Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


10 de mayo de 2017

“EL DÍA QUE SE PERDIÓ LA CORDURA” de Javier Castillo, un thriller con toques románticos


“Llevo más de dos horas conduciendo hacia el fin. Hacia mi final. Mirando atrás, no me arrepiento de ninguna de las decisiones hasta llegar aquí, hasta este mismo momento.

Creo que nadie debería arrepentirse de sus decisiones. Debe aceptarlas, vivirlas, pedir perdón cuando proceda, pero nunca arrepentirse. La vida se compone de momentos fútiles, insignificantes decisiones tomadas por tu yo particular en cada instante, de manera más o menos meditada, pero siempre es uno quién las toma.

Nadie toma las decisiones por uno. Nadie me ha obligado a hacer lo que voy a hacer, pero sí se han dado las circunstancias adecuadas para que mi yo, mi ser, decida acabar con todo hoy”
El día que se perdió la cordura no fue el día en el que la policía detuvo a un hombre desnudo por el centro de Boston un 24 de diciembre, con una cabeza ensangrentada en la mano, no…
Camino por la calle tranquilo, con la cara desencajada y la mirada perdida. Todo parece que va a cámara lenta. Miro hacia arriba y veo cuatro globos de color blanco alzarse alejándose hacia el sol. Mientras ando escucho gritos de mujeres y noto cómo la gente a lo lejos no para de mirarme. A decir verdad, me parece normal que me miren y griten, al fin y al cabo, estoy desnudo, cubierto de sangre y llevo una cabeza entre mis manos. La sangre ya está casi seca, aunque la cabeza aún sigue goteando lentamente. Una mujer se ha quedado paralizada en mitad de la calle al verme. Casi suelto una carcajada al ver cómo se le cae la compra al suelo
La cordura se perdió diecisiete años atrás, en Salt Lake, cuando la familia de Steven (su mujer Kate, y sus dos hijas, Amanda y Carla) acude allí como cada verano a pasar unos días de vacaciones. Steven ya nunca podrá olvidar el día en el que lo perdió todo, y a todos, no solo a Amanda, desaparecida sin más de un día para otro.  
Porque ahí se originó todo. Justo el verano que llegué allí, se desencadenaron una serie de acontecimientos que dieron lugar, años más tarde, a que estemos tú y yo aquí esta noche, en Salt Lake.
Stella Hyden, experta en perfiles psicológicos del FBI, es la policía encargada de interrogar e investigar el conocido como el caso del “decapitador” en el centro psiquiátrico donde está recluido junto al director del centro, el doctor Jenkins.
Su mirada no denotaba arrepentimiento ninguno. Lo que más me ha inquietado, sin ninguna duda, ha sido esa maldita sonrisa
Cuando Jacob, que así se llama el susodicho presunto asesino, decide ponerse a hablar, le contará a Stella su sorprendente historia,  sobre cómo conoció a Amanda, su amada Amanda, su desaparición y de cómo ha intentado seguirle el rastro y lo que ha descubierto en el curso de todos estos años transcurridos desde aquel fatídico verano y de cómo y porque se ha convertido en un “decapitador”, o no…

¿Se conocerá algún día lo que le ocurrió verdaderamente a Amanda?
Javier Castillo nació en Málaga (1987). Es (o era, porque ahora ha decidido cambiar los números por las letras) consultor de finanzas, está casado y reside en Fuengirola.

Curiosamente planificó y escribió esta novela en los trenes de Cercanías, durante el trayecto de cuarenta minutos que hay desde su domicilio a su trabajo en Málaga.

El día que se perdió la cordura (Suma de Letras, 2017) fue superventas en Amazon durante muchos meses, y es la primera parte de una serie que probablemente quede finalmente en solo dos novelas, según cuenta en esta entrevista concedida al diario El Mundo.

El día que se perdió la cordura es un libro del que se ha hablado en casi todos los medios de comunicación y que casi todo el mundo conoce. Y es que antes de ser publicado en papel, antes de que una editorial se interesara por él, en Amazon ya llevaba varios meses ocupando los primeros puestos de ventas y cosechando un montón de buenas críticas y recomendaciones.

De hecho, creo recordar que escuché hablar de este título por vez primera en la radio, en uno de esos programas sobre libros que tanto me gustan. Y pensé…, éste tengo que leerlo. Y así ha sido, en cuanto he podido hacerme con él.

Curiosidades que me gustaría mencionar y que el autor nos cuenta en esta entrevista:

-- El hecho de haber escrito esta novela en el trayecto del Cercanías, camino al trabajo. En esta otra entrevista, Javier Castillo nos cuenta:
“Sí. Tardé seis meses en planificarla. Y un año en escribirla. Y hay un personaje, Steven, que es un pasajero del tren que siempre coincidía con mi horario y que me ayudó para las descripciones físicas sin él saberlo. No lo he vuelto a ver desde entonces, pero le mando un abrazo”.

 --Que la historia que nos narra en la novela, surgió a raíz de un sueño que tuvo Javier y que se convirtió al final en el germen del argumento.
“Fue un sueño. Vi a un hombre desnudo por la calle, que llevaba la cabeza de una mujer en la mano y que decía que faltaba un día para Navidad”.


¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

Si, en general el libro me ha gustado. Consiguió engancharme, aunque le encuentro muchas pegas, demasiados "peros". No me ha convencido del todo. Os cuento . . . 

El argumento es bastante enrevesado, y hay algunas cosas que me han sonado en principio un poco increíbles, como por ejemplo y para que me entendáis, el hecho de que una mente perturbada, consiga reunir a un grupo de locos y convencerlos de que las personas con los nombres que ha soñado, tienen que morir, porque así está escrito, predestinado,  y que además curiosamente todas sean mujeres, ningún hombre entre ellos...

A veces el destino quiere jugar con nosotros, o reírse de nosotros, pero a veces ese mismo destino nos pone a prueba para que nos demos cuenta de que existe

O que alguien te diga que para recuperar a un ser querido desaparecido, debes dedicarte a matar a otras personas, hasta que se te ordene y te dediques a hacerlo durante muchos años. No sé…, no me cuadra.
Qué he hecho? ¿En qué me he convertido? ¿En una simple marioneta? ¿En un títere más? ¿Igual que Steven? ¿Quién soy? Una vida sin vida, unos sueños sin sueños, un amor perdido para acabar convirtiéndome en un juguete con el que seguir masacrando vidas. ¿Eso es lo que soy? ¿Cómo he podido caer en esta maldita trampa?

Y luego, algunos detalles de la historia que no me han quedado nada claros, pero digo yo que en las siguientes entregas se irán atando bien todos los cabos.

En definitiva, no sabría si recomendaroslo, porque me ha decepcionado un poco y hay demasiadas cosas que no me cuadran en el argumento. Pero en general es entretenida. Si os atrevéis a probar . . .

“Fatumest scriptum”, el destino está escrito.
MI nota en esta ocasión no es la máxima:

14 comentarios:

  1. ¡Hola guapa!
    No lo conocía, pero no tiene mala pinta. Solo que no puedo ni con un libro más por ahora, por más que me reorganice siempre tengo una lista interminable.

    Un besito.
    Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sï, jaja a mí también me pasa lo mismo, aunque también es cierto que a veces cuelo alguno que me llama mcuho la atención
      Besos

      Eliminar
  2. ¡Hola! Pues yo con este no me acabo de animar. Es que tanto lío y que solo me cuente la mitad o menos no me atrae pero lo más importante es que le falte credibilidad, ya me imagino cómo me voy a sentir.
    Voy a esperar a que salga la otra (menos mal que no es serie) y según vea si le da un sentido satisfactorio o no, ya decido.
    Supongo que gran parte de su éxito le vino porque es de los que maneja muy bien las redes y supo cerrárselo para darse a conocer.
    Lo del canal de youtube de su familia supongo que también le ayudaría aunque no sé hasta dónde. Poca gente lo menciona aunque tienen muchísimos seguidores.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, Norah, hace un momento me estaba acordando de ti, porque estoy terminando el último libro que reseñaste en tu blog y que... uffff, me está cautivando. Es una pasada.

      El caso es que el libro sí me ha gustado. el argumento es curioso, dentro de la ficción, claro, pero curioso. Yo supongo que en la segunda parte se aclará todo.
      Besos

      Eliminar
    2. No sabes qué alegría me das, que me da un miedo que a la gente le defraude un libro que recomiendo con tanto entusiasmo...Qué bien que te esté gustando tanto. Y pronto la reseña. Besos
      Besos

      Eliminar
  3. Oye, pues parece interesante. La pega que le has puesto me echa un poco para atrás, pero me lo apunto para futuribles como yo le digo.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no está mal Violeta, sobre todo para los fans del género suspense.
      ¡Madre mía!! Anda que no tegno yo futuribles, jeje
      Besos

      Eliminar
  4. Pues no tiene mala pinta. No me importaría leerlo si se cruza en mi camino.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. La descarté al saber que habría continuación y sigo pensando que es una lástima, porque no pintaba nada mal. ¡Qué pereza me dan las sagas...!

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me dan mucha pereza. Solo leo algunas que pienso me pueden enganchar y mantener mi interés. Aún así, incluso aunque el primero me haya gustado, muchas veces ya no sigo, no encuentro la motivación para seguir. No sé si me pasará con este
      Besos

      Eliminar
  6. hola! dices que mata solo mujeres??????que le pasa a ese tio? igual parece interesante, al menos en tu reseña que es guay! saludosbuhos y nosotras, en argentina no la hemos oido. ahora quedas en el muro! abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, es una mujer con algún transtorno mental (supongo) que sueña con nombres de mujeres que deben morir porque así está escrito (nunca sueña con nombres de hombres)
      Besos

      Eliminar
  7. Me apetecía leerla, pero saber que te obliga de algún modo a seguir con la siguiente novela me echa un poco atrás. Ya veremos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, a mi a veces estas cosas también me echan para atrás, aunque también es verdad que mcuhas series las empiezo y nunca las termino (a veces con la primera entrega tengo suficiente)
      Un beso

      Eliminar