Conoce a Dewey leemáslibros, el gato que inspiró el título de mi blog


28 de agosto de 2016

“ÉRAMOS MENTIROSOS” de E. Lockhart, un accidente, un secreto, mentiras y… una verdad espeluznante.


¡Bienvenidos a la hermosa familia Sinclair! Aquí no tenemos delincuentes. No tenemos adictos. No tenemos fracasados.

Los Sinclair somos atléticos, altos y guapos. Somos demócratas adinerados.

Somos los Sinclair.
No nos falta de nada.
No nos equivocamos.

Vivimos, al menos en verano, en una isla privada frente a la costa de Massachusetts.

Quizá no necesitéis saber nada más...
La narradora y protagonista de esta novela, Cadence, nos presenta de esta manera a los suyos. Ella es la nieta mayor del poderoso Harris Sinclair y heredera de la fortuna de esta  familia que se reúne todos los veranos en la isla Beechwood (Nueva Inglaterra), donde se alzan tres mansiones para cada una de las hijas del abuelo: Windemere para Cady y Penny (su madre), Red Gate para la tía Carrie y Cuddledown para la tía Bess.

Juntos pasan cada año unas vacaciones maravillosas de sol, baños de mar, cenas en el jardín, y confidencias en el tejado. Son siete primos, pero solo cuatro tienen una relación muy especial y se hacen llamar Los Mentirosos: Cadence, Mirren y Johnny, de su misma edad y Gat, el mejor amigo de Johnny que, pese a no ser un Sinclair, siempre regresa a la isla.
Somos mentirosos. Somo hermosos y privilegiados. Estamos agrietados y rotos. Siempre hemos sido nosotros cuatro, los Mentirosos. Siempre lo seremos. Da igual lo que ocurra cuando vayamos a la universidad, nos hagamos mayores o nos forjemos una vida; da igual si Gat y yo estamos juntos o no. Da igual adónde vayamos, siempre podremos sentarnos en fila en el tejado de Cuddledown y contemplar el mar. Esta isla es nuestra. Aquí, en cierto modo, somos jóvenes para siempre

Todo es idílico hasta el verano número quince, que marcará un antes y un después. La abuela ha muerto, el abuelo está desquiciado y las tías no hacen más que pelearse entre ellas por la suculenta herencia. Además, Cady sufre un accidente y se despierta tirada en la playa con una lesión cerebral traumática, que a partir de entonces le producirá unas terribles jaquecas. Y entonces, los Sinclair ya no serán perfectos, empezarán a equivocarse, a tener delincuentes, adictos y fracasados.

Ella no recuerda lo que realmente ha ocurrido y parece que todos han hecho un pacto de silencio para no contarle la verdad.
Necesito que me cuentes qué ocurrió antes del accidente. Y después. Siempre dices que no fue nada importante, pero algo debió de pasarme aparte de golpearme la cabeza durante un baño nocturno

El verano diecisiete la familia vuelve a reunirse, aunque las cosas ya no son como eran antes. Incluso Los Mentirosos han perdido la frescura e inocencia de antaño. Lo que callan parece ser más importante que lo que cuentan:  verdades a medias y un pesado e incómodo silencio.
El silencio es una capa protectora sobre el dolor

Cady intentará recuperar imágenes mentales, fogonazos de aquella tarde-noche fatídica y de esa“verdad”que le es esquiva y que todos le ocultan.

¿Qué ocurrió verdaderamente ese día? ¿Conseguirá recordarlo todo?
E. Lockhart (cuyo nombre verdadero es Emily Jenkins) es una escritora americana que estudió en el Vassar College, completando luego su formación con un doctorado en Literatura Inglesa por la Universidad de Columbia.



Lockhart es el seudónimo que Jenkins utiliza para discernir su obra dedicada a un público adulto de la orientada al juvenil.

A lo largo de su carrera ha ganado premios como el National Book Award para Jóvenes Adultos o el Michel L. Printz. 



En 2015 publicó su primer libro traducido al castellano: “Éramos mentirosos”, editado por Salamandra.


No suelen llamarme la atención los argumentos de sagas familiares, ni aquellos en los que es necesario consultar de vez en cuando un árbol genealógico para aclarar las relaciones entre los personajes. 

Y mira tú por donde, en la primera página de este libro aparece además de un mapa de la isla, un esquema de los Sinclair (aunque la verdad es que tampoco son tantos como para que uno pueda perderse. Me viene a la mente García Márquez y su “Cien años de soledad”, donde sí  era fácil olvidar quién era hijo de quién en la familia Buendía).
 “Éramos mentirosos” nos cuenta el drama de una familia, que cualquier familia podría sufrir en carnes propias. Una historia sobre las rencillas, los celos, peleas y envidias que suelen salir a flote cuando hay una herencia y una buena suma de dinero de por medio, y que pueden desencadenar la destrucción de la misma.

También aborda temas como el primer amor (que surge desde el principio entre Gat y Candence) y la huella profunda que suele dejar, la verdadera amistad (entre los cuatro “Mentirosos”) que a veces, como en este caso, puede llegar a ser incluso destructiva, las relaciones tan complicadas a veces entre padres e hijos, hermanos, etc.

¿Qué me ha parecido? ¿Me ha gustado?

Sí, la novela la he devorado. Me ha gustado mucho y me ha hecho recordar las vacaciones de mi infancia con mis primos y primas, mi primer amor que también fue de verano.

El argumento me ha parecido curioso, sobre todo por la forma en la que está narrado y especialmente por la manera de escribir de la autora. Una escritura a veces lírica, a veces rozando lo poético, con muchas metáforas. 
Entonces sacó una pistola y me disparó en el pecho. Estaba parada en el jardín y caí. La bala abrió un agujero y mi corazón cayó de mis costillas a un manto de flores. La sangre salía rítmicamente de mi herida abierta, después de mis ojos, mis oídos, mi boca. Sabía a sal y fracaso. La vergüenza, brillante y roja, empapaba el césped enfrente de nuestra casa, los ladrillos del camino, los escalones del porche. Mi corazón se movía con espasmos entre las peonías, como una trucha.

Pero lo mejor sin duda, ha sido el final: maravilloso, inesperado, increíble. De esos que te dejan boquiabierta, con los ojos como platos. Lo terminé una tarde y al día siguiente seguía dándole vueltas y más vueltas. Hacía tiempo que un final no me emocionaba de tal manera.

Así que ya sabéis, os invito a leer esta novelita curiosa y fresca, adictiva, bien escrita, que os mantendrá pegados a sus páginas hasta conocer al fin “LA VERDAD”. Aunque ¿quién sabe? Tal vez en algún momento lleguéis a desear no haberla conocido nunca. Quizás…

Y para terminar, UN CONSEJO: no sigáis a rajatabla el famoso lema del abuelo Harris, como hicieron Los Mentirosos:
¡Haz siempre lo que temas hacer!

Mi puntuación por supuestísimo es la máxima:

Si te interesa leerlo, pídemelo prestado por email

23 comentarios:

  1. Pues mira qué ha pasado con este libro: por otras reseñas me parecía que era más juvenil, y la típica historia de secretos del pasado del tipo "yo soy tu padre", pero me llamaba mucho la atención ese final sorprendente y perfecto que redondea una novela que quizás sin él hubiera pasado desapercibida y sí, ya te lo habrás imaginado, fui a la librería y lo leí. Así que ahora no le veo mucho encanto a la lectura así que creo que de todas formas la dejaré pasar porque le he quitado la gracia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, se me olvidaba decir que lo de los árboles genealógicos no me gusta mucho porque te enteras de demasiadas cosas ya al principio.

      Eliminar
    2. Pero entonces Norah, no me ha quedado claro: lo leiste y ¿te desencantó? ¿quieres decir que no te gustó?
      Es cierto que la novela podría ser considerada juvenil perfectamente y la verdad es que no suelo leer ese tipo de libros (quitando por ejemplo la saga de Los juegos del hambre que sí me gustó), pero esta novela me parece especial, para adultos y para jóvenes.

      Lo del árbol genealógico, fíjate que yo lo considero en algunas ocasiones fundamental para no perderme en las que tienen demasiados personajes. En Cien años de soledad, por ejemplo, me ayudó bastante.
      Besos y gracias por tus comentarios

      Eliminar
    3. Me expliqué muy mal. Es que me leí el ¡final! Y claro, le he quitado la gracia. En los de Rutherfurd también hay árbol, es útil porque hay varias familias y puede ser un lío pero aquí la menda mira el árbol entero y ya sabes quién se va a casar con quién y si tienen hijos.

      Eliminar
    4. Ahhhh, ahora lo entiendo. Entiendo que después de haber leido el final, ya haya perdido el encanto, normal... Porque el final es lo mejor, descubrir LA VERDAD, la espeluznante verdad, que me dejó con la boca abierta.
      Y lo del árbol, es verdad que en las típicas sagas familiares, dan demasiadas pistas que quizás sería mejor no saber.
      En este caso no hay problema, porque no hay matrimonios, ni descendencia nueva en la lectura
      Besos

      Eliminar
  2. Pues a mí tu reseña me ha convencido mucho. Si algún día cae en mis manos, lo leeré.
    Pinta interesante y además, que pueda considerarse juvenil, no me echa para atrás (más bien al contrario).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces es tu novela, seguro que te gustará. Aunque como ya he dicho, creo que puede gustar a todo tipo de lectores. El final es de esos que te llegan al corazón.
      Besos

      Eliminar
  3. Hace tiempo que le tengo ganas así que a ver si me animo pronto. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate mujer, ya verás como lo disfrutaws
      Besos

      Eliminar
  4. Pese a que ya he leído por ahí que no es prefecto, se ve que sí es una lectura entretenida y que se lee de corrido, así que la quiero leer. Aunque lo pensaré muy bien a la hora de elegir una edición, porque el bolsillo no me da para mucho justo ahora XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luis!! Bueno, yo no he tenido esos problemas, porque los leo en formato electrónico.
      Perfecto perfecto creo que pocos libros lo son, pero es un libro que te engancha y que está bien escrito, con un final impactante. Yo es todo lo que le pido a una buena lectura
      Besotes

      Eliminar
  5. Hace unos meses lo estuve hojeando y me llamó mucho la atención, pero no me decidí a leerlo. Tu reseña ha sido el empujoncito que necesitaba.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa!! Yo he disfrutado mucho con esta lectura, me dio mucha pena tanto el final, como acabarla
      Ya me contarás si al final te decides a leerla
      Besos

      Eliminar
  6. Me encantó la atmósfera de la historia, el escenario, los personajes...y, por supuesto, la revelación final. Muy recomendable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la gran revelación final, la espeluznante VERDAD...
      Besos

      Eliminar
  7. A mi por la sinopsis tampoco me llamaría. No tengo una opinión en firme sobre si árboles genealógicos sí o no, diría que depende. Eso sí, me encantan los finales cuando sorprenden :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este final es de los que sorprenden y te dejan pensando y pensando
      Besos

      Eliminar
  8. Me gustan mucho tus libros, llenos de misterios Marian. Este suena un poco más juvenil, pero muy apetecible para el verano. Tomo nota de él, porque da la sensación de que puede ser una lectura agradable y en clave de humor.
    Es placer pasar por aquí...siempre hay un ambiente de lo más reconfortante.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias María!
      Eso pretende ser mi blog: un lugar reconfortante y ameno. Sabes que también es un placer para mí tenerte por aquí.
      Es una novela fresca, con argumento veraniego, se puede decir que juvenil, perono está escrita en clave de humor. Es más bien un drama familiar de esos que te llegan
      Besos

      Eliminar
  9. Una buena historia pierde su gancho si el final es pobre, en este caso me encanta como el autor nos sorprende y deja boquiabiertos ¡Eso es un final!

    un beso!!
    Yolanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Yolanda! Veo que no soy la única que no quedó boquiabierta con el final, algo tan inesperado...
      Besos

      Eliminar
  10. Como siempre me descubres autores de los que no he oído hablar, lo primero que he hecho es ir a la Wiki para ver quién es la Lockhart. Todo lo pintan muy bien, como tú, pero lo que me ha dejado un poco sorprendido es que "We were liars", que es el libro que citas, está clasificado como "libro para jóvenes" (young adults), o sea que no es para niños (ha escrito varios para ellos) ni para adultos-adultos (solo ha escrito dos clasificados así). Pero bueno, como en el fondo todos tenemos un corazón de niño guardado en el cajón más hondo de nuestra sesera y tú lo pones tan bien, en mi próxima visita a la librería inglesa, lo buscaré. Por otra parte todas las historias relacionadas con la costa Este, Massachussets, Cape Cod, etc, me molan cantidad.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sï, está clasificada como novela juvenil, y la verdad es que quitando alguna excepción (como ésta), no suelo leer este tipo de libros, pero creo que es una novela que puede emocionar tanto a adultos como a jóvenes. Uno de esos libros para todas las edades que te hará rememorar tu adolescencia, los veranos de playa y sol, con un final de esos que llegan.
      Pero bueno Sorokin, ya sabes que lo de los gustos literarios es algo muy subjetivo. Lo que a uno le emociona a otro le puede parecer indiferente.
      Si llegas a leerlo, ya me contarás tu impresión independientemente que sea o no un libro juvenil
      Besos

      Eliminar