarme un comentario
      Besos

      Eliminar
  20. ¡Hola! Desde luego ya el título llama la atención. Pinta muy divertido y no nos importaría leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues os animo a leerlo, porque divertido es un rato y está muy bien escrito
      Besos

      Eliminar
  21. Què va, claramente no es para mí. No me gusta ese lenguaje complejo y menos lo soez que resulta a veces. Ademas, la falta de trama tampoco me emociona. Va a ser que no es para mí.

    ResponderEliminar